Entrevista

Marcos Granda, Skina: “Estas dos estrellas Michelin es el reconocimiento al trabajo de todo mi equipo”

Por Maria Sánchez Palomo,

Un producto excepcional y un servicio impecable. Estas son probablemente dos de las principales señas de identidad del restaurante Skina de Marcos Granda, el otro de los nuevos dos estrellas Michelin en la provincia de Málaga –junto a Bardal. Gurmé Málaga ha hablado con el restaurador asturiano apenas unas horas después de haber recibido este reconocimiento y se muestra entusiasmado: “Ha sido una sorpresa enorme y lo que siento es una inmensa gratitud, la verdad. Es un reconocimiento al trabajo de todo mi equipo”.
Granda ha acudido a la Gala Michelin celebrada este miércoles en Sevilla junto a su jefe de cocina, Mario Cachinero, que se puso la chaquetilla de Michelin. Fue un momento que probablemente jamás olvidarán ninguno de los dos. La pregunta es… ¿Esperaban esa segunda estrella? Marcos explica que a su llegada a la capital hispalense nada les hizo presagiar que así sería, pero que es cierto que antes de que arrancara el evento ya había quienes les daban la enhorabuena. “Obviamente uno no quiere hacerse demasiadas ilusiones por si acaso, porque hasta que no escuchas tu nombre y te lo confirman en la ceremonia, no hay certeza ninguna”, señala.
Este paso adelante para su restaurante Skina en Marbella dice que no va a cambiar en absoluto la forma que tienen de trabajar en su negocio. “Poco puede variar. La filosofía de trabajo seguirá siendo la misma. No nos vamos a volver locos por esta segunda estrella Michelin, para nada. La idea es continuar con la misma actitud, cuidando el producto y respondiendo siempre al cliente, que es el que manda y el verdaderamente responsable de que estemos aquí ahora”, dice Marcos Granda.

El día a día del que afirma ser sumiller de formación y de vocación continuará centrado especialmente en Skina pero siempre atento, por un lado, a Clos, en Madrid, y, por otro, a Ayalga, el restaurante que acaba de abrir en Asturias y a donde viaja cada 15 días para controlar que todo funcione según sus directrices. A la capital va una vez en semana y así se va organizando la agenda al milímetro para compaginar lo profesional y lo personal, que es una de sus grandes metas en la vida. Es por ello que agradece especialmente estas dos estrellas Michelin a su familia. “A mi familia y a mi equipo, y por supuesto a todos los clientes que pasan por Skina, pues sin ellos esto no sería posible”, sentencia.
Sobre si alguna vez soñó con estar donde está, Grande dice que sí. Es una persona trabajadora y ambiciosa y una vez alcanzada la primera estrella Michelin se planteó eso de ‘¿y por qué no la segunda?’. “Siempre creo en mis posibilidades y tengo claro que puedo seguir mejorando si es lo que quiero, que es el caso”, apunta Marcos. Es por eso que no hemos dudado en preguntarle si el siguiente objetivo podría ser conseguir que Málaga vuelva a tener un tres estrellas Michelin. “Ufff, eso son palabras mayores”, sentencia el asturiano.


Hoy volverá a retomar su rutina y tareas diarias, su dirección al frente de un pequeño restaurante para el que la limitada capacidad jamás ha sido un inconveniente. Más bien todo lo contrario: Gracias a que tiene capacidad para apenas 12-14 comensales le puede asegurar a sus clientes que lo que les sirven en mesa es de lo mejor que generan los productores españoles. Felicidades de nuevo a Skina y a todos los que lo forman por estas dos estrellas Michelin para Málaga.