Economía

null

Hemeroteca > 01/02/2004 > 

MIGUEL SEBASTIÁN, Coordinador del Programa Económico del PSOE: «El tipo único del IRPF beneficiaría a la clase media, que está frita a impuestos»

Mantener la estabilidad presupuestaria y no aumentar la presión fiscal son las dos premisas con las que se ha elaborado el programa económico del PSOE, asegura Sebastián, que apuesta por una reforma fiscal «revolucionaria» y por aumentar la productividad para seguir creciendo

Actualizado 01/02/2004 - 09:55:05
Las propuestas económicas y fiscales con las que el Partido Socialista se presenta a las elecciones del próximo mes de marzo poco tienen que ver con los programas de comicios anteriores. El responsable, Miguel Sebastián, a quien no le duelen prendas en reconocer lo que ha hecho bien el Gobierno del PP y lanzar una arriesgada apuesta para el futuro.
- ¿Cuál es su diagnóstico de la situación de la economía española?
- La evolución de la economía española en los últimos años ha sido buena, aceptable, y sin duda si la comparamos con los países europeos, ha sido mucho mejor. Lo que ahora hay que preguntarse es si esto va a continuar. Si analizamos las causas de por qué ha ido bien descubrimos que la economía española ha crecido fundamentalmente por la construcción y por el consumo, favorecido por el fenómeno inmigratorio. Se ha beneficiado de una descomunal bajada de tipos de interés y de la depreciación del tipo de cambio, que ha provocado un enorme choque positivo de oferta y demanda. Lo que diferencia ahora mismo el discurso del PSOE y del PP en el ámbito macroeconómico es que el PP piensa que este modelo de crecimiento va a continuar indefinidamente, y el Partido Socialista y el FMI, la OCDE, la CE, etc., pensamos que este modelo está acotado y agotado. Creemos que para poder seguir creciendo es necesario aumentar la productividad.
- Pero el crecimiento de la productividad puede asociarse a destrucción de empleo.
- Productividad y empleo no van una en contra de la otra, a no ser que la producción no crezca. Imaginemos que el empleo ya no puede crecer más, que ya hay pleno empleo, la única forma de aumentar la producción es aumentar la productividad. A medida que el crecimiento del empleo se vaya agotando porque se llegue al pleno empleo, si no se aumenta la productividad, la economía no crece.
-¿Cuándo se logrará el pleno empleo, a final de la década como dice el PP?
-Probablemente sí, pero no por la labor del Gobierno sino por cuestiones demográficas. De hecho, si no hubieran entrado inmigrantes, que por cierto es bueno para la economía que lo hagan siempre que sea de forma regulada, se hubiera alcanzado ya. 
-Las propuestas económicas del PSOE y, sobre todo las fiscales, han sorprendido y han sido aplaudidas desde sectores empresariales y criticadas desde los sindicatos y la izquierda.
-Creo que en España hay un gran desconocimiento de cuál es la situación fiscal de nuestro país. La gente no sabe que en el IRPF, que es el impuesto que grava toda la renta nacional, el 83% se recauda de los asalariados, cuando estas rentas apenas representan el 50% de la renta nacional. Es un sistema que está totalmente centrado en las nóminas. Otro punto importante es que el 10% de las rentas más altas declaradas son los que ganan más de cinco millones de las antiguas pesetas. Y la renta mediana declarada está en dos millones. Con estas dos piezas, llegamos a la conclusión de que en los tramos más altos del IRPF está metida la clase media. ¡No me digan que ser ricos en este país es ganar cinco millones al año! Por último el sistema actual adolece de equidad. Dos contribuyentes con la misma renta deberían pagar más o menos lo mismo. Sin embargo, una persona que gana seis millones trabajando paga el doble que una que gana eso mismo comprando y vendiendo acciones. Lo que pretendemos es acabar con esta situación.
-¿Y en esta reforma se abordará la tributación de pymes, autónomos y profesionales, que son, probablemente, los que reducen la media en las rentas declaradas?
- La reforma fiscal que se plantea, que es global, abarca muchos frentes y uno de los frentes claves es la simplificación. Y la simplificación no es sólo por motivos estéticos, que queda muy bonito hacer la declaración de la renta en una cuartilla, va a ser tan sencilla tan sencilla que todo el mundo la va a saber rellenar. No es la sencillez por la sencillez, es la sencillez por la equidad. Además, la sencillez potencia la recaudación. 
-¿Simplificar significa implantar un tipo único en el IRPF?
-El tipo único es una posibilidad. Puede haber un tipo único; puede haber un tipo único con un recargo para las rentas más altas. En cualquier caso, habrá un tipo de referencia, que estará relacionado con el tipo de Sociedades, con el de Patrimonio y con todo el sistema impositivo. Con este sistema la gente sabrá que tendrá que pagar alrededor del 30% de marginal, con un mínimo exento amplio para garantizar la progresividad.
