«Todo conflicto al que se enfrenta nuestro cuerpo se refleja en él de alguna manera»

Quim Vicent, osteópata y psiconeuroinmunólogo, acaba de publicar «Aprende a escuchar tu cuerpo»

BARCELONAActualizado:

Para Quim Vincent, osteópata y psiconeuroinmunólogo, todo conflicto al que se enfrenta nuestro cuerpo se refleja en él de alguna manera. De hecho, asegura, «no sólo se puede transformar en dolor físico, si no en falta de energía, imposibilidad de tener nuevas relaciones, un bajón en rendimiento escolar o académico, o en las futuras relaciones con nuestros hijos. Todo está conectado». Es más, explica Vincent: «el conflicto significa no aceptación, lo que se traduce en dolor. Los conflictos son el resultado de anclarnos en el pasado, de tener miedo al futuro y todo esto carga nuestra mochila emocional hasta llegar al desequilibrio físico. Hay que pararse más y vivir en el presente con aceptación».

Vincent acaba de publicar ahora un libro, «Aprende a escuchar tu cuerpo» (RBA Libros, sello Integral), donde enseña con un lenguaje claro y sencillo a prestar más atención a los mensajes que nos manda nuestro cuerpo.

¿De donde surge la necesidad de estrenarse como escritor, después de quince años como osteópata en Barcelona?

A raíz de una serie de conferencias que realicé el año pasado que tuvieron muy buena acogida. Mucha gente me sugirió que sería interesante que todas las cuestiones que planteaba se tradujeran en un libro. Finalmente me animé y la verdad que el proyecto me entusiasmó, ya que se trataba de poner por escrito todas las experiencias vividas de estos últimos años. Así que resultó relativamente fácil.

Pero no se ha limitado a la osteopatía, se vale usted además de otras disciplinas.

Amplío conocimientos siempre que puedo. Las especialidades médicas no contemplan la salud en la totalidad del cuerpo. La osteopatía me enseñó la importancia de este punto de vista, puesto que plantea una visión global donde todo en nuestro cuerpo está conectado. Así que siempre me ha parecido interesante poder entender la patología desde los distintos puntos de vista. La posturología y la psiconeuroendocrinoinmunologia, por ejemplo, han sido mis dos últimas áreas de desarrollo en mi formación.

Se usa habitualmente, con cierta ligereza, el término integrativo, pero para usted es algo muy preciso ¿No es así?

El cuerpo es una interconexión de todos los sistemas que lo conforman. Una infección en un diente puede provocar otros problemas de salud en las distintas partes del organismo. Una hernia discal puede estar relacionada con un problema digestivo. Una migraña o dolores menstruales de repetición pueden tener su origen en un desorden hormonal. Es obvio que en nuestro cuerpo cuando hay una disfunción en una parte, se refleja en otra o desencadena una serie de disfunciones. Es como cuando se enreda el hilo de una marioneta y se colapsa gran parte de su funcionamiento. Eso es tener una mirada integral a la salud de nuestro cuerpo.

¿Estamos equivocados en nuestra definición habitual de salud?

Más que utilizar el concepto equivocación, utilizaría el de falta de información. Pero eso también está cambiando, puesto que al disponer de muchos más recursos para informarnos, nos hemos dado cuenta de que hay muchas más maneras de afrontar nuestra salud. La gente cada vez está más dispuesta, siente inquietud por lo que le pasa y ve que dispone de distintas opciones a la hora de gestionar su salud.

¿Podemos estar sanos aunque cultivemos malos hábitos?

Sabemos que la salud es multifactorial, es decir, no a todos nos afecta lo mismo. Depende de nuestra historia de vida con nuestras mochilas emocionales y la parte genética que conforma nuestra persona. A partir de ahí cuando sumes más factores que alteren el producto, sea por el tipo de alimentación, el estado de tu respiración, la gestión de tus emociones, pues dependerá tu estado general de salud. Cuando fallen muchos de estos componentes, o todos ellos, tu salud se irá viendo perjudicada. Es decir, puede existir un mal hábito si el resto de los campos que conforman nuestra salud están cuidados. Se trata de cultivar el equilibrio.

