Los menores de 25 años miran el móvil más de 150 veces al día.
Los menores de 25 años miran el móvil más de 150 veces al día.

¿Cuántas veces miras el móvil al día? El dato te va a dejar helado

Durante la pasada Navidad solo en 2 de cada 10 hogares lograron disfrutar de las cenas navideñas sin ningún móvil en la mesa

Cómo frenar el enganche al móvil en los adolescentes sin quitárselo

Actualizado:

¿Cuánto tiempo pasas al día mirando el móvil? ¿Dónde sueles consultarlo? ¿Qué opinas del uso que hacen los demás del móvile n tu presencia? El estudio «¿Estamos hiperconectados?» de Ikea España hace una radiografía del comportamiento de los españoles con respecto al uso de las nuevas tecnologías a través del estudio de esas variables. «Es maravilloso podernos conectar a través del móvil con las personas a las que queremos y que están lejos. Pero también la hiperconexión puede implicar un alejamiento de los seres queridos que tenemos cerca. Por eso es importante encontrar un equilibrio para hacer un uso racional y responsable de las tecnologías», reveló Ana García, responsable de estudios de Ikea España durante la presentación del informe.

Uno de los aspectos que más ha llamado la atención del estudio es que el 57% de los consultados asegura sufrir a menudo un cierto aislamiento en el hgar por estar junto a otras personas mirando el móvil y sin hablar. No olvidemos que el hogar es precisamente el lugar en el que más tiempo pasamos conectados, según revela el estudio.

La tecnología complementaria, no sustitutiva

Para la psicóloga Patricia Ramírez, el contacto directo con las personas tiene muchas ventajas, pues permite una comunicación más fluida, rápida, activa y empática; y se interpretan mejor las emociones cuando vemos y sentimos al otro. En cuanto a la comunicación digital, la experta señala que tiene la ventaja de que nos acerca a los demás, por muy lejos que estén, pero la clave está en que ninguna eclipse a la otra. «Ambas comunicaciones, la presencial y la digital, deberían ser siempre complementarias, nunca sustitutivas», aclara.

Pero ¿qué podemos hacer para potenciar ese contacto directo? La psicóloga Patricia Ramírez propone cuatro claves: establecerlo como una prioridad, prestar atención plena, fomentar el interés por el otro y escuchar con atención (y sobre todo sin juzgar). «La familia tiene que dedicar espacios y horarios con cero tecnología. Es entonces cuando se invita a hablar, a compartir, a empatizar, a preguntar al otro. La televisión o las redes sociales durante las comidas roban todo el protagonismo a las demás personas», añade.

El móvil, invitado a tus cenas navideñas

Para la mayoría de los entrevistados para el estudio de Ikea (70%), las nuevas tecnologías perjudican el espíritu navideño, sobre todo porque suponen una barrera para la comunicación cara a cara.

Así, un 77% tienen la sensación de que durante las celebraciones navideñas la gente está mirando el móvil en lugar de conectar con la gente que tiene al lado y un 44% opina que un mensaje o una llamada al móvil es para la mayoría de la gente más importante que lo que se está tratando de forma personal en ese momento.

Para muestra un botón, solo 2 de cada 10 hogares lograron pasar las cenas navideñas de 2017 sin ningún móvil en la mesa.

Según la psicóloga Patricia Ramírez, uno de los efectos más llamativos del uso del móvil en las relaciones personales es que antes tenías que esperar para sentarte a hablar con alguien o para resolver un problema, pero ahora todo puede ser inmediato, sobre la marcha. «El móvil fomenta la prisa y la impulsividad, impidiendo que desarrollemos valores tan importantes como el autocontrol y la paciencia. Hoy en día sabemos que ambos son más valiosos de cara al éxito que la inteligencia académica», sentencia.

Para el 30% que defienden el rol de las nuevas tecnologías en las fiestas navideñas, el principal argumento es que facilitan el contacto con la gente que está lejos.

En lo que la mayoría sí está de acuerdo es que lo primero que harán después de las campanadas será brindar con sus familiares o amigos y no mirar el móvil, salvo un 10% de los «millennials» que lo primero que tiene intención de hacer es coger el móvil tras las uvas.

Barrera en las relaciones presenciales

¿Cómo influye lo digital en nuestro día a día? Una de las principales conclusiones del estudio es que a la mayoría de los españoles (87%) les parece que un uso indiscriminado de internet supone una barrera que dificulta las relaciones personales presenciales. Tanto es así que el 61% reconoce que ha discutido alguna vez con alguien de su entorno porque no le prestaba atención en una conversación porque estaba mirando el móvil.

Además, en momentos con una vinculación emocional especial, como puede ser una comida, a prácticamente todos (el 90% de los consultados) nos molesta que nuestros compañeros de mesa miren el móvil mientras comemos.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia