Parejas

Hay sexo después de la enfermedad

Tras el cáncer es posible afrontar la tarea de recuperar el deseo para mantener relaciones íntimas

Actualizado:

Cuando alguien supera un cáncer, el objetivo es volver a la normalidad. Uno de estos retos es recuperar la vida sexual. Desde Boston Medical Group, empresa líder mundial en salud sexual masculina, explican cómo es posible afrontar la tarea de recuperar el deseo para mantener relaciones íntimas.

El objetivo más importante que se le plantea a una persona cuando le dan la noticia de que padece cáncer es superar la enfermedad. Eso sí, cuando el oncólogo le comunica que el tratamiento ha finalizado y ya no hay que volver hasta después de unos meses para revisar que todo está bien, empieza la carrera de recuperar la normalidad en el día a día.

Según los expertos de este centro, «uno de los primeros obstáculos que debe superar es el aspecto sexual. Durante la terapia, los hombres pierden interés en el sexo, al menos por algún tiempo, ya que la preocupación, las náuseas, el dolor o la fatiga causan la pérdida del deseo de ir a la cama».

El tratamiento del cáncer, prosiguen, «implica dos tipos de trastornos que potencialmente pueden afectar a la plenitud sexual. Por un lado, el físico, producido por las curas aplicadas, como puede ser cansancio, náuseas, dolor en las zonas genitales e incluso un cambio en los niveles hormonales del cuerpo; por otro lado, el psicológico, como la ansiedad o la debilidad mental».

En palabras doctor Benítez, director médico de Boston Médical Group, «la quimioterapia, las radiaciones y o las resecciones quirúrgicas, en el caso de la próstata, afecta fisiológicamente a las erecciones. Pero también el estado de ánimo de los pacientes provoca que el deseo disminuya, ya que surgen las depresiones y hay mucha apatía en todos los sentidos».

Recuperar el deseo sexual perdido

Una vez superado el tratamiento, el siguiente paso es recuperarse física y psicológicamente. «No siempre es sencillo, porque en ocasiones la experiencia traumática implica una serie de desórdenes psicológicos que también pueden afectar a la sexualidad, como por ejemplo la disfunción eréctil o la andropausia, habitual en mayores de 50 años producido por la disminución de hormonas masculinas encargadas del deseo», añade Benítez.

Obviamente, no hay que tirar la toalla. La solución es asumir la situación, ser paciente y acudir a los expertos que están preparados para ayudar a los pacientes a superar los problemas relacionados con la sexualidad. En palabras del doctor Benítez, «los principales beneficios que tiene el sexo tras un cáncer son la satisfacción personal y que mejoran la calidad de vida».

Prevención, la mejor solución

El Día Mundial del Cáncer se celebra cada 4 de febrero con el objetivo de aumentar la concienciación y movilizar a la sociedad para avanzar en la prevención y control de esta enfermedad. A la primera molestia, hay que actuar. De hecho, según el doctor Benítez, «para prever el cáncer de próstata hay que realizar controles y revisiones a partir de los 40 años. En el caso del testicular, el mejor consejo es pedir cita al especialista en cuanto se noten molestias o la aparición de algún bulto en los testículos que normalmente no existía. En ambos casos es fundamental acudir urgentemente al médico si hay sangre en orina o semen».

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia