Fideo Ramen

Fideo Ramen, la sopa japonesa llega al Soho de Málaga

Por Pollo y Ensalada

Nombre Fideo Ramen
Dirección Calle Barroso, 17, Málaga. ()
Horario De lunes a sábado, de 13:00 a 16:30 horas y de 20:00 a 23:45 horas.
Teléfono 952156908
Terraza No

El barrio del Soho, con una posición estratégica entre el centro y el puerto, se ha convertido en una zona donde pasear y disfrutar gastronómicamente en muchos de los lugares que siguen surgiendo. Propuestas de siempre, modernas, informales o viajeras, como es el caso del restaurante Fideo Ramen en Málaga. El invento nace de la mano de Rui Junior, Sergio del Río y Alejandro Salido, un trío curioso e inquieto que no se conforma con el éxito en Óleo o Misuto y que está entre las novedades gastronómicas más interesantes del año 2019. Está claro que lo suyo es un idilio con el país nipón y si en los primeros locales el sushi es el rey, aquí el auténtico protagonista es el ramen, una sopa de fideos de trigo que se sirve con diferentes acompañamientos como cerdo, pato, algas, marisco o pescado y un huevo con el punto perfecto de cocción.

La carta de Fideo Ramen es pequeña, pero atractiva y con ingredientes de calidad. Varios platos de toque asiático como pueden ser las gyozas, el pollo kaarage, los panecillos bao, el popular poke y alguna que otra ensalada conforman una oferta interesante. Se agradecen los fuera de carta, que aumentan la oferta, aunque lo ideal sería que aparecieran en una hoja anexa, para poder decidir tranquilamente y no tener sorpresas con el precio. Es algo que se hace en Óleo, así que seguro que toman buena nota y pronto lo hacen aquí también.

 

El local del restaurante Fideo Ramen en el barrio del Soho, aunque de corte desenfadado, está decorado de forma elegante y minimalista. Justo frente a su fachada encontrarás uno de los muchos murales libres que han ido apareciendo por el barrio, un gigantesco y colorido loro que atrae a más de un aficionado al arte callejero. El servicio es cercano y diligente. Asesoran bien. Nos gusta que sean tan atentos y que los platos vayan apareciendo en tu mesa conforme vas comiendo, ajustándose así a tu ritmo. Sin prisas. Un conjunto agradable que ganaría si el volumen de la música no fuese tan alto.

Si llegas hasta aquí estarás deseando lanzarte sobre uno de sus sabrosísimos platos de ramen, pero os aconsejamos echar un ojito a la carta y compartir antes algunos entrantes. Muy logradas las fantásticas Gyozas de cerdo a modo de tortilla okonomiyaki con salsas y copos de bonito seco por encima, todo un descubrimiento del que no podrás prescindir una vez que lo pruebes. Algo menos nos convencieron las alitas de pollo kaarage con mayo de yakiniku y yuzu kosho y los rollitos de langostino al estilo vietnamita con salsa de cacahuete. Buen sabor, aunque hubiesen agradecido un golpecito más en el aceite caliente para que el rebozado de las alitas y la envoltura de los langostinos hubiese quedado más crujiente. Seguro que la próxima vez estarán perfectos porque en este equipo se trabaja con ganas y entusiasmo.

Y tras los entrantes vinieron un Hiyashi de salmón y uno de atún rojo, aguacate y trufa. ¡Vaya dos platazos! Fideos sin caldo, sabor fresco, sabrosísimo, muy adictivo. Platos aparentemente sencillos, pero llenos de matices de sensaciones y sabores. Platos que, según nos contaron, han ido ajustando al gusto de aquí, pero que pretenden seguir manteniendo la esencia japonesa.

Si eres de los que no puedes vivir sin el postre, seguro que harás hueco para el Mochi Browni, relleno de crema de galletas y helado de plátano con tierra de brownie. Buen cierre. Para otro día dejamos el celebrado Mochi Thai o algunos de los ramen de caldo untuoso y aroma embriagador que circulaban hacia las mesas que teníamos cerca.