-Para que las rentas bajas no salgan perjudicadas con un tipo único habría que subir mucho el mínimo exento y eso tiene un gran coste.
- Bajar el tipo máximo del 45% al 30% cuesta 2.000 millones, y subir el mínimo exento algo más, pero tiene mayor coste recaudatorio la propuesta del PP de bajar cinco puntos los tipos máximo y mínimo, cerca de 5.700 millones.
-Pero las críticas al tipo único no son sólo por el coste recaudatorio sino por la merma de progresividad.
-El tipo único produce dos inquietudes: la recaudación y la progresividad. La segunda no tiene que preocuparnos porque el tipo único beneficiaría a la clase media asalariada que está frita a impuestos, y a las rentas más bajas, porque se subiría el mínimo exento de forma que la mitad de los contribuyentes que hoy pagan dejarían de hacerlo. 
-¿El mínimo exento dependería del número de hijos y de las circunstancias familiares y personales?
-Tiene que haber una parte individual y una parte por hijos, pero no porque sea una ayuda a la familia, sino porque es una renta vital, que se necesita para vivir y que no se deben gravar. Por tanto, ese hijo y todas las personas, discapacitadas o mayores, que conviven en la familia tienen que tener su mínimo.
-¿Y cuáles serían los mínimos?
-Hemos hecho algunos cálculos orientativos, que lo situarían en 3.000 euros por cada hijo hasta que cumplan los 18 años. 
-¿Y se mantendrán las deducciones por rentas del trabajo, compra de vivienda o planes de pensiones?
-Antes de tomar ninguna decisión vamos a estudiar cómo se distribuyen esas deducciones entre los distintos tramos de renta. La filosofía es que hay que simplificar para estimular a la gente a pagar, pero sin perjudicar a quien hoy paga.
-Y volviendo a la tributación de autónomos y pymes, ¿desaparecerá el sistema de módulos?
-Buscaremos un equilibrio para que autónomos, pymes y profesionales tengan incentivos a contribuir al sistema de una forma justa.
-En el Impuesto sobre Sociedades han planteado la reducción del tipo nominal del 35 al 30%. ¿Qué se pretende con esta medida?
-El 30% será el tipo de referencia del IRPF, no digo que sea el único, y tendrá que ser muy parecido al de Sociedades. No se trata de bajar el Impuesto de Sociedades, sino de simplificarlo. No nos dice nada un tipo del 35% cuando el efectivo está en torno al 27%.
-Simplificar el Impuesto de Sociedades significa eliminar las deducciones por I+D+i, creación de empleo, internacionalización, etc.?
-Las deducciones implican dirigismo y, además, un dirigismo que no cumple su objetivo, porque no se ha logrado aumentar la inversión en investigación.
-¿Y cómo se incentiva esa inversión?
- Con gasto. El sistema impositivo como fórmula para incentivar decisiones de los agentes privados se da por fracasado en muchos ámbitos y en este caso está claramente fracasado. 
-De modo que el PSOE va a bajar los impuestos y va a recaudar más.
-No, en el conjunto del sistema no bajamos los impuestos. En Sociedades, por ejemplo, no bajamos el impuesto, bajamos el tipo y eliminamos las deducciones, de modo que habrá empresas que se están beneficiando de las deducciones que tendrán que pagar más y otra muchas empresas que no se apliquen deducciones que al bajarles el tipo pagarán menos pero, en conjunto, no estamos bajando los impuestos.
-¿Van a bajar las cotizaciones?
-En absoluto. Las cotizaciones sociales no van a bajar mientras no aumente la contributividad del sistema de pensiones. 
-Rodríguez Zapatero ha defendido la necesidad de reformar la Agencia Tributaria, y en las últimas semanas incluso la creación de 17 Agencias. ¿No redundaría en ineficacia en la lucha contra el fraude? 
-No son 17, son 18, han contado mal. Habrá una Agencia Tributaria estatal como la que hay ahora, que tendrá todo su potencial destinado a la investigación y habrá 17 Agencias territoriales, como las que ya existen, lo que ocurre es que ahora se llaman administraciones territoriales. Y además estas Agencias tendrán más competencias, que les permitan investigar y gestionar los impuestos que tienen cedidos. El sistema actual no funciona.
-También han planteado un cambio en el sistema de financiación autonómica, que ha provocado críticas sobre la posible insolidaridad con las regiones más pobres. 
-El actual fondo de compensación interterritorial no funciona, además no sabemos qué va a pasar cuando se acaben los fondos de cohesión y estructurales de Europa. Hay que buscar un mecanismo que sea eficiente, pero también que sea justo y que mantenga el principio de solidaridad interterritorial. Hay que ir hacia un modelo de convergencia gradual en el tiempo con el tratamiento favorable que ahora tienen el País Vasco y Navarra.
-Pero aplicar el concierto vasco al resto de España conllevaría un elevado déficit para el Estado.
-El objetivo es que no se aumente el déficit del Estado. El primer mandamiento de todo este programa es que no aumente la presión fiscal, aparte de la estabilidad presupuestaria.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.