Lista

Dónde no comer mal en la Feria de Málaga

Por Carlos Mateos y María J. Sánchez,

Comer bien en la Feria de Málaga, ¿una utopía? Quienes conozcan bien las fiestas sabrán que no es fácil encontrar lugares aceptables para almorzar o cenar tanto en el centro como en el Cortijo de Torres. El que sea complicado poder tapear cuanto menos decentemente no quita que sí haya sitios donde merezca la pena parar y repostar en la semana grande de la capital malagueña. 

El equipo de Gurmé Málaga ha preparado una lista con diez bares/restaurantes que te dejarán con buen sabor de boca, tanto en el casco histórico de la ciudad como en el Real de la Feria. Como suele ocurrir con estos Top Ten, no están todos los que son pero son todos los que hay así que le invitamos a sugerirnos y descubrirnos otros establecimientos y casetas que no defraudarán a los paladares más exigentes. 

La Campana

boquerones en vinagre

Es uno de los clásicos del centro histórico de Málaga, un bar pequeño pero matón donde puedes vivir y sentir el latir de la ciudad en plena feria mientras tomas un vino y tapeas medias raciones de pescaíto frito de todo tipo. Se le conoce por su buen ambiente, con los barriles en la puerta casi siempre ocupados, y tiene fama de ofrecer una relación calidad-precio más que aceptable. Si quieres saber el porqué se llama La Campana, no te vayas sin dejar algo de propina a los camareros… 

¿Qué pedir? Fritura malagueña –calamares y calamaritos, adobo, boquerones– y mariscos –conchas finas, gambas, navajas.

Dirección: Calle Granada, 35.

El Pimpi 

Malaga: Facade of the popular El Pimpi tavern in Malaga city center with people crossing in front of it, on December 5th, 2017

Cualquier malagueño –feriante– que se precie de serlo no puede pasar una feria sin visitar el Pimpi, en el corazón de Málaga capital. Esta antigua bodega situada en calle Granada ocupa un antiguo caserón del siglo XVIII y es una referencia imprescindible para quien visita la semana grande de la ciudad. Tienen también su propia caseta en el Cortijo de Torres, con tapas, raciones, de todo para comer y beber y un cartel de actuaciones que suele incluir a artistas cuanto menos interesantes. Para este 2018 ya se ha confirmado al Canijo de Jerez y a Encarni Navarro, entre otros.

¿Qué pedir? La ensalada malagueña con patatas, salmorejo, naranja y bacalao hay que probarla. La cazuela de salmorejo con jamón y huevo de codorniz o unas berenjenas fritas con miel de caña. Los embutidos, sus ibéricos y la tabla de queso curado de oveja. Si prefieres montaditos, opta por los ‘ligeritos’ de El Pimpi. Pescados y mariscos frescos también son marca de la casa –conchas finas, ostras, búsanos, coquinas, gambas y cigalitas. Para beber, no hay nada más típico de la feria en El Pimpi que tomar unos vinos dulces, bien Cartojal, moscatel o Málaga Virgen, ¡tú decides!

Dirección: Calle Granada, 62/ Casetas 29-30 del Real de la Feria. 

Taberna El Mentidero

taberna el mentidero

Sardinas, navajas, pulpo a la brasa, calamar a la plancha, ibéricos… Taberna El Mentidero es otro de los sitios donde se respira mucho ambiente festivo –con actuaciones diarias a partir de las 17 horas– y además comerás bien. 

¿Qué pedir? Ensalada de tomate, cazón y púlpito; boquerones fritos, calamar a la plancha, pulpo a la brasa, bacalao al pil pil, atún en manteca, flamenquín de la casa,  .

Dirección: Calle Sánchez Pastor, 12.

Cervecería Los Gatos

cervecería los gatos

A principios de los 80 abría la taberna Los Gatos en Madrid y hace unos años abrieron local en Málaga, en la plaza Uncibay. Si hablamos de feria del centro, cómo no reseñar este céntrico emplazamiento y la Cervecería Los Gatos como lugar donde repostar durante las fiestas malagueñas. El plato fuerte de esta son las tostas, con hasta 30 propuestas diferentes. Los quesos y los embutidos, las gambas y los ahumados están igualmente entre los platos más pedidos del establecimiento. Para beber, cervezas, vinos y su tradicional vermut de grifo. 

