Madrid

Míster O1

6.5 /10
Precio medio
22€
Dirección
Sor Ángela de la Cruz,22
Teléfono
91 905 77 75 Llamar
Web
www.mistero1.es
 Míster O1
Foto: Belén Diaz
Míster O1 Sor Ángela de la Cruz 22,Madrid

Sigue teniendo Madrid una carencia de buenas pizzerías. Apenas media docena para toda la ciudad. Por eso siempre es una buena noticia la apertura de una con ciertas aspiraciones y con un nivel de calidad satisfactorio, al menos en estas primeras semanas de vida. Mister O1 (letra o, número uno) llega desde Miami, ciudad en la que se instaló en 2014 el italiano Renato Viola, natural de Salerno. Comenzó con un pequeño local y ahora cuenta ya con tres restaurantes en los que sirve, en conjunto, más de 1.300 pizzas diarias. El extraño nombre responde a una visa especial (la O1) que le concedieron para trabajar en Estados Unidos.

Para su desembarco en Madrid se ha asociado con Carlos Galán, del grupo La Misión, propietario, entre otros, de El Recuerdo y El Olvido. A diferencia de la mayor parte de pizzerías, no han instalado horno de leña. Para elaborarlas emplean dos hornos eléctricos especiales que pueden hacer simultáneamente doce pizzas en tres minutos. Se gana en regularidad y en rapidez, pero se pierden esos aromas que aporta la leña a una buena pizza.

Las de Mister O1 son pizzas al estilo de las romanas y de las del norte de Italia, con la masa muy fina y crujiente, que son las más populares entre los madrileños. Nada que ver con las genuinas napolitanas, de masa esponjosa y bordes gruesos. Aquí consiguen una masa muy lograda, con acertado punto de tostado y de crujiente y, sobre todo, especialmente ligera, de esas que no pesan a la hora de la digestión.

En la carta se agrupan en tres bloques: pizza tradicional (entre 9,40 y 10,40 €), especial (12,40) y «extraordinaria» (entre 13,40 y 15,90). Estas últimas aportan un toque de creatividad en la forma y en los ingredientes. Varias de ellas, que se denominan «star», tienen forma de estrella de ocho puntas, con los bordes rellenos de ricota. Al margen de estas cuestiones, que son más de márketing que otra cosa, lo cierto es que las pizzas no están nada mal.

Probamos la Bella Margarita (una margarita con mozzarella DOP), la Marco (muy fresca, con mucha rúcula), y la Star Luca (en estrella, con salami picante y ricota). Como más «creativa», la Coffee Paolo, con salami picante y el añadido de miel y café espolvoreado por encima. Busca epatar, pero es prescindible, no tanto por el café, que no molesta, como por un exceso de miel que la hace muy dulce. Quitando ésta, muy correctas las restantes. Al margen de las pizzas, en el horno se hacen también tres «calzone» (11,90), con diferentes ingredientes, incluido uno vegetal.

Hay un brevísimo apartado de entradas, casi todas distintas combinaciones de burrata, desde la más sencilla, sólo con tomate y rúcula (10,90), hasta las que llevan alcachofa, speck o jamón de San Daniele (12,90). Todas correctas salvo la combinación con aceite sintético de trufa blanca, absolutamente prescindible. Completan la carta dos postres para muy golosos. Una pizza de Nutella (6,90) y un calzone con el mismo ingrediente y plátano. Muy flojo apartado de vinos, apenas seis entre blancos y tintos, algunos italianos, que invita a inclinarse por la cerveza. Un sitio para comer razonablemente por poco dinero y a cualquier hora, ya que abren ininterrumpidamente desde la una del mediodía hasta medianoche.