Nacional

null

Hemeroteca > 01/05/2003 > 

Aznar responde a Arzalluz que la guerra del PNV es con los vascos que no aceptan la exclusión

Actualizado 01/05/2003 - 01:17:58
Aznar, ayer, con los candidatos del PP del País Vasco, con quienes celebró un acto en Bilbao.EFE
Aznar, ayer, con los candidatos del PP del País Vasco, con quienes celebró un acto en Bilbao.EFE
 Ni «coalición» Llamazares-Zapatero, ni Cuba, ni lucha contra la inseguridad ciudadana. La intervención del presidente del Gobierno ante más de doscientos candidatos vascos del PP en Bilbao fue una denuncia sistemática de las «mentiras» del nacionalismo del PNV con el telón de fondo del proyecto soberanista del lendakari, Juan José Ibarretxe.
El «candidato» número 29 de la lista del Partido Popular a la Alcaldía de la capital vizcaína, -que pidió ser tratado como uno más hasta el punto de que no fue él el que cerró el acto sino Antonio Basagoiti-, aseguró que el problema del PNV no es Madrid, sino los cientos de miles de ciudadanos vascos «que no aceptan la imposición, ni la exclusión, y que desean que haya una alternativa política».
En un acto al que acudieron entre otros la presidenta de la Fundación para la Libertad y profesora de la Universidad del País Vasco, Edurne Uriarte, el periodista Germán Yanke y el escritor Iñaki Ezkerra -todos ellos incluidos en las listas populares- apostó por el éxito de la sociedad vasca para «enterrar horizontes oscuros y abrir perspectivas nuevas» muy alejadas de la ruptura.
José María Aznar reivindicó su derecho, así como el de todos los españoles, de poder entrar a formar parte de las listas electorales vascas, «aunque nos señalen con el dedo», en referencia a unas declaraciones que el dirigente del PNV, Xabier Arzalluz, hiciera en el «Aberri Eguna» (día de la patria). También aprovechó para matizarle que «nosotros no estamos en guerra con nadie, y, por no estar, tampoco con los que nos la declaran desde una tribuna en una acto del tiempo pascual, en Semana Santa».
En este sentido, abogó por defender las posturas constitucionalistas «sin complejos» para pasar a defender que la única crispación en el País Vasco «procede de los que quieren el derecho de admisión y una limpieza étnica que ha fracasado» por la que tendrán que formar parte de una sociedad plural en la que «la palabra será más poderosa que las armas», en referencia a ETA.
Desmontar «las mentiras»
José María Aznar «desmontó», por otro lado, lo que calificó de «mentiras» del PNV como decir que el «plan Ibarretxe» es compatible con la construcción de la nueva Europa y que ayudará a traer la paz; que se ilegalizan las ideas; que no se desarrolla el Estatuto o que existe una «conspiración extraña» para ahogar a los nacionalistas vascos.
«No tienen el coraje ni la valentía para decir la verdad. Reducen la política al engaño y a la provocación», denunció en referencia al PNV. Frente a esta situación, «responderemos al engaño con la verdad y a la provocación con la firmeza», agregó Aznar para matizar, no obstante, que la «estrategia del engaño» de los nacionalistas «sólo puede sorprender a los que quieren ser sorprendidos».
Tras comentar que el nacionalismo hace «negocio político a costa del sufrimiento de los demás», calificó de «disparatado» y de «proyecto sin salida» el «plan Ibarretxe», proceso «embarrancado con las peores obsesiones» de los que no saben ni de la libertad ni de la convivencia. «Día a día se superan a sí mismos para crear un enemigo» agregó para advertir a continuación que «tendrán que seguir buscándolos» porque, por un lado, al Gobierno nunca se le ocurrirá suspender la autonomía del País Vasco dado que es su mayor garante, y, por otro, porque el único enemigo del Ejecutivo es ETA. En este sentido, exhortó al PNV para que dedicara una décima parte del tiempo «que destina a insultarnos» a la lucha contra el terrorismo; el que dedica a preocuparse por los terroristas a honrar a las víctimas y, en definitiva, «a gobernar para todos».
Para el presidente del PP, no hay que esperar nada de quienes «pactan con una organización terrorista para excluir a todos los que no son nacionalistas y tienen además el cuajo de negarlo», en alusión al frente de Estella. Tampoco, en su opinión, hay que esperar nada de los que «siguen empeñados en hacer negocio político a costa del sufrimiento de los demás».
Asimismo, José María Aznar elogió el «esfuerzo espectacular» de su partido para presentar candidaturas en todo el País Vasco, pese a la presión de ETA.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.