Madrid

Rocacho

7 /10
Precio medio
70€
Dirección
Padre Damián,38
Aparcacoches
Si
Teléfono
91 421 97 70 Llamar
 Rocacho
Foto Belén Diaz
Rocacho Padre Damián 38,Madrid

El Capricho, en Jiménez de Jamuz (León), es uno de los más renombrados restaurantes de carne de España. Su propietario, José Gordón, compra bueyes y vacas de trabajo, los mantiene en sus instalaciones, los sacrifica y madura sus lomos en cámaras propias. Casi todas esas piezas se venden en el propio restaurante. Gordón cuida mucho la imagen de sus carnes y sólo se las vende a establecimientos que considera que reúnen las condiciones adecuadas. En concreto en Madrid son nada más que dos las casas que reciben las chuletas. Una de ellas es este moderno asador situado enfrente del hotel Eurobuilding, un espacio con decoración actual, terraza acristalada, comedor en dos alturas y la cocina abierta. En esta pueden verse los grandes chuleteros de vacuno y las parrillas en las que se asan. Todos los detalles están cuidados: mantelería (no deja de ser curioso que ahora haya que destacar la presencia de manteles en las mesas), vajilla, cubertería y cristalería de calidad. Y un equipo de sala profesional y con una amabilidad por encima de la media.

En Rocacho se cuida la materia prima. De El Capricho llegan también otros productos de calidad como la extraordinaria cecina (24 €), el chorizo (20) y el salchichón (20) de buey y diversos cortes de carne. En este caso son menos reseñables porque estos sí se encuentran más habitualmente en otros restaurantes. Perfectos para tomar como entrada. Rica la ensaladilla rusa (14,50), con una mayonesa potente. Como pega, algunos trozos de patata demasiado grandes. Otra opción son las croquetas (14). Buenas las de jamón y escasas de sabor las de gamba roja. Aprovechando la temporada se ofrecen estos días platos con alcachofas. Probamos las confitadas y rematadas en la brasa con cecina de buey (22). Las verduras, muy bien, la cecina, de calidad, pero, al presentarse en lonchas, cada cosa va por su lado. De buey son también los callos (19), a la madrileña. Con buen sabor, pero faltos de melosidad.

Capítulo importante en esta casa son los arroces. De capa muy fina, lo que permite que se forme el cada vez más inhabitual socarrat, los granos en su punto, sin grasa y con fondos potentes. Muy recomendable el de verduras de temporada y pollo campero (22,50), aunque hay otras opciones como el «del señoret» o el meloso con vieira y berberechos. Y, para terminar, imprescindibles las carnes de El Capricho. Solomillo de buey (49,50) o de vaca (27), entraña (25) o un steak tartar (39,50 de buey, 29,50 de vaca). Pero sobre todo las chuletas, de las que se ofrecen dos opciones. Una de vaca más joven, con 40 días de maduración (65 el kilo) y otra de vaca de trabajo con 90 días de cámara (95 el kilo). La diferencia de precio es importante, pero vale la pena apostar por la segunda, con un sabor más profundo. Llega en su punto, con una guarnición de pimientos del piquillo asados (6) y otra de buenas patatas fritas (4).

Postres caseros y tradicionales (8) que van desde las tartas de queso o fina de manzana hasta la torrija o unas filloas que se flamean en la mesa, ricas pero con exceso de crema. Se completa todo con una bodega más que suficiente.

No cierra. Terraza