Madrid

Glass Mar

7 /10
Precio medio
40€
Dirección
Hotel Urban. Carrera de San Jerónimo,34
 Glass Mar

Ángel León ha traído a Madrid un bar elegante, como corresponde al hotel en que se ubica, un espacio informal en el que ni siquiera se admiten reservas. Una decena de mesas pequeñas repartidas por el local y dos barras para sentarse, más pensadas para una comida rápida, casi un tapeo, que para algo más serio. Para darle un aire marino, en el techo puede verse un esqueleto de ballena, y en los ventanales tarros de placton iluminados. Lo que se ofrece en este renovado Glass es una breve carta de platos que forman parte de la trayectoria del gaditano. Platos divertidos y ricos, pensados para compartir aunque con precios elevados.

Al frente de la cocina está Borja de la Cruz con el asesoramiento de Ismael Alonso. Ambos han trabajado bastante tiempo con León. Entre las entradas no hay que perderse las sardinas ahumadas con berenjena, todo un clásico de Aponiente. Se pueden probar también los embutidos marinos. Cuatro platos destacan sobre el resto. Las ostras merengadas, cortadas en trozos pequeños; el falso steak tartar de calamar, aliñado como si fuera de carne; los lomos de caballa en escabeche; y las vieiras en una potente holandesa de tripas de choco. Correcta sin más la royal de erizo con holandesa de placton . Aunque si lo que quieren es probar el placton, mejor pidan el que va en un arroz meloso, puro a sabor a mar. Pueden terminar con una agradable versión de los huevos rotos con camarones fritos, panceta ibérica y mayonesa de kimchi.

Los postres tienen menos interés. Refrescante el melón infusionado con vermut y normalito el chocolate con semillas, en realidad frutos secos. Muy interesante la carta de vinos que, aunque no es muy larga, apuesta de forma decidida, como ocurre en Aponiente, por los generosos gaditanos. Siempre servidos por copas. Y siguiendo la línea de lo que era el Glass Bar, hay también cócteles que ahora se hacen principalmente con esos mismos generosos con muy buenos resultados.

No cierra.