Actualidad

Salitre, la nueva apuesta gastronómica del cocinero Abraham Garrote

Por Maria Sánchez Palomo,

Fue complicado decidir el cierre de La Solana”, explica Abraham Garrote a Gurmé Málaga, pero está claro que cuando una puerta se cierra, alguna ventana se abre… En el mismo lugar que ocupara su anterior restaurante acaba de inaugurarse Salitre, un proyecto que ha devuelto la ilusión al cocinero sevillano y que es sin lugar a dudas una de las grandes novedades gastronómicas de la provincia este 2019. Se inauguró el pasado viernes y, de momento, la acogida que está teniendo esta nueva propuesta es muy positiva. “Estamos muy contentos porque hemos arrancado con buen pie”, apunta Garrote. 

Salitre nace con vocación de taberna marinera tradicional, con el objetivo de “dar de comer bien al cliente y apostar por un producto de calidad por encima de todo”. En la carta, desde tortillitas de camarones y croquetas de corvina o albóndigas de choco a guisos marineros y platos muy de la tierra, como es el caso del gazpachuelo malagueño. El producto estrella es el atún rojo, en torno al que el cocinero ha ideado 25 platos diferentes en los que se utilizan las 19 partes que conforman esta valorada materia prima. En guisos, a la brasa, a la plancha, en escabeche, encebollado e incluso sashimi y tataki, porque en Salitre también se toman ciertas licencias para ir más allá e incorporar tendencias gastronómicas del momento.

taberna salitre

Este restaurante en Fuengirola, situado en la avenida Ramón y Cajal, cuenta con varios espacios. Mesas altas y barras para quienes quieren algo más rápido e informal, optar por tapas, medias raciones o raciones, y mesas bajas, para quienes busquen el reposo y la tranquilidad. También tiene dos terrazas. En unas y otras zonas se puede degustar esta cocina con intención marinera, “andaluza y elaborada con productos 100% de aquí”, señala Garrote. Traen el pescado y el marisco de Málaga y el atún de Tarifa y Barbate. Cuenta con un ticket medio que ronda los 20 euros y tiene en mente lanzar un menú por 16 euros, aunque aún está pensando cómo elaborar esta propuesta. 

Salitre es un proyecto muy personal, un negocio largamente acariciado por Abraham Garrote. “Solo quiero hacer disfrutar a la gente, que venga, coma bien y lo pase divinamente. Que haya bullicio y jaleo, que las personas hablen y compartan el momento”, nos dice. Es así como se ha imaginado esta taberna que llega para devolver la ilusión al chef. “Costó mucho tomar la decisión de dejar atrás La Solana, la verdad, pero es que Fuengirola es una plaza complicada para este tipo de cocina”, apunta mientras conversa con Gurmé Málaga. “Yo sigo avanzando y no olvido la alta cocina, la verdad, de hecho tengo claro que volveré, pero ahora estamos en otro momento”, concluye. 

El cocinero deja claro cuáles son sus intenciones y su objetivo: crear un sitio en el que compartir y disfrutar, un restaurante en el que la materia prima sea de calidad y se acerque el producto andaluz a los clientes. Así es Salitre, la cocina con sabor a mar de Abraham Garrote.