La sensación de falta de luz es otro de los síntomas de la presbicia
La sensación de falta de luz es otro de los síntomas de la presbicia

Alejar el papel para leer es un síntoma de vista cansada, pero no es el único

La mayoría de la población piensa que la presbicia es «no ver bien de cerca», aunque este proceso natural del ojo tiene otras connotaciones

Actualizado:

La vista cansada, o dicho de manera más científica, la presbicia, es la pérdida de la capacidad para enfocar objetos cercanos. Se trata de un proceso natural del ojo debido al deterioro que sufre con la edad su lente natural, el cristalino, que se vuelve más rígido, por lo que pierde capacidad de enfoque.

Es, por tanto, una situación por la que la mayoría de la población pasa al superar los 40 o 45 años, mostrando una alta prevalencia. A pesar de esta afección casi masiva, lo cierto es que el 55% de las personas mayores de esta edad desconocen el concepto de «presbicia» y aseguran que se trata de «no ver bien de cerca». Al menos es lo que se desprende del I Estudio sobre el conocimiento de la Presbicia en España 2019 elaborado por Clínica Baviera, lo que ha llevado a la compañía oftalmológica ha lanzar las pautas que ayudan a dar a conocer los síntomas de la presbicia y sus posibles tratamientos.

Sensación de falta de luz al leer

Es habitual que, aunque haya buena iluminación, las personas que empiezan a perder visión sientan que esta es insuficiente para realizar tareas cotidianas como leer. En concreto, el 78% de las personas mayores de 40 años con presbicia reconoce que siente dificultad para ver letras pequeñas.

Dolor de cabeza

Es uno de los principales síntomas ante cualquier problema de visión, pero en el caso de la presbicia se produce por el sobre esfuerzo que debe realizar el ojo.

Fatiga visual

Este esfuerzo extra genera que los ojos se cansen más y más rápido. De hecho, el 21% de las personas con esta afección asegura que es uno de sus principales problemas.

Necesidad de alejar los objetos

El tradicional gesto de alejar la pantalla del móvil (o un libro, una revista o un periódico) es otro de los principales indicativos, y es que el 54% de las personas que la padecen suelen hacerlo para intentar mitigar la falta de elasticidad del cristalino y así ver mejor.

En cuanto a los métodos de corrección de la presbicia, según explican los oftalmólogos de Clínica Baviera, al ser un problema generado por la edad y que no se puede prevenir, es importante tomar medidas en cuanto se sientan los síntomas para evitar la incomodidad que este defecto visual genera. La opción más habitual es la del uso de gafas, empleada por 9 de cada 10 personas con presbicia, aunque también existen técnicas quirúrgicas para tratarla.

El procedimiento quirúrgico más común es la sustitución del cristalino envejecido por una lente intraocular multifocal que hará su función y que permite que el paciente pueda enfocar a varias distancias (lejana, intermedia y cercana) sin depender constantemente de las gafas de cerca.

Eso sí, lo más importante, es siempre visitar al especialista que realizará un estudio oftalmológico para determinar la solución adecuada.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia