Las siete frutas que debes tomar para tener una piel radiante

La posibilidad de ahorrar en ciertos productos de cosméticas puede ser una ventaja para empezar a tomar más de estos alimentos

Actualizado:

Somos lo que comemos y nuestra piel es siempre un fiel reflejo de ello. ¿Debemos comer más fruta? Sí, es algo que todos sabemos, pero si ingiriéndola conseguimos que nuestra piel esté radiante e, incluso, podamos ahorrar en ciertos productos de cosmética, igual nos decidimos con más rotundidad a apostar por esta dieta saludable a través de una alimentación correcta.

Hay concretamente siete frutas claves que le darán a nuestro rostro un efecto glow increíble, ¿quieres saber cuáles son? Pilar Vela, Wellthy Expert de Royal Hideaway Sancti Petri, hace un recorrido por ellas.

1. Kiwi

No es lo que todo el mundo piensa, pero sí, los kiwis poseen más vitamina C que otras frutas como las naranjas, por ejemplo. Vela explica que «la Vitamina C es la clave para una piel radiante, fortaleciéndola y dotándola de un aspecto más joven, ya que previene el foto-envejecimiento. Conviene ingerir esta fruta por la mañana», así nos llenaremos de energía y la carga antinflamatoria, antioxidante y anti-aging la llevaremos con nosotros desde primera hora del día. Para tomarla de una forma más atractiva, lo mejor es hacerla en smoothie con un poco de leche vegetal o té verde.

2. Aguacate

Hay una clara moda de tomar aguacate sobre una tostada sin gluten, de espelta, de trigo sarraceno o de pan de centeno. Miles son las opciones de base, pero el «top» es siempre el aguacate, una tendencia tan estética como saludable. No solo es delicioso, no, el aguacate se compone de grandes beneficios como la biotina y la Vitamina E, dos esenciales para una piel perfecta. «Permiten proteger de los radicales libres y aportan un aspecto fresco y descansado», afirma la experta.

3. Limón

Hace unos años se volvió viral el famoso vaso de agua con limón a primera hora de la mañana, y fue una moda con todo el sentido, porque el limón es tremendamente beneficioso y nos ayuda a depurar. Como todos los cítricos, su ácido previene la creación de sebo, lo cual ayuda a las pieles con tendencia al acné. Además, es positivo para evitar las rojeces, unifica el tono y aclara la piel. «Un licuado con zumo de limón favorecerá nuestra digestión, nos hará sentir más saciados y mejorará la condición de nuestra piel».

4. Fresas

Una fruta que gusta a todos y quizás una de las que menos pereza le da comer a los «antifrutistas» por ser más fácil y rápida. Según recomienda Vela: «Se puede y debe comer diariamente gracias a su alto contenido en Vitamina C, pero también en ácido acetilsalicílico, uno de los principales neutralizadores del dolor». Un ácido que, además, se suele usar mucho en cosmética, por ejemplo en los limpiadores faciales para evitar rojeces o inflamaciones, además de que limpia en profundidad. Una razón más que suficiente para ingerir esta fruta que ayuda a prevenir granos, también, sí, y reducir los poros abiertos.

5. Açai

Son muchos los especialistas en el mundo de la piel que llevan años apostando por estas bayas como algo clave para su salud. En diferentes zumos o smoothies, da un sabor delicioso y mejora nuestro estado gracias a su alto grado de Vitaminas A, B, C y E. Es un poderoso antioxidante que nos ayuda a estar más jóvenes, reparando las células dañadas y optimizando nuestros niveles de hidratación.

6. Pitahaya

Esta fruta exótica ya es más que conocida en muchos de los hogares españoles, aporta numerosos beneficios. Supone una gran fuente rica de antioxidantes y una ayuda para combatir los radicales libres, ralentizando el envejecimiento. «También hace que nuestra piel esté más joven, flexible y firme», comenta Toñi Leal. Por último, posee capacidades antihistamínicas, ayudando a que nuestro organismo y rostro estén menos congestionados.

7. Coco

El coco es ese componente imprescindible de todas las dietas y rutinas de belleza. Ofrece beneficios tonificantes tanto para la piel como para el cabello e, incluso, las uñas. También es un hidratante natural increíble, acelera la curación de heridas y ayuda a proteger la piel, reduciendo incluso posibles inflamaciones. «Todos estos pros se deben a su alto contenido en ácidos grasos, el ácido láurico y las vitaminas que contiene, E y K, que ayudan a la regeneración celular, mantienen los niveles de colágeno y aumentan la elasticidad. Es por ello que el coco en estado puro o la leche de coco, por ejemplo con las frutas anteriormente mencionadas, se convierte en un potente combinado para nuestra piel», concluye Vela.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia