2,3 millones de españoles toman medicamentos sin control médico para adelgazar - ATLAS
Adelgazar

«Hay varias cosas que todo el mundo hace mal cuando se pone a dieta»

María Amaro es la creadora del Método Amaro de Adelgazamiento, y directora de la clínica FeelGood

MADRIDActualizado:

Llega la cuesta de enero y con ella, los buenos propósitos, muchos de los cuales incluyen la pérdida de peso. Pero, ¿por qué la mayoría de la gente fracasa? La doctora María Amaro, directora de la clínica Feel Good, señala que hay cinco errores que casi todo el mundo comete cuando se pone a dieta. «El primero suele ser el querer que la pérdida de kilos sea rápida y efectiva, y para esto siguen regímenes extremos y, en ocasiones, dañinos para su organismo. Porque cada vez que sometemos al cuerpo a una dieta restrictiva lo que en realidad estamos haciendo es ponerle a prueba. Esto provoca que cada vez seamos capaces de sobrevivir con menos calorías, que la pérdida de peso sea cada vez más difícil y mucho más fácil recuperar los kilos perdidos». Ahí tenemos la equivocación número uno.

Seguir un plan de adelgazamiento rápido, prosigue Amaro, «implicará la eliminación de muchos nutrientes como hidratos de carbono (pasta, arroz, pan....), que en realidad son alimentos indispensables en una dieta saludable. Típico también en estas fechas en las que queremos quitarnos rápidamente los kilos cogidos en Navidad es hacer dietas muy restrictivas, incluso ayunos, lo cual sin un seguimiento médico puede ser peligroso para nuestra salud. Además, dietas restrictivas y de este tipo normalmente no son nunca puestas por médicos, siendo este uno de los errores más graves que cometemos al querer adelgazar».

Otro error muy común que conlleva seguir un plan de alimentación muy restrictivo, continua esta experta, es que no nos damos ningún capricho. «Esto nos conduce a una gran ansiedad que provocará el abandono de la dieta, que al haber sido tan restrictiva tendrá un efecto rebote y nos hará recuperar más peso del que hayamos perdido. La ansiedad es parte fundamental en este campo (exceso de restricción alimenticia), y un exceso a la hora de restringir nutrientes conlleva a un estrés emocional innecesario. La perdida de masa muscular se reduce por la dieta hipocalórica».

Esto mismo ocurre, al parecer, si nos saltamos comidas, hacemos ayunos o no nos ponemos en manos de un profesional, que a la postre, advierte, «es la única persona indicada para prescribir una dieta sana y equilibrada que nos evite tener una ansiedad que nos lleve al fracaso y abandono de la dieta. Para lograr el éxito es crucial una estrategia a la hora de abordar un régimen, y para eso es fundamental también un análisis previo del paciente: no todas las causas son iguales, tampoco los pacientes».

Un tercer fallo que toda persona que quiera perder kilos debe evitar es hacer dietas con batidos o productos que no sean comida elaborada. ¿Por qué? «Porque por poner un ejemplo, está demostrado que la proteína aislada acidifica la sangre y descalcifica los huesos. Y porque la realidad es que, si no aprendemos a tener unos hábitos saludables de alimentación, no solo no adelgazaremos, si no que no será posible mantener en el tiempo, aunque lo peor quizás sea no tener una idea clara de las consecuencias a largo plazo de este tipo de planes. Sí podrían ser una ayuda en momentos de alto desempeño físico, pero no convertirse en algo genérico en nuestra vida normal y habitual de cada día», explica esta médica.

Ojo con los productos «light» para adelgazar

La cuarta equivocación más cometida cuando hay kilos de más es pensar que lo «0%» o lo «light» es recomendable. Respecto a los productos etiquetados como "light", recuerda Amaro, y tal y como indica la legislación vigente, «un alimento se puede denominar así cuando el fabricante ha reducido en un 30% su aporte calórico o el contenido de algún nutriente (generalmente grasas o azúcares) en relación a su producto homólogo tradicional ("no light"). Luego un producto "light" no es un producto sin calorías, simplemente tiene 30% menos de algunos de sus nutrientes. Leamos las etiquetas, porque no hacerlo puede inducir a error y por creer que es la "light" consumimos más cantidad de la debida».

En cuanto a los «alimentos 0%», «estos hacen referencia a los que aportan menos de 0,5g de grasa o de azúcar por cada 100g, 100 ml de alimento. De nuevo esto no significa que no nos aportan calorías. Lo único que no aporta calorías es el agua, las infusiones, las especias y las hierbas aromáticas que podamos utilizar en la elaboración de nuestras comidas».

Por todo esto Amaro insiste en que leamos las etiquetas a la hora de hacer la compra, «ya que tampoco es lo mismo un alimento sin azúcares que sin azúcares añadidos». «Los azúcares (disacáridos) se encuentran en forma natural en la leche y productos lácteos (lactosa) y las frutas (fructosa). Por contra, hablamos de azúcares añadidos cuando éstos se agregan a los alimentos durante su elaboración para darles un sabor más dulce o poder conservarlos. Por ejempl,o la fruta tiene azúcar natural no añadida y la mermelada de la misma fruta tiene azúcar».

Así que, concluye esta experta, no caigamos en el quinto y definitivo error, que son las «dietas milagro», y «apostemos por una dieta que sea la última, la dieta definitiva para nuestro cuerpo, que nos permita tener unos hábitos alimenticios mantenibles de por vida y no hacer dieta después de cada Navidad, Semana Santa, verano, o antes de bodas, bautizos o comuniones».

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia