Reportaje

Reinvención frente a la crisis: Las distribuidoras de alimentación dan la cara por todos

Por Carlos Mateos/ María J. Sánchez,

El coronavirus está sacando lo mejor de la sociedad, de muchas empresas y profesionales que están colaborando de una u otra forma para que el país salga adelante. El mundo de la hostelería, probablemente de los más afectados por esta situación, está aportando su granito de arena de la mejor manera que puede. Están esos restaurantes y cocineros que comparten recetas de manera desinteresada y también hay establecimientos y negocios hosteleros que ofrecen servicio a domicilio al cliente final, con paquetes especiales para colectivos especialmente vulnerables y para sanitarios y profesionales que están dejándose la piel en estos momentos.

A muchos les está tocando reinventarse para salir lo mejor parados posible de esta crisis y ese es el caso de las distribuidoras de alimentación y aquellas que se dirigen específicamente a hostelería. ¿Cómo actuar cuando se decreta el cierre de bares y cafeterías? ¿Qué hacer con el stock que se tiene para no dar por perdida esa mercancía? En Picking Málaga nos describen un panorama que otras muchas empresas afines se encontraron a partir de mediados de marzo: “Los establecimientos dejaban de funcionar y nos veíamos con ventas a cero, con muchísimos productos en almacén y sin manera de darle salida”. Así lo explica Rocío López, gerente de Picking, que detalla que en un principio empezaron a atender a clientes profesionales que les llamaban para pedirles envíos para su propio consumo. Ellos le surtieron y estos les fueron comentando a amigos y familiares, a personas cercanas, de manera que se vieron vendiendo al usuario final casi sin darse cuenta. “Ha sido totalmente espontáneo y no hemos hecho publicidad de ningún tipo. El reparto a domicilio no estuvo en mente nunca y además queremos ser muy respetuosos con esos negocios que siguen estando entre nuestros clientes. Nosotros somos distribuidores. Punto. lo que pasa que sí hemos visto importante echar una mano y recoger pedidos muy específico”, comenta López.

Esta nueva línea de negocio, según la gerente de Picking Málaga, es puramente coyuntural. “De momento tenemos alrededor de 30 personas que nos han comprado. Preparamos una lista con artículos que pueden ser especialmente necesarios en estos momentos, con 20 o 30 referencias, incluyendo desde botellas de aceite a fabada, pan y otros artículos básicos. Pero realmente seguimos ofertando hasta 3.000 referencias diferentes que, llegado el caso, también se lleva a casa del cliente”, continúa contando Rocío.

Es evidente que son tiempos complicados y todo suma. La actividad de compañías como esta ha bajado hasta un 99%, por lo que las plantillas, en su mayoría, están en un ERTE y cuentan con unos servicios mínimos, operativos que están al pie del cañón para el mantenimiento correcto de los productos, para controlar las temperaturas de las cámaras y que todo funciona bien. También con un personal para servicio a domicilio que es el que se ocupa de enviar la compra a casa del usuario.

Import Montes es otra de las empresas que está buscando la manera de salir de esta y, además, ayudar a quienes más lo necesitan. El ERTE, “fundamental para que los trabajadores tengan su dinero asegurado”, apoyo a sus empleados en lo que estén necesitando, suministro de alimentos a organizaciones como Cáritas, Cruz Roja y Bancosol, “entre otros, para las familias más desfavorecidas”, y “reinventarnos llevando también la compra al cliente final”. Import Montes sigue suministrando productos a gasolineras, tiendas tradicionales y despachos de pan, pero se ha encontrado con la misma situación que Picking Málaga o que Frutas y Verduras Eladio. ¿Cómo dar salida al stock? ¿De qué manera contribuir a que la economía fluya en la medida de lo posible? ¿Y de qué forma se podría apoyar a esa ciudadanía que sigue las indicaciones del movimiento #yomequedoencasa? Pues abriendo su propuesta hacia esta, vendiendo al cliente final y llevándole la compra al domicilio particular.

Están dando a conocer su propuesta comercial en redes sociales y cada vez más personas se animan a llamarles para hacer ese pedido. Javier Palacios atiende a los clientes en el teléfono 669 55 81 01 y si estos les contactan antes de las 11 de la mañana, ese mismo día les llega la compra a casa. Entre las referencias que ofrecen hay prácticamente de todo: leche, agua, zumo, mantequilla, refrescos, aceite de oliva, vinagres, conservas… Los repartos, de momento, se hacen desde la Cala de Mijas hasta Estepona aunque no descartan ir ampliando su radio de actuación. “Lo importante es que no salgamos y en Import Montes estamos apostando por que la gente se sienta segura y se quede en su hogar, con la tranquilidad de que pueden estar abastecidos”, sentencia Pepi Montes, directora general de la empresa.

Frutas y Verduras Eladio también es rápido a la hora de responder a la clientela. Ellos también se han visto en la necesidad de reinventarse. Su cliente mayoritariamente era el canal Horeca pero con la situación de emergencia sanitaria y el decreto de cierre de restaurantes y bares han decidido facilitarle el suministro de frutas y verduras al cliente final. En 24 horas llevan la compra al domicilio. Canalizan esas ventas a través del correo electrónico pedidos@frutaseladio.com y del teléfono 673 468 251. En su web también dan la opción de hacer el pedido online.

Frutas y Verduras Eladio está colaborando también con organizaciones como Bancosol Málaga. Hace apenas unos días efectuó la entrega de 16 palotes de productos de alimentación en la parroquia de San Pedro de Alcántara y están siendo muy activos a la hora de ayudar en estas jornadas tan complicadas.