Reportaje

Las otras estrellas Michelin…

Por Míster Espeto,

Comencemos por aclarar las cosas desde el principio: no es que en los medios tengamos una obsesión o que las estrellas Michelin nos generen una psicosis. Lo que sucede es que los cocineros nos las contagian. Porque si hay algo claro en este mundo de la gastronomía es que todos los premios y galardones son bienvenidos, todos los rankings y tops se celebran, todas las menciones en guías y críticas en medios se agradecen. Pero la roja da caché y prestigio. Y la estrella genera ingresos. Es el premio de los premios.

Es por ello que muchos de nuestros cocineros se lanzan a esa carrera sin fin que es la búsqueda de la ansiada estrella. Además esta estrella en la Costa del Sol adquiere una especial importancia porque el viajero, la clientela extranjera, confía mucho en ella como medio de asegurarse ciertos estándares ante la avalancha de la oferta existente. El turismo de lujo ve en ella un “plus” a la hora de elegir un restaurante u otro. Una estrella Michelin sitúa al establecimiento en el mapa y el radar de muchas personas y eso significa clientes, contratos y prestigio.   

La Michelin, como guía controlada por seres humanos –aunque autores y premiados a veces parezcan olvidarlo– y con un presupuesto limitado –como todas, claro– presenta sus lagunas. Obviamente es imposible cubrir el territorio nacional en su totalidad y controlar la miríada de novedades, cambios de propiedad y de cocina, altibajos o cierres que se producen a lo largo de un año. Es algo complicado de hacer hasta en una publicación de nivel provincial como esta, para qué les vamos a engañar.

Es por ello que, en primer lugar y sin que sirva de precedente, queremos mostrar nuestro absoluto respeto por la guía y sus artífices. Hacer una guía es tremendamente complicado. Y, si lo es para una sola persona, no digamos cuando hay que aunar el criterio de una docena de paladares. Sé que no es lo habitual porque por aquí nos gusta disparar antes de preguntar y porque muchas veces no calculamos la dificultad de un proyecto así y lo poco que los usuarios damos a cambio. Porque esa es otra: ¿comprar una guía? Las cifras en España serían absurdas. La guía en realidad se nutre de su prestigio entre los cocineros y su influencia en los medios más que de sus ventas. 

Por tanto aquí no venimos a echarle la bronca a la Guía Michelin, por mucho que podamos discrepar con su selección en Málaga o nos parezcan tacañas las menciones de nuestros establecimientos. No tanto quizás en cuanto a los restaurantes galardonados, cuya calificación al final depende de ciertas pautas de criterio y valoración, como por aquellos que quedan fuera de las valoraciones e incluso no aparecen ni recomendados. A la Guía Roja le queda mucho trabajo por hacer en ese segmento. 

Es por ello que, con la esperanza de que un día nos lean y con el poco disimulado anhelo de que además nos hagan algo de caso, emprendemos esta misión de echarle una mano al/los inspectores de la zona para que fijen su foco en restaurantes que, a nuestro modesto entender, merecen una mayor valoración en la guía, en aquellos “olvidados”, en aquellos que podrían hacerse acreedores de tal galardón o que, directamente y por qué no decirlo, es público y notorio que deberían contar con una estrella. Aquí les presentamos algunos de nuestros más firmes candidatos:

Los Marinos José

Es quizás el ejemplo paradigmático del poco espacio que la Guía Michelin le ha concedido a los lugares que se consagran al mejor producto y a las preparaciones tradicionales. Es muy difícil encontrar a día de hoy un lugar así en las costas españolas. Materias primas superlativas, puntos de cocción medidos, creatividad sensata en la cocina, un servicio más que notable y una carta de vinos que está entre las mejores de Andalucía. El restaurante Los Marinos José en Fuengirola Lo tiene todo.

