Nombre Restaurante El Lago
Dirección Urb. Elviria Hills, Avda. Las Cumbres. Marbella (  )
Horario De 20:00 a 23:30. Cierra los lunes
Teléfono 952832371
Terraza

El más veterano de los estrellas Michelin de Marbella, el restaurante El Lago en Marbella, cuenta ahora con Juan José Carmona como jefe de cocina. Conocimos a Carmona cuando estaba al frente de Girol, en Fuengirola, desgraciadamente cerrado pese a lo bien que se comía allí. Ahora en El Lago ha consolidado la línea de esta casa, dando una pequeña vuelta de tuerca a la cocina pero sin estridencias. Se plasma todo en un menú degustación por 78 euros más iva, precio más que razonable para un estrella Michelin en Marbella. Platos ligeros, confortables, con el producto local como protagonista.

Sardina en jugo de tomate verde mantequilla de sardina (C. M.).

Sardina en jugo de tomate verde mantequilla de sardina (C. M.).

Esa apuesta por el entorno se plasma ya en el aperitivo, con tres tipos de aceitunas de Alora, pan de espelta de Coín y mantequilla de leche de vaca elaborada también en Coín, y aceites malagueños de Ronda y Villanueva del Trabuco. Excelentes entradas la sardina con picadillo de tomate huevo de toro (que se cultiva también en Coín), jugo de tomate verde y mantequilla de sardina, y el origina y muy rico “ajoverde” (las almendras se sustituyen por pistachos y albahaca) con verduras encurtidas y crema de queso de Coín. Muy fresco este último, como fresco es el ceviche de verduras con caldo cítrico.

Ajoverde con verduras encurtidas y crema de queso de Coín (C. M.).

Ajoverde con verduras encurtidas y crema de queso de Coín (C. M.).

Juega también Carmona con los fermentados en un tartar de gamba blanca y concha fina que se baña en agua de tomate fermentada. Una elaboración compleja, de sabor peculiar, no apto para todos los paladares. Buen salmonete sobre apionabo (cada vez me cansan más los purés y cremas de este producto) y sabrosa la presa de ibérico con picadillo de manitas y rabo de cerdo. Luego una tabla de quesos andaluces de cabra y oveja de mucha categoría. Bajan, eso sí, los postres. Ni las natillas de romero con helado de requesón, en las que predomina en exceso el sabor de la hierba, ni el chocolate blanco con mango de la Axarquía, están a la altura de los platos salados. Gran servicio de sala, buena bodega y esa preciosa terraza sobre el lago del campo de golf, completan el que para mí es uno de los fijos en Marbella.

Presa de ibérico con picadillo de manitas y rabo de cerdo (C. M.).

Presa de ibérico con picadillo de manitas y rabo de cerdo (C. M.).