Nombre Refectorium Catedral
Dirección C/ Postigo De Los Abades, 4, Málaga ()
Horario De martes a domingo de 13:00 a 16:30 y de 20:00 a 23:30.
Teléfono 952602389
Terraza No

Son varios los locales que se vienen a la mente cuando estando en Málaga se te antoja una ensaladilla rusa bien hecha y no cabe duda alguna de que Refectorium La Catedral es uno de ellos. En esta bonita esquina frente a “La Manquita” se sirve una de las ensaladillas más laureadas de la capital. Patatas de primera calidad y mahonesa elaborada con aceite de oliva virgen extra coronadas con un generoso trozo de ventresca de bonito. Inolvidable.

Reservar en su amplio y luminoso comedor es más que recomendable. Si no lo haces tendrás que probar suerte en su barra, en las mesitas altas de la entrada o en la cómoda terraza. La verdad es que la opción de comer con vistas a la catedral cuando hace buen tiempo no es nada desdeñable. Eso sí, te avisamos de que no es un restaurante tranquilo, al menos los fines de semana. Aquí el ruido puede subir varios decibelios y es que claro, es lo que tiene ser uno de los locales con más demanda en esta zona. No nos lo podemos guardar para nosotros. Si no te van las multitudes, acércate de martes a jueves. Una opción que cada vez nos gusta más. El personal está mucho menos saturado y se disfruta de otra manera.

Aunque la experiencia del grupo se remonta a 1972, cuando Paco Ramírez comenzó el primero de los negocios, tuvimos que esperar hasta 2013 para disfrutar del que se ha convertido en un referente de calidad en el centro de Málaga. Productos de temporada, cuidado máximo en las materias primas y trato amable y cercano son las señas de identidad de una casa en la que se fríe como en pocas. Boquerones abiertos o en “esos manojitos” tan malagueños, salmonetes y calamaritos son algunos de los platos a los que no te puedes resistir cuando cruzas sus puertas. No encontrarás una gota de harina ni aceite, sólo calidad y disfrute. ¡Qué disfrute!

Nuestras visitas suelen empezar con su ensaladilla rusa, no deja de sorprendernos la textura y ese toquecito mágico de oliva y a veces nos encaprichamos de una de sus adictivas ligeritas de solomillo con setas. Luego hay que ir acercándose a los pescados y mariscos de la Bahía de Málaga o a algún caprichito de Garrucha o Barbate. Siempre puedes dejarte aconsejar por su amable personal, que te recomendará la mejor del día. La última vez disfrutamos muchísimo unos chopitos plancha que se comían como pipas, uno de esos bocados que terminan dejándote media sonrisa y ganas de más. Suelen servirlos con unas algas fritas que están como para pedírselas solas. Otro de los antojos son las gambitas cristal fritas con huevo y pimiento. Una mezcla malagueña sencilla que aquí resuelven la mar de bien y que me devuelve a la infancia cada vez que la pido. Tampoco vas a ir mal si cierras con alguna carne, con su flamenquín troceado o con unos pinchitos de cordero, estos últimos bastante hechos para nuestro gusto en nuestra última visita, pero que suelen ser un acierto seguro.

Visitar Refectorium es sin duda un acierto seguro en el centro de Málaga. El buen producto que manejan, el mimo que ponen en los puntos de cocción y el impecable uso de la harina y el aceite en sus frituras, convierte sus platos en bocados espléndidos.