Actualidad

Despega Maison Lú: El proyecto marbellí de Juanlu Fernández abre sus puertas con altas pretensiones

Por Redacción,

“Se avecina tormenta en Marbella. Maison Lú abre sus puertas a toda máquina, con decoración de firma y altas pretensiones. Cocina francesa y de producto refinada a cargo de Juanlu Fernández, rotisserei de avezas opas sin complejos, salsas con fundamento y una terraza lujosa. Tendrán que pulir la personalidad de la oferta y el servicio de sala pero será la estrella de este verano, sin duda. El vino se cuida pero también se cotiza”. Así de rotundo y claro habla el editor de Gurmé Málaga, Carlos Mateos, de uno de los proyectos hosteleros más esperados de la Costa del Sol, el desembarco del estrella Michelín Juanlu Fernández en territorio marbellí. 

La inauguración oficial ha sido el pasado viernes 17 de mayo. ¿El concepto? Un espacio gastronómico con un concepto informal y cuidado que invita a disfrutar de su alta cocina franco andaluza. Maison Lú apuesta por fusionar tradición e innovación con una propuesta culinaria que definen como “vanguardia de retaguardia” y en la que se cuidan al máximo tanto el fondo como las formas. La decoración, como ya apuntaba Carlos Mateos, es arriesgada, con mucho colorido y una personalidad muy clara que recuerda a un bistrot francés. 

Maison Lú cuenta con una carta abierta, centrándose especialmente en aves francesas, lo que lo convierte en la primera rotisserrie especializada de Marbella. Tradición francesa y producto andaluz que cobra protagonismo en sus platos, en las salsas y aderezos. Se fundamentan en la cercanía y el respeto del chef por el producto de temporada, todo ello unido a una buena dosis de creatividad. En paralelo, cuentan con una bodega y una carta especial de cócteles, con 25 combinados diferentes, clásicos, originales, con y sin alcohol.

En cuanto a la decoración, como se adelanta anteriormente, Maison Lú es una combinación arriesgada de color, diseño y sensibilidad. El responsable del interiorismo es el arquitecto mexicano Jean Porsche, que se ha inspirado en la pasión de Juanlu por la cocina francesa, así como en el glamour de las fiestas de Marbella en su época de esplendor. El color burdeos es el hilo conductor que traslada al recuerdo de los bistrots franceses que uno puede tener en su memoria. El restaurante tiene seis ambientes distintos y la terraza de entrada constituye una gran carta de presentación con sus enormes toldos, un suelo con alfombras de diseño vegetal y unas butacas italianas de estilo años 70.

El hall transmite un toque francés muy característico aportándole gran personalidad al restaurante. En él encontramos una fusión de papeles con motivos geométricos burdeos combinados con otros en tonos azules y blancos evocando al Mediterráneo, y en el techo una gran lámpara con 600 cristales. El mobiliario se decanta por sillas tipo ópera y mesas de bordes dorados con cristales negros, mientras que la cocina viene presentada con dos barras de mármol, una en blanco y otra en negro, y una pared forrada con contraventanas de madera como contrapunto que envuelven el laboratorio de los sueños gastronómicos del chef Juanlu. Todo ello confluye dando la bienvenida a los invitados para adentrarse en el universo Lú, el comedor de invierno basado en una reinterpretación de las antiguas cabañas de playa.

restaurante maison lu en marbella 2

restaurante maison lu en marbella 3

Maison Lú hace realidad el sueño del cocinero jerezano gracias a Grupo Boqué. Esta corporación apuesta por la diferenciación dentro del sector hospitalizó. La compañía se centra en localizar aquellas carencias de cada punto turístico para crear propuestas diferenciales que complementen el destino.

Respecto a Juanlu Fernández, este lleva ya más de 13 años en el mundo de la hostelería y la restauración. Comenzón trabajando en un panadería, lugar donde descubrió su pasión por la cocina a través de la pastelería artesanal. A los 18 años se pone a las órdenes de Martín Berasategui y con 23 años es nombrado jefe de cocina del afamado Aponiente, haciéndose cargo de la dirección gastronómica del grupo. Después de conseguir con dicho restaurante los principales premios y reconocimientos en el mundo de la gastronomía, con 33 años decide volver a su ciudad natal y crear Lú Cocina y Alma consiguiendo alcanzar su primera estrella Michelín y un Sol de Repsol.