Toda la información sobre Los Marinos José

gambas al pil pil del restaurante los marinos jose en fuengirola

La Cosmopolita

Si hablamos de cocina muy pocos restaurantes pueden presumir hoy de igualar la propuesta de Dani Carnero en la provincia de Málaga. Es, indiscutiblemente, la oferta más interesante de la capital y sólo el formato actual de taberna le puede perjudicar. Sin embargo, el servicio –muy por encima de algunos restaurantes formales– y la bodega, en franca mejoría, cumplen sobradamente los estándares de la guía.  
Toda la información sobre La Cosmopolita

restaurante-la-cosmopolita-en-malaga

El Jardín de Lutz

Sólo por el marco y el impecable servicio de sala ya merecerían el galardón pero es que, además, en El Jardín de Lutz se come extraordinariamente bien. Cocina ligera y refinada, materias primas excelsas y un entorno elegante. Poco más se le puede pedir para aspirar a su macaron.
Toda la información sobre El Jardín de Lutz

El Jardín de Lutz en Finca Cortesin

Back

Lo de David Oliva es creatividad y técnica en estado puro. Quizás el formato inicial del restaurante haya despistado a los inspectores pero tiene todos los ingredientes para triunfar: alta cocina en formato informal y una sala y una bodega en manos de Fabián Villar que no admite peros. Si no la tiene, la tendrá.
Toda la información sobre Back Tapas & Restaurant

Back Tapas & Restaurant en Marbella

Kava

Cierto es que quizás sea algo prematuro adjudicarle una estrella al joven proyecto de Fernando Alcalá pero harían bien los inspectores en no perder de vista su cocina espontánea y viajera. Buen gusto para el producto, para una carta de vinos bien seleccionada y para una sala acogedora y cómoda. El restaurante Kava Marbella va a más. 
Toda la información sobre Kava Marbella

KAVA en Marbella

La Salina

Aunque mucho nos tememos que no es un lugar de “estilo Michelin”, el tratamiento cuidadoso de las excelentes materias primas que maneja la familia López merecería un premio. Servicio muy profesional que lleva años en la casa, una carta de vinos excepcional y dos décadas de trayectoria avalan al restaurante La Salina en Fuengirola.
Toda la información sobre La Salina

la salina

Takumi

La estrella para Kabuki ya demostró que los inspectores de la roja muestran cierta sensibilidad hacia la cocina japonesa. Y, siendo así, probablemente ningún otro lugar alcance la excelencia de Takumi en Marbella por materia prima y tratamiento de la misma. La carta de vinos ha mejorado sustancialmente y el servicio cada vez es más sólido. Sólo un par de pinceladas parecen separarles de subir ese escalón.
Toda la información sobre Takumi Marbella

takumi marbella

La Milla

Sin duda ha sido el restaurante de la Costa del Sol en 2018. Todo el mundo habla de ese chiringuito de lujo en la Milla de Oro de Marbella que Luismi Menor y César Morales han elevado a la categoría de gran restaurante de producto. Hay entorno, hay cocina, hay muy buen producto, hay una buena carta de vinos y hay sala. El carácter temporal, su juventud y el hecho de que nunca se haya premiado a un modelo de establecimiento así pueden jugar en su contra. 
Toda la información sobre La Milla Marbella

ensaladilla en la milla de marbella

1870

El restaurante de Aitor Perurena y su cocina clásica y sabrosa merecen una visita detenida de los inspectores. De alguna manera tenemos que reivindicar que no sólo desde la vanguardia o la modernidad se puede aspirar a la excelencia y este es un buen ejemplo de ello. Quizás un empujón en la carta de vinos y algunos detalles en la mesa ayudasen. 
Toda la información sobre 1870

restaurante 1870 en marbella 6

Lobito de Mar

El chiringuito urbano de Dani García es, en realidad, un restaurante como la copa de un pino. Hay producto, cocina, una carta de vinos fabulosa y un servicio al que se le exige mucho pero que cumple sobradamente. Quizás el formato no sea el idóneo para la guía pero, si de merecer un desvío se trata, nosotros cogemos la salida de Nagüeles siempre que podemos para ir al Lobito de Mar de Grupo Dani García. 
Toda la información sobre Lobito de mar

Lobito de Mar en Marbella

Y podríamos seguir porque, afortunadamente, en Málaga tenemos muchos y buenos candidatos. Lógicamente esta no es más que una carta a esos reyes galos que cada noviembre reparten alegrías y desilusiones a partes iguales y de ninguna manera pretende ser una lista cerrada. No querríamos limitar a nuestros admirados inspectores de la guía roja: Yerbagüena, Refectorium, BiBo, Castizo, Don Giovanni y otros tantos podrían estar perfectamente en esta misma lucha. Al final no es más que una cuestión de criterios a la hora de valorar. Mientras tanto, desde nuestra posición de clientes, salgamos a comer y a cenar y apoyemos a nuestros restaurantes favoritos. Y no hay más: el miércoles 21 la roja dictará sentencia. Suerte para todos.