Lista

10+1 vinos de Málaga para maridar las fiestas navideñas

Por Maria Sánchez Palomo,

“Existe más historia que geografía en una botella de vino”. Y si además hablamos de vinos de la provincia de Málaga, esta cita de J. Kressmann cobra un sentido especial pues nos encontramos en una de las zonas vitivinícolas con mayor arraigo del mundo. Lo decimos sin caer en la exageración. Así lo afirma Juanjo Sánchez Vidal, presidente de la Asociación de Sumilleres de Málaga (ASM), con el que compartimos una copa de Tartratos, primer espumoso por método tradicional de la provincia elaborado con uva moscatel. 

Este es uno de los últimos en llegar a las bodegas malacitanas, una apuesta de Dimobe que no hace sino evidenciar que el sector vive un excelente momento por estos lares. Los bodegueros se esfuerzan día a día por mejorar sus vinos; profesionales como Juanjo Sánchez reconocen y valoran los resultados que están obteniendo. En paralelo, el público comienza a dejar atrás la (errónea) idea de que en Málaga solo se producen dulces –o que solo estos merecen la pena– gracias al trabajo de todos los actores implicados en esta actividad –bodegas, sumilleres, hosteleros, personal de restauración, etc. 

Gurmé Málaga quiere aportar su granito de arena con este Top Ten de vinos malagueños para degustar en restaurantes de Málaga e incluirlos, por qué no, en la lista de regalos para Navidad. Nos apoyamos en los conocimientos y amplia experiencia de Juanjo Sánchez Vidal, de la ASM, para preparar estas sugerentes propuestas para el antes, el durante y el después de una buena comida… o lo que surja. 

1. Tartratos de Bodegas Dimobe

Una novedad de A. Muñoz Cabrera. Se trata del primer espumoso por método tradicional de Málaga elaborado con uva moscatel. Tiene 30 meses de crianza “y está muy bien hecho”, reseña Sánchez Vidal. 

2. Don Pepe de Bodega Cortijo La Fuente

En la localidad malagueña de Mollina se produce este blanco, el único que queda en la provincia por crianza de velo de flor. Destaca de este “fino” –entrecomillamos porque no se puede denominar así a ningún vino de estas características que no se haya producido en Montilla Moriles o en la zona de Jerez– su elaboración biológica y queda anotado en la lista de sugerencias de Gurmé para pedir en restaurantes de Málaga. 

3. Ariyanas Seco de Bodegas Bentomiz

Hay que quitarse el sombrero ante el Ariyanas de Bentomiz (Axarquía), que se ha codeado con los más grandes en la carta de vinos de restaurantes de estrella Michelin, como es el caso del Celler de Can Roca. Se trata de un blanco muy aromático, que en boca es pleno y sabroso. Con buena acidez y perfecto para acompañar pescados y mariscos.

4. Rosado de Finca Los Frutales

Guisos de pescado, pescado azul, carnes ligeras y embutidos son la pareja perfecta para este rosado rondeño que ve la luz en la Finca Los Frutales. Un vino ecológico fácilmente combinable, potente y de gran intensidad en boca. Juanjo Sánchez lo incluye entre sus favoritos del momento y apunta un aspecto cuanto menos curioso: “la parte que cierra el gollete de la botella, donde va el corcho, lo impregnan con miel de abeja, lo sellan tal que así”. 

5. Tinto Acinipo de F. Schatz

En 1982 llegó Friedrich Schatz a la Serranía de Ronda buscando un lugar idóneo para empezar a plantar sus propios viñedos. Camino de cumplir las cuatro décadas en territorio rondeño puede presumir de crear uno de los tintos producidos en Málaga más interesantes del momento. F. Schatz Acinipo procede en su totalidad de uvas Lemberger, una clase que no se conoce en España. Apuestan en esta pequeña bodega por la agricultura ecológica al 100%. ¡Los anotamos en la comanda!

6. Altocielo de Bodegas Lunares

Seguimos por Ronda. En este caso nos quedamos con la propuesta de Lunares, con Vicente Inat, enólogo de esta y de Descalzos Viejos, como ideólogo del que está considerado uno de los grandes vinos generados en la provincia. Juanjo Sánchez apunta que “evoluciona a la perfección con el paso del tiempo. Es casi mejor de un año para otro”. Emerge de la utilización de uvas syrah, graciano y cabernet sauvignon. 

7. Tadeo de Cortijo Los Aguilares

Sumamos otro tinto a este top ten de vinos malagueños para pedir en restaurantes de Málaga. Tadeo proviene de la petit verdot, una variedad de maduración tardía que regala taninos intensos y potentes. Es una propuesta singular, con equilibrio perfecto entre la potencia de su sabor y una acidez un tanto refrescante, con aromas espaciados y minerales. El presidente de la ASM destaca la labor de la joven enóloga que está tras Los Aguilares, Bibi García. 

8. Vetas Petit Verdot de Bodega Vetas

“Uno de los grandes vinos que se elabora con esta variedad de uva, y no hablo con pretensión alguna, ¿eh? Es de los mejores del mundo en su clase”, destaca Juanjo Sánchez. ¿Cómo no incluirlo en este listado? De color profundo y acidez en su punto, este tinto es obra y gracia del enólogo de la bodega, Juan Manuel Vetas. Desde Vetas apuntan que “solo ve la luz cuando la materia prima está en perfectas condiciones”. Resulta un vino de larga crianza en barricas nuevas de roble francés con una presencia importante de taninos bien ensamblados con alta carga frutal. Juan Manuel Vetas es todo un referente dentro de la profesión y ha asesorado a numerosos bodegueros de la Serranía. Cogemos la palabra a Juanjo y nos quedamos también con esta sugerencia… 

9. Tinto de Laderas de Sedella

Cambiamos de tercio y hacemos la maleta para trasladarnos de Ronda a la Axarquía, concretamente al municipio de Sedella, de donde sale el que está considerado de los mejores tintos de Andalucía –sino el mejor– según el prestigioso crítico Robert Parker. Juanjo nos explica que se trata de una bodega pequeñita puesta en marcha por el enólogo Lauren Rosillo, un proyecto personal del que salen vinos tan excelentes como este. “Utiliza una uva tinta autóctona, la rome, y la mezcla con una pequeña proporción de garnacha, las madura en ánforas de hormigón y de todo ello sale este tinto tan interesante”, sentencia el presidente de la ASM.

10. Jarel Naturalmente Dulce de Bodegas Almijara

Llegamos al final y no podíamos despedir este Top Ten sin un dulce, y uno que es de los más especiales de los que se gestan en la provincia de Málaga (concretamente en la Axarquía, en Cómpeta). Se trata de Jarel Naturalmente Dulce, para el cual se usa “la mejor moscatel del mundo, la de Alejandría”. 

11. La sugerencia de la redacción Gurmé Málaga…

Molino Real Mountain Wine, de Telmo Rodríguez. Un moscatel sorprendente y con mucha personalidad. Molino Real es una de las ‘criaturas’ que emergen del trabajo de Telmo Rodríguez. Utilizan dos kilos y medio de uvas para obtener un litro de zumo de uva, con fermentación larga y compleja en cubas de madera, envejecimiento lento y bajas temperaturas… ¡Tenía que estar en este listado!

* Juanjo Sánchez Vidal es sumiller, formador y comunicador del mundo del vino. Actualmente es presidente de la Asociación de Sumilleres Málaga-Costa del Sol y ejerce como tal en PX Wine & Spirits, restaurante de Málaga situado en la zona de Cerrado de Calderón.



Imagen destacada: Vinovidi.com