Opinión

Opinión

Hemeroteca > 01/05/2010 > 

Un debate esclarecedor

PESE a tratarse de los primeros debates televisados de su historia, los electores británicos han tenido una experiencia eminentemente práctica con la oferta de estos programas. De unas previsiones que

Actualizado 01/05/2010 - 02:25:51
PESE a tratarse de los primeros debates televisados de su historia, los electores británicos han tenido una experiencia eminentemente práctica con la oferta de estos programas. De unas previsiones que hablaban de un resultado incierto, por demasiado ajustado -lo que en el Reino Unido se llama «un parlamento colgado»- se ha pasado a una situación bien diferente, en la que todo parece indicar que el actual primer ministro, el laborista Gordon Brown, deberá hacer frente a un severo castigo por parte de los votantes. Por más errores que hubiera podido cometer al inicio de la campaña el candidato conservador, David Cameron, no podía ser fácilmente explicable una situación en la que saliese indemne el responsable de la gestión de la crisis financiera que ha llevado al Reino Unido a una situación tan delicada. Los tres debates televisados, especialmente el último, dedicado a la economía, han puesto las cosas en su sitio y han dado un gran impulso a la campaña de Cameron, que ayer mismo trataba de aprovechar ese arrastre proponiendo un contrato con los votantes sobre las promesas que deberá cumplir el gobierno «tory».
A Brown no le castigan ahora las encuestas por sus excesos verbales, captados por un micrófono indiscreto. Los debates han revelado la verdadera cuestión que se dilucida en las elecciones parlamentarias del próximo jueves: si el laborismo -con trece años en el poder- puede seguir llevando las riendas del país o si los británicos merecen un cambio que sustituya aquel rancio proyecto que pretendió encarnar una «nueva vía» para la izquierda y que ha desembocado en el mismo callejón sin salida. Los debates también han matizado, según todos los indicios, la verdadera influencia del candidato liberal Nick Clegg en un país tradicionalmente acomodado al bipartidismo. Es cierto que hace muchos años que no había una campaña tan eficaz por parte del Partido Liberal, pero, después de ver la discusión televisada, se hace más evidente que la pugna ha quedado centrada principalmente entre el candidato que promete dejar las cosas como están y el único que puede cambiarlas, que es el conservador Cameron.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.