Nombre Restaurante Mediterráneo
Dirección Urbanización Adelfas Playa, C.P. 29790, Benajarafe. ()
Horario De lunes a domingo, de 11:00 a 17:00 horas y de 20:00 a 23:45 horas.
Teléfono 952513352

Es una maravilla conocer restaurantes como Mediterráneo, una honesta casa de comidas familiar fundada en 2002 por Pepe Luis Navas, con su mujer Ángeles a los fogones. Ella es una excelente cocinera, de las de toda la vida, con un repertorio tradicional malagueño, muy de la tierra y muy marinero. Y en esta aventura les acompaña su hijo Pepelu, que tras estudiar en La Cónsula y foguearse en diferentes restaurantes, dirige actualmente la sala y ha sido el encargado de aportar a Mediterráneo sutiles toques para actualizar el restaurante, pero manteniendo siempre su esencia.

El local es sencillo pero con mucho encanto, con evocadores tonos celestes que nos remarcan la vocación marinera del restaurante. Pero esta casa es mucho más que un bonito envoltorio. La familia Navas cuida el producto de manera extraordinaria, ya sea pescados y mariscos, carnes o vegetales, a ser posible ecológicos, y lo cocina, siempre, con el máximo respeto y, con lo que es más importante, fiabilidad. Como anécdota, coincidí con uno de sus proveedores de pescado, Pepe, que apareció con su furgoneta con un género recién pescado en la misma Caleta de Vélez, escandalosamente fresco… ¡Así cualquiera!

La fritura aquí siempre está a un gran nivel. Los fresquísimos boquerones y salmonetes que pude probar, de ligera pero crujiente cobertura, jugosos en su interior y llenos de sabor, me hicieron recobrar la fe en este plato, tantas veces denostado en otros restaurantes con bastos rebozados, exceso de grasa y pasados de punto de cocción. La plancha también la manejan con maestría, algo que si lo unimos a un gran producto, como es un calamar casi vivo, el resultado es una delicia, con una textura firme, pero delicada y un sabor absolutamente redondo, lo mismo podríamos decir gambas y demás familia. Los pescados de mayor tamaño, que nuevamente destacan por su frescura, también están cocinados en su punto.

No podemos olvidarnos de entrantes como su ensaladilla rusa, muy clásica, que huye de texturas parecidas a un puré, o sus platos de concha, como los mejillones, de buen tamaño y textura, coquinas de calidad o concha fina, que también las preparan al “pil pil” con ajo picado y pimentón. Todo un acierto.

Durante el invierno suelen ofrecer platos de cuchara muy apetecibles, como la lectura marinera que hacen de la fabada, que la elaboran con pulpo y almejas. También el pulpo a la brasa. Aunque es un plato que empieza a estar en todas partes, es muy recomendable. Y qué decir de las alcachofas confitadas, un plato más atrevido pero bien diseñado.

Redondean la propuesta el trato familiar y cercano pero muy profesional, otro atractivo del restaurante, junto a su carta de vinos, no muy extensa, pero siempre con referencias interesantes para los más curiosos. Respecto al precio, podemos decir que son más que razonables, para todo lo que recibimos. Si tuviera que definir Mediterráneo con una frase, probablemente diría ‘un lugar en el que me encuentro a gusto y se come muy bien’.