¿Por qué lo de cuidarse suena tan aburrido?

No creo que resulte aburrido, como decía anteriormente, se trata de encontrar el equilibrio. Conocer el estado de tu cuerpo te va ayudar enormemente a saber donde están sus límites. Aquí es donde entramos los profesionales de la salud, ayudamos al paciente a conocer el estado del organismo: el estado de tu intestino, de tu postura, de tu boca, de tu estado emocional, etc. y como trabajar para encontrar el equilibrio. Además el cuerpo es muy agradecido, con pequeños cambios, tiene la capacidad de cambiar muy rápidamente.

En su libro hace referencia a pacientes de todo el arco de edades, incluso antes de nacer. Atiende a madres antes y después del alumbramiento, y también a neonatos. Se trata de un abordaje preventivo, ¿es correcto?

Efectivamente, es preventivo, pero también terapéutico. Los partos muy instrumentalizados, con fórceps, o de intervención por cesárea, pueden conllevar unas tensiones craneales que son muy importantes de trabajar en el bebé. Con estas técnicas de trabajo mejoraremos el crecimiento del pequeño, ayudaremos a mejorar su sueño o sus digestiones, e inclusive aliviar irritabilidades que los padres no entienden, y que habitualmente responden a esas tensiones craneales debidas al parto, que ya por sí mismo es un momento traumático para el recién nacido. En otros países la figura del osteópata forma parte del equipo de obstetricia y está presente en los partos, puesto que es de suma importancia acompañarlo en el momento clave de llegar a la vida.

Habla en su libro de la importancia de la boca y de las heces. ¡Muy curioso!

Sí, hablo y doy importancia a dos orificios muy destacados de nuestro cuerpo, a nuestra entrada digestiva y su salida ¡cómo no! Están por supuesto muy relacionados. Sabemos que en el primer excremento que realiza un bebé se encuentran bacterias de la boca de la madre, así que cualquier patología en salud bucodental de la madre interfiere en la salud del pequeño. Pero es que además, y ya lo establecen estudios recientes, el cuidado de dientes y encías puede influir en los síntomas y dolencias de las articulaciones. Otras investigaciones relacionan la inflamación de las encías con problemas cardiovasculares, diabetes o deterioro cognitivo en personas con Alzheimer. Así de importante resulta la boca en el resto de nuestro organismo.

Además, hay que tener en cuenta que como hay un sistema común de mucosas, si nos sangran las encías por tenerlas inflamadas, lo estará muy probablemente nuestro intestino. Si coincide que una de las fases de depuración de nuestro hígado, dónde eliminamos nuestras hormonas del estrés, no se realiza correctamente, acumularemos más este tipo de hormonas, habiendo una predisposición a sufrir ansiedad. El resultado es que haremos unas deposiciones más blandas, o en forma de bolas. En una forma de ver como todo está interconectado; en este caso un sangrado de encías se puede relacionar con el tipo de heces que tengamos.

Las comidas rápidas ¿Son todas inflamatorias?

Lo que hay que saber es que el cuerpo está en constante inflamación y desinflamación. Esto es un proceso natural constinuo. El problema viene cuando mantenemos la inflamación permanente debido a un consumo excesivo de comidas preparadas, harinas refinadas o de muchos azúcares en nuestra dieta. Cuando vas a iniciar un tratamiento en el que se tratará una lumbalgia, dolores articulares o esguinces, es importante cuidar el tipo de alimentos para revertir lo antes posible el proceso de inflamación. De la misma manera que si padecemos algún tipo de alergia y nos dan antiestamínicos, deberíamos tener en cuenta el no consumir alimentos que lleven mucha histamina como lácteos, embutidos o cítricos.

¿Es cierto que un buen ajuste puede mejorar la audición?

Tenemos técnicas pediátricas muy efectivas para mejorar las otitis de repetición en bebés, y en muy pocas sesiones. Los niños nacidos por cesárea por ejemplo, tienen un sistema inmunitario más débil, puesto que no han pasado por el canal habitual del parto y no reciben las bacterias vaginales fundamentales para un desarrollo apropiado del sistema inmune. Así en estos casos, los pequeños tendrán más riesgo de sufrir ciertas inflamaciones como las otitis. Nuestro trabajo será recuperar las restricciones craneales, en el caso de estas otitis con estas maniobras podemos mejorar al bebé.