¿Qué comer? Variado de tostas, solomillo de atún, pulpo a la gallega, gambas, mojama y ensaladilla rusa, entre otros.

Dirección: Plaza Uncibay, 9.

Antigua Casa de Guardia 

antigua casa de guardia

Farolillos y banderolas colgando de paredes y techo de la Antigua Casa de Guardia, un negocio con más de 175 años de historia que debería ser parada indiscutible en cualquier ruta de feria que se precie. Y no puedes cruzar su umbral sin haberte tomado un Pedro Ximén o un Pajarete como mínimo. El ambiente que se respira en la Antigua Casa de Guardia es único así que inclúyelo en tu ruta de ‘imprescindibles’ de la semana grande de Málaga.

¿Qué comer? Mejillones, langostinos, conchas finas… Tienen una carta corta pero con lo imprescindible para irse con buen sabor de boca del lugar. Prueba también sus vermuts, el clásico y el especial.

Dirección: Alameda Principal, 18.

La Reserva del Pastor

reserva del pastor

Otro lugar muy recomendable para comer en la Feria de Málaga en pleno centro, La Reserva del Pastor. En estas fechas hay que pedir sí o sí un plato de fritura malagueña. En este restaurante preparan con buena mano tanto los boquerones como los salmonetes, calamares, calamaritos, adobo, tortillitas de camarones, el bacalao, el rape y las gambas blancas fritas. 

¿Qué comer? Tanto su pescaíto frito como el atún con porra, la ensalada malagueña, el gazpacho, el calamar a la plancha y carnes (entrecot de ternera, chuletas de cordero lechal, solomillo ibérico, carrillada), entre otros. Su carta de vinos es excelsa, así que no dudes en pedirla o incluso pedir referencias al personal del restaurante.

Dirección: Calle Sánchez Pastor, 3.

Peña El Sombrero

Traditional Italian style fried calamari with a wedge of lemon on the side

En el Cortijo de Torres hay alrededor de 250 casetas de feria. Como es de imaginar, no es sencillo encontrar dónde comer bien –o al menos no hacerlo mal del todo. La Peña El Sombrero es una de las que se salva de la quema. Platos típicos de Málaga y de estas fiestas, como son la fritura malagueña, los ibéricos, las berenjenas con miel o su porra antequerana. Para anotar en la agenda: el 12 de agosto organizan un almuerzo para recaudar fondos destinados a personas con TEA (trastorno del espectro autista), en colaboración con el Club de los Leones.

Dirección: Cortijo de Torres, calle Rafael Fuentes, 69-70.

Caseta La Espiga

caseta la espiga

Una histórica de la Feria de Málaga, con más de 40 años de historia, que ha preparado ocho días repletos de actividades gastronómicas. De la cena del pescaíto del sábado 11 al almuerzo benéfico del 15 o la degustación de paellas del 16. Es célebre su premio ‘Espiga de Oro’, que el año pasado fue otorgada –y él mismo la recogió– a Antonio Banderas. María Piédrola, de la Asociación Amigos de la Espiga, recomienda a los lectores probar el solomillo al arrabal y el solomillo al Jerez, el revuelto de la casa y el salmorejo.

Dirección: Cortijo de Torres, calle Antonio Rodríguez Sánchez, 191.

Peña La Solera

spanish little shrimp omelette detail

La Solera es otra de las más antiguas del Real. En su carta de comidas, calamares, adobo, jibia, bacalao, fritura variada, langostinos, pinchos de pollo, tortilla de patatas, berenjenas, tortillitas de camarones, tomate aliñado. Un clásico con clásicos de la cocina de feria en el que puedes parar para comer y ambientarte.

Dirección: Cortijo de Torres, calle José Blánquez ‘El maño’, 129-130.

Peña El Parral

La caseta de la Peña El Parral, situada en el Real de la Feria, es otro punto de encuentro a tener en cuenta si pasas por el Cortijo de Torres. En su carta, los platos típicos del ferial, con fritura malagueña, berenjenas con miel y tortilla de patatas, entre otros.

Dirección: Cortijo de Torres, calle Rafael Fuentes, 95-96.