Restaurante Chinchín Puerto, el lujo está en el producto

Por Jose Cabello

El restaurante Chinchín Puerto es como una de esas apasionantes historias en las que, al final, todo encaja. Perfecta para llevarla a la gran pantalla, nada de telefilms de medio pelo que acaban rellenando las tardes dominicales de Antena3. ¡Atención a su guión!lleno de giros inesperados y con un desenlace final que, todavía, está por escribir pero que apunta muy alto.

La historia trata sobre dos apasionados del mar, Lourdes y Sebastián, que se lanzan a la aventura de dirigir su propio barco de pesca y, tras varias circunstancias, acaban montando un sencillo restaurante de pescado en el puerto pesquero de Caleta de Velez, como no podía ser de otra manera. Además, el motivo de este local es ofrecer un pescado de tanta calidad y frescura como el que ellos disfrutaban en su barco. El éxito, que no tarda en llegar, se va extendiendo poco a poco y ya son una referencia a nivel de toda la Costa del Sol o incluso más allá… Pero lo mejor de esta historia es que el final no está escrito aún. Y yo, desde luego, no me lo quiero perder.

Ir a Chinchin Puerto es respirar pasión por el mar pero también la búsqueda del producto perfecto y alguien que ha estado faenando sabe, mejor que nadie, lo que tiene entre manos. Además, en cocina, que dirige la propia Lourdes junto a Belén, que también es puro entusiasmo y conocimiento, tratan el género de manera excepcional, siempre con el máximo respeto y cada acción que se realiza tiene su porqué, pero siempre responde a preservar el auténtico y más delicado sabor del mejor pescado y marisco. Es otro nivel y, si lo pruebas, estás perdido. No querrás otro.

restaurante chinchin puerto en caleta de velez 1

Las recetas son sublimes, pero sobre todo por su sencillez, que no simpleza. El cartuchito de quisquillas es un claro ejemplo, con un magnífico producto, máxima frescura y de arrastre, jamás pescadas con nasa y cocinadas en su propio jugo, en papillotte, el tiempo justo. El resultado es una maravilla, tanto que es recomendable comerlas sin sal para poder apreciar todo su sabor. Las coquinas, igual filosofía, nada de sofritos de ajo y perejil, tan solo basta con sumergirlas unos segundos en hirviente y limpísimo aceite y se obra un nuevo milagro… como Santo Tomás, tras probarlas, creí en la grandeza del producto. La fritura, como cabía espera, es otro nivel, ya sea salmonetes, calamaritos, boquerones o las delicadas “gambas de cristal”. El resultado me recuerda a Nadia Comaneci en las Olimpiadas de Montreal 76. Un diez sobre diez. La raya es otra de sus especialidades o el gallo pedro, y ambos son absolutamente recomendables, al igual que cualquier otro pescado que tengan fuera de carta.

restaurante chinchin puerto en caleta de velez 2 restaurante chinchin puerto en caleta de velez 3 restaurante chinchin puerto en caleta de velez 4 restaurante chinchin puerto en caleta de velez 5 restaurante chinchin puerto en caleta de velez 6

Los postres, que se salen de lo corriente, mantienen un alto nivel y la carta de vinos no es mu amplía pero incluye referencias interesantes y bien escogidas. El servicio de sala es amable y cordial, pero también muy profesional. He de reconocer que en este aspecto han mejorado mucho, aunque recordemos que se trata de un sencillo local en donde el lujo está en el producto, como decimos en el título, pero también en el tratamiento que hacen del pescado. Además, los precios, unos 45 euros de media, son otro atractivo más, como la posibilidad de dar un paseo por la bahía, con aperitivo incluido, en el catamarán Zostera, que es el complemento perfecto de un restaurante llamado a ser referencia nacional… ¡Vaya! ¡Ya os he destripado el final!