¿Por que la osteopatía no ha alcanzado los niveles de popularidad que según los beneficios que predica merecería?

Bueno, en España empieza a ser conocida, aunque se puede decir que no del todo reconocida aún, puesto que su formación está pendiente de ser homologada. No es el caso de la mayoría de países europeos o de Estados Unidos, dónde es una especialidad de primer nivel y forma parte del cuadro médico. En 1997, el Parlamento Europeo ya solicitó a los estados miembros su reconocimiento. La Organización Mundial de la Salud la considera una profesión sanitaria de primera intención e independiente de otras, y manifestó hace años la necesidad de integrar la osteopatía en los sistemas de salud de cada país. Así que podemos decir que nuestra profesión disfruta de una popularidad y reconocimiento considerable. Es quizás en España en dónde todavía se encuentra en una situación de ejercicio libre, como una profesión parasanitaria no reglada, por lo que la gente la desconoce algo más. Situación que debería cambiar en breve, dentro del marco en que nos encontramos.

En cuanto a su clínica en Barcelona... ¿Quizás su emplazamiento y el equipo que la conforma condiciona el tipo de pacientes que recibes?

Espero que no. Trabajar en un recinto modernista es un regalo diario. Nuestras instalaciones son mágicas, como lo es el equipo, del que me siento muy orgulloso. Tenemos pacientes de todo tipo y de todas las edades. Y no quisiéramos condicionar para nada a quien esté dispuesto a dar un paso hacia la salud permitiendo que lo acompañemos.

¿Con que mentalidad deben los lectores acercarse a su libro?

Hay un buen consejo que en general va muy bien para mantener una buena salud, que es el de tener una mente abierta en esta vida. Las personas muy taxativas y con ideas prefijadas suelen tener más números para sufrir distintas patologías, y no disfrutan tan intensamente de las situaciones de la vida. Además con una mentalidad abierta es probable que aprendas más cosas que desconocías y no creías posibles. Dejas lugar y espacio en tu cuerpo para que entre nueva información, luego puedes digerirla y razonarla según tu criterio. Es un ejercicio maravilloso. Así que, como todo en la vida, es bueno acercarse al libro con una mentalidad abierta.

¿Puede alguien con la lectura de su libro o con una sola sesión de osteopatía aprender a escuchar su cuerpo?

El libro va permitir establecer un diálogo con el cuerpo, más allá de la expresión oral. Es decir, si prestamos atención a los mensajes que nos da el cuerpo: sus tejidos, su postura, la manera en que miramos, como pisamos o respiramos. El terapeuta es capaz de descifrar esos códigos y en el libro intento explicarlo para que dispongamos de mayor información a la hora de entender que nos está diciendo el cuerpo. Se abre un campo de visión diferente.

¿La creciente práctica deportiva ayuda a escuchar o a ignorar nuestro cuerpo?

Cada persona tiene que conocer sus limitaciones, y si no es el caso, ahí es donde entra el terapeuta, que ayudará y aconsejará de las condiciones físicas y en consecuencia como deberán ser las prácticas deportivas. Es importante adaptarla a las necesidades de cada paciente como todo, y evitando los excesos.

Para acabar, ¿Por qué donar todos los beneficios de la venta de su obra? ¿Y por qué a la ONG de los Pallapupas?

Tenía muchas ganas de poder realizar un proyecto en el que pudiera colaborar con alguna ONG. Los Pallapupas trabajan con la medicina de la sonrisa, se dedican hacer reír a personas que se encuentran hospitalizados por algún motivo, y eso me parece una labor más que encomiable, muy admirable. Conseguir una sonrisa en momentos difíciles de su vida es regalar algo maravilloso; así que me siento muy orgulloso de poder ser de ayuda en la medida de lo posible en un proyecto tan generoso. Lo decía Gabriel García Márquez, no hay medicina que cure lo que no cura la felicidad.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia