Ajustar el sillín y corregir la postura te ayudarán a evitar lesiones
Ajustar el sillín y corregir la postura te ayudarán a evitar lesiones

Día Mundial de la BicicletaAsí debes proteger el suelo pélvico cuando montes en bicicleta

Si la musculatura de la zona queda afectada, pueden aparecer dolencias futuras como incontinencia urinaria o prolapsos

Actualizado:

Montar en bicicleta o practicar ciclismo, ya sea de alto rendimiento o solo para dar un paseo, tiene beneficios para la salud. Además, al tratarse de un ejercicio intenso, se generan más endorfinas, conocidas como la hormona de la felicidad.

Pero ¿qué ocurre con el suelo pélvico mientras se pedalea? Según un estudio elaborado por Intimina, un 40% de las mujeres desconoce que algunos ejercicios de alto impacto pueden dañar la musculatura pélvica. Aunque el ciclismo o pedalear en una bicicleta estática no provoca un aumento excesivo de la presión intraabdominal, las clases de «spinning» o pedalear en un terreno escabroso puede provocar que el suelo pélvico se exponga a una mayor presión. Si la musculatura de la zona queda afectada, pueden aparecer dolencias futuras como incontinencia urinaria o prolapsos. Por eso, con motivo del Día Mundial de la Bicicleta, los expertos de esta firma ofrecen estos consejos para practicar ciclismo sin perjudicar la musculatura pélvica.

Ajusta el sillín y corrige tu posición

Lo mejor es mantener una postura erguida para reducir el dolor de espalda y cuello. Para ello, es importante elegir una bicicleta con un manillar más alto. Asimismo, las piernas no deben estar ni completamente rectas ni muy dobladas, sino flexionadas ligeramente.

No circules por terrenos complejos

Cuanto más complicado sea el terreno más presión estaremos ejerciendo sobre nuestra musculatura pélvica. Por ello, es mejor practicar ciclismo en superficies planas o ligeramente onduladas, evitando subir colinas empinadas.

Empieza por una rutina suave

Comienza con entrenamientos sencillos y evitando un trabajo intenso de piernas. Asimismo, si tienes problemas abdominales, lo mejor es empezar con una bicicleta estática.

Si acabas de dar a luz es importante esperar dos meses pues la musculatura pélvica estará débil. Por otro lado, tras una intervención quirúrgica en la zona perineal es aconsejable evitar montar en bicicleta hasta que los músculos se hayan recuperado por completo.

Comienza gradualmente con el «spinning»

Esta rutina está de moda en los gimnasios de todo el mundo y es muy beneficiosa para obtener mayor resistencia y quemar muchas calorías en un intervalo corto de tiempo. Sin embargo, su alta intensidad puede afectar al suelo pélvico, por lo que la mejor opción es aumentar la intensidad del ejercicio poco a poco, sin grandes esfuerzos en los primeros días.

Evita pedalear de pie de forma prolongada

Es en esta postura cuando más presión ejercemos sobre nuestro suelo pélvico, por lo que se recomienda, en la mayor medida de lo posible, practicar este ejercicio sentada y con una posición erguida para evitar cargar la espalda y lumbares.

Fortalece tu suelo pélvico

Para mantener el suelo pélvico tonificado, conviene conocer los ejercicios de Kegel. Esta rutina consiste en contraer los músculos del suelo pélvico hacia arriba y hacia adentro durante unos segundos para fortalecer y tonificar la zona.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia