Durante los días previos a las vacaciones de verano la acumulación de tareas puede convertirse en una losa
Durante los días previos a las vacaciones de verano la acumulación de tareas puede convertirse en una losa

Qué hacer cuando el estrés te bloquea en el trabajo

Ese ritmo de vida acelerado que llevamos suele generar procesos de ansiedad, que llevan a retrasar de forma indefinida las tareas del día a día. Pero es posible actuar para evitar la procrastinación

Cómo saber si el estrés que vives es bueno o malo

Actualizado:

Quizá la excusa sea ahora la reciente ola de calor, pero lo cierto es que, haga la temperatura que haga, durante las semanas (o días) previos a las vacaciones de verano se produce un fenómeno frecuente en el ambito laboral: la procrastinación. Los frentes abiertos se acumulan y, a pesar de que se trabaja con la intención de dejarlo todo «resuelto» y «cerrado» antes del merecido descanso, es habitual sentirse lento, cansado, agobiado y con menos energía para afrontar los asuntos pendientes. Se empieza a procrastinar, a retrasar la toma de decisiones, a decir eso de «ya lo haré mañana» y se corre el riesgo de que el aluvión de tareas provoquen un bloqueo mayor.

Afrontar este momento y no dejarse llevar por el agotamiento, el hastío o la pereza sí es posible. Lo primero que se debe hacer es pararse a pensar y planificar cómo realizar las tareas que tenemos acumuladas, según explica Aritz Urresti, el experto en productividad y creador de «El Método de Las Cajitas». Aunque parezca algo obvio y algunas personas puedan pensar que se trata de una pérdida de tiempo, se trata de un ejercicio que ayuda a ver con claridad y concreción lo que tenemos pendiente y marca las pautas de trabajo que podemos asimilar. «Normalmente nos agobiamos porque queremos resolver muchos de los frentes que tenemos abiertos al mismo tiempo. Es una práctica que nos dispersa y que nos ralentiza. Lo mejor es abordarlos de uno en uno, es decir, no empezar una tarea hasta que acabemos la que teníamos previamente planificada», revela.

Orden en el espacio de trabajo

Otra de las recomendaciones de Urresti es mantener ordenado el espacio de trabajo. «Si reina el caos a nuestro alrededor será más difícil encontrar los recursos que necesitamos para acabar la montaña de tareas. Tener perfectamente localizados (documentación, material, agenda, etc) ayuda a ser más ágiles y evita distracciones», explica.

Cumple horarios, no te excedas

En contra de la creencia popular, en estos casos no resulta beneficioso alargar la jornada laboral y trabajar más horas de las estipuladas, porque eso hará que rindamos mucho menos. Así, el experto explica que es conveniente priorizar las tareas más urgentes en la planificación y dejar aquello que no lo sea para días posteriores. «Quedarnos 15 horas en la oficina no hará que seamos más productivos, sino todo lo contrario. Nos va a quemar, a ralentizar y a generar un estado de malestar que perdurará en los días siguientes y que no nos dejará avanzar», alerta.

¿Por qué agota esta situación?

La sociedad ultracompetitiva en la que vivimos exige cada vez más en menos tiempo, y si no conseguimos cumplir esas expectativas nos frustramos. Por eso son frecuentes episodios de estrés o ansiedad, que vienen aderezados con nerviosismo, angustia, bloqueo físico y mental, cansancio o tristeza. «Son respuestas lógicas de nuestro organismo a los cambios que afrontamos», comenta Urresti.

Para superarlo, el experto aconseja que no disimulemos ni tampoco neguemos que estamos pasando por un proceso de estas características. «Hay que aprender a reconocerlo, asumirlo y racionalizarlo. Y, después, dar con las teclas adecuadas para pasar el mal trago y reducir su intensidad. La primera, sin lugar a dudas, es consultar con un especialista en la materia, para saber cuál es la gravedad del proceso y si está afectando a nuestra salud», aconseja.

No obstante, en los casos más livianos, muchas veces la solución está en planificarnos mejor y no autoexigirnos tanto, dormir las horas que necesitarnos y en pararnos a mirar lo que hay a nuestro alrededor para encontrar vías de escape sanas y proactivas: deporte, aficiones, amigos, vida social... «Para superar la ansiedad, reducir el estrés y vivir con tranquilidad, tenemos que enfocarnos a aquello que de verdad nos importa. Tu bienestar no es algo que puedas dejar para mañana», afirma Aritz Urresti, que además es CEO de goalboxes.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia