Actualidad

Fermento calienta hornos en Málaga con su primera franquicia

Por Javier Navas-Hidalgo ,

Fermento es el nombre del nuevo proyecto gastronómico ubicado en la localidad marbellí de San Pedro de Alcántara, que tiene por objeto ofrecer a sus clientes la mejor panadería y repostería, apostando por una materia prima de calidad y una cuidada elaboración del producto basada en recetas tradicionales. Con el fin de armonizar materia y tradición, la franquicia apuesta por la elaboración del pan de siempre atendiendo a las nuevas técnicas de cocina. Harinas ecológicas, poca levadura o el método de doble fermentación son algunos de los distintivos de esta panadería que ha sido capaz de reinventar un modelo de negocio que parecía estático; adaptándolo así a la gastronomía moderna, sin alterar la esencia de la hogaza de toda la vida.

Dirigido por Carlos Pérez y Eva Mostazo (El Obrador de Juanito y La Bella Julieta), junto con la consultoría Lumen Proyectos Gastronómicos, la firma desarrolla su actividad en España proveyendo a restaurantes de reconocido prestigio, como Messina y Skina (Marbella), La Cosmopolita (Málaga), Bardal (Ronda), La Costa (El Ejido) o Clos (Madrid), entre otros. La marca ha sido respaldada por distintas personalidades del mundo de la gastronomía, como Marcos Granda (sumiller y propietario de Skina, restaurante premiado con estrella Michelín), primer asociado de Fermento, que espera convertirse en la punta de lanza para una panadería que cimienta su filosofía sobre tres principios: artesanía, calidad y sostenibilidad.

panaderias fermento

Carlos Pérez fue quien dio vida a este nuevo concepto de negocio hace aproximadamente un año, en Vélez-Málaga, recogiendo así el testigo de su abuelo, fundador en 1959 del Obrador de Juanito, popular tahona alcaucimeña, y transmitiendo el arte de la elaboración del pan a las nuevas generaciones. Cuando constató que en muchos lugares no estaba el horno para bollos, pues no existía “ningún sitio de referencia (…) al que acudir”, se decidió a emprender el proyecto en dicho municipio. Fundamentó su decisión no solo en la escasez de establecimientos especializados, sino, además, en la dificultad de encontrar un centro artesanal que ofreciese un producto de calidad para todos aquellos amantes del buen pan. Y es que, su dominio de la materia prima le convierte en un reclamo culinario de primera, donde el interesado pueda encontrar un género tan específico como el pan de pasas, de nueces o incluso de espinacas con queso.

Las claves del éxito de la franquicia no residen únicamente en el carácter panadero de la firma, sino también en la exquisitez de su repostería. El prestigio de Fermento también se debe a su experiencia en el ámbito de la pastelería, como así lo demuestra La Bella Julieta, que goza de seis cafeterías en la provincia de Málaga. El resultado de esta compenetración entre el sector del pan y el del postre se aprecia en la gran variedad de productos artesanales que ofrecen al consumidor, que se suceden desde el clásico pan de trigo hasta la tarta de zanahoria o la palmera de praliné.

franquicia de panaderias artesanas fermento

Con la inauguración de su primera filial en San Pedro de Alcántara (Plaza de la Iglesia, 1) y la promesa de una próxima apertura en otra localización de la geografía malagueña entre 2019 y 2020, el objetivo de Fermento es construir un franquiciado que exporte sus hornos más allá de la provincia, abriendo así su red de servicios a otras ciudades españolas.