Las recaídas en adicciones se multiplican en verano

Las personas en rehabilitación tienen en verano más riesgo de reincidir en el consumo de drogas debido a la presión social

MADRIDActualizado:

Los datos del Informe sobre drogas 2018 en España que elabora el Observatorio Europeo de la Drogas y las Toxicomanías son claros, el 17% de jóvenes adultos (entre 15 y 34 años) consume cannabis en España. Los hombres ganan a las mujeres: 23% frente al 11%. Valencia es la segunda ciudad española en consumo de cocaína y la octava en Europa, por delante de París o Amsterdam.

«Los motivos de ingreso en centros de tratamiento —explica la doctora Alejandra González d´Huicque, psiquiatra y directora terapéutica de Ivane Salud en la Unidad de Desintoxicación y Patología Dual del Hospital Vithas—, los encabeza el consumo de cocaína, seguido del alcohol y cannabis; en adicciones conductuales observamos la adicción al juego y al sexo».

¿Por qué se acentúan en verano?

La lucha por romper el círculo vicioso al que conduce el consumo de tóxicos supone, en muchas ocasiones, una carrera de fondo. Según especialistas en conductas adictivas, y las mismas personas que padecen estas conductas, los meses de verano son especialmente duros. Los pacientes que se encuentran en tratamiento explican que en estas fechas hay más contactos sociales que en los meses de frío y, por ello, las situaciones de riesgo frente a las recaídas aumentan. «Sus amigos y familia no comprenden por qué no se bebe esa cervecita, o por qué no se va de fiesta como antes, y solo hacen que insistirle e, incluso, provocarle con comentarios que pueden hasta dañar», explica la doctora.

«La mayoría de los pacientes que ingresan son padres y madres de familia; tengamos en cuenta que hablamos de una franja de edad que coincide con la crianza de hijos pequeños y adolescentes en casa»

Las personas que ingresan en los centros de desintoxicación argumentan que, estas situaciones típicas del verano, suponen una dificultad añadida que hace más difícil su voluntad de mantener en secreto la enfermedad, ya que, explica la experta, «las conductas adictivas siguen cargando con el estigma de que la gente que tiene este tipo de problemas es porque quiere, porque es un «flojo», porque es un «vago» y no quiere cambiar, sin tomar conciencia de que es una enfermedad y requiere un abordaje adecuado para su tratamiento y, por todo esto, las personas no cuentan que la padecen».

¿Qué consecuencias puede tener en la familia?

Para la doctora González, lo realmente preocupante de los últimos datos sobre el consumo de tóxicos en España y de su experiencia como directora terapéutica es «que la mayoría de los pacientes que ingresan son padres y madres de familia; tengamos en cuenta que hablamos de una franja de edad que coincide con la crianza de hijos pequeños y adolescentes en casa».

«Cuando una persona consume una sustancia, y desarrolla la enfermedad, deja de ser ella, deja de poder cumplir con las obligaciones que le corresponde en su rol parental. Esos hijos no van a tener la misma infancia, los mismos cuidados, que otros cuyos padres no tengan este problema. No son atendidos de la manera más adecuada, ni se cubren sus necesidades de manera óptima», asegura.

Los múltiples estudios sobre las consecuencias de consumo de sustancias tóxicas en el hogar explican, según la doctora González que, «tener padres consumidores aumenta el riesgo de que sus hijos en un futuro lo sean, no solo por la parte biológica o genética que se hereda, sino también por las características que tenga la familia donde esos menores crezcan; la cohesión familiar, la comunicación y el apoyo de los padres, la relación positiva, los vínculos afectivos estrechos, el establecimiento de normas entre otras cosas, van a influir en ellos».

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia