Restaurante El Tajo

Un restaurante familiar con solera que apuesta por el eclecticismo gastronómico

Por Míster Espeto

Nombre Restaurante El Tajo
Dirección Urbanización Marina del Sol, junto a la recepción del Club La Costa, 29649, Mijas. ()
Horario De 13:00 a 22:30 horas.
Teléfono 952580707

El Tajo es uno de esos restaurantes familiares con solera que aún se encuentran en algunos rincones de la Costa del Sol. Son profesionales de la hostelería dedicados a algo tan complicado como satisfacer a una clientela compleja en tipología y gustos y que tratan de mantener su esencia a pesar de todo. Hosteleros de raza que se deben a su público.

El local, ubicado en el centro vacacional La Costa, en Mijas Costa puede pasar desapercibido para el cliente despistado. Dentro, la decoración rústica de un mesón tradicional, acogedora en cualquier caso, deja bien claro que aquí las cosas se mantienen fieles a la tradición y no cambian con facilidad.

Una carta ecléctica diseñada para contentar al mayor porcentaje posible de clientes que oscila entre platos ineludibles del recetario español como la paella, los pimientos del piquillo rellenos o las gambas al ajillo, clásicos de la cocina internacional como el espléndido hojaldre de manzana caramelizada y foie gras con reducción de PX, la sopa de goulash o el Chateaubriand y, por encima de todo, algunos guisos tradicionales que demuestran que hay una cocina seria y elaborada con cariño en esta casa. Así nos encontramos un canónico guiso de raya en amarillo con patatas, una cazuela de fideos, almejas y gambas, unas alcachofas –de cultivo propio– con almejas, una estupenda caldereta de cordero con puré de patatas o un lomo de cerdo al ajillo. Entre medias, platos más convencionales como el tartar de salmón o una ensalada de perdiz en escabeche con cremoso de patatas, quizás el plato menos interesante de los probados.

 

Siempre es una alegría encontrar lugares en la costa donde aún se cocinan –y muy bien– recetas tradicionales de la zona. Y ello a pesar de tener una clientela abrumadoramente extranjera y de tener que hacer todo tipo de concesiones en la carta a un público que a veces resulta complicado. Buen producto y buenos platos, unos y otros, cocinados y servidos con cariño y profesionalidad en un restaurante con una larga trayectoria. Y todo ello ejecutado con buenas hechuras y dirigido por Javier García Sánchez que maneja una bodega interesante, por encima de la media, y dirige el comedor para que todo transcurra sin sobresaltos.