¿Cómo saber si estoy deprimido?

José Ramón Pages, coordinador nacional de la Fundación Asistencia Nacional para la Ayuda al Enfermo de Depresión, da las claves para su salir de dudas

Actualizado:

Todos nos sentimos tristes o miserables en algún momento de nuestra vida, pero normalmente estos sentimientos son pasajeros y nos abandonan con el paso de los días. Sin dejar mayor huella en nuestro camino que la de un momento complicado, pueden tener una razón de ser o aparecer sin un motivo que justifique su presencia.

Pero a veces el dolor, la pena y sus semejantes no desaparecen. En ocasiones, las áreas de la vida de una persona se ven tan afectadas que rompen lo que ésta estaba siendo o aspiraba a ser con el transcurrir del tiempo. Todo el mundo puede sentirse triste a veces, pero se dice que alguien sufre depresión cuando estos sentimientos no desaparecen rápidamente o empeoran tanto que interfieren con su rutina diaria.

La Organización Mundial de la Salud define la depresión como un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración. Datos de la Sociedad Española de Psiquiatría revelaron hace unos meses que alrededor del 10 y el 15% de la población tendrá alguna vez un cuadro depresivo a lo largo de toda su vida.

¿Pero cómo detectar que se está padeciendo depresión? «Para saberlo hay diversos síntomas con distintas formas de conocerlos», explica José Ramón Pagés Lluyot, coordinador nacional de la Fundación Asistencia Nacional para la Ayuda al Enfermo de Depresión (ANAED). Son síntomas que no siempre son los mismos, existe una depresión por cada persona que la sufre. «Todas las depresiones son diferentes igual que todos los cánceres son distintos. Es decir, pueden ser parecidos pero nunca del mismo tamaño, importancia y durabilidad», apostilla el experto.

Prestar atención a cómo nos sentimos en cada momento y a las señales que nos manda nuestro cuerpo son pasos esenciales para detectar lo que nos está pasando.

Señales de una posible depresión

Existen cinco clases distintas de síntomas: afectivos, motivacionales, cognitivos, conductuales y fisiológicos. Pages Lluyot los describe de la siguiente manera:

1. Síntomas afectivos. Este primer bloque se puede manifestar a través de sentimientos de culpabilidad, tristeza, vergüenza, cólera y/o ansiedad.

2. Síntomas motivacionales. El especialista ubica en este apartado la pérdida de motivación, la dependencia de otras personas y la tendencia a la evitación de los problemas. «La persona no quiere ver aquello que ocurre y tiende a pensar que se acabará solucionando o que ya hará algo, pero no toma ninguna decisión», explica.

3. Síntomas cognitivos. Son múltiples y suelen ser muy llamativos. Según Pages Lluyot, entre ellos se encuentran la indecisión, la percepción catastrófica de los problemas, una autocrítica excesiva y un pensamiento absolutista. «Hay un síndrome que se llama del emperador o de la emperatriz y que suele estar asociado a este pensamiento absolutista: yo siempre tengo razón y los demás no. El mundo está en mi contra y soy el único que puede decir cómo son las cosas», detalla.

También forman parte de este tercer punto los problemas de memoria, de aprendizaje y la dificultad para concentrarse y recordar incluso lo más inmediato. «Te encuentras como en una especie de nube en la que estás muy confundido», expone el especialista.

4. Síntomas conductuales. Evitación de los problemas, pasividad ante todo lo que ocurre y una deficiencia notable en las relaciones sociales. «Eso suele ocurrir mucho y normalmente la persona con depresión tiende a aislarse más», explica. El individuo suele pensar que no le entienden, que es débil y que, por lo tanto, no debe mostrar su debilidad por vergüenza. Al final siente que tiene que esconderse y tiende a evitar a la gente, los problemas, y el mundo.

5. Síntomas fisiológicos. Suelen ser alteraciones extremas del sueño: o la persona no duerme nada o duerme absolutamente todas las horas del día para no estar despierta. También pueden ser alteraciones del apetito: al individuo le da por no comer o por comérselo todo a causa de la ansiedad. O puede haber alteraciones sexuales: o no quiere nada de sexo o lo único que quiere es paliar el problema que tiene tratando de encontrar satisfacción a través de esta vía.

Cómo actuar ante uno o varios síntomas

Muchas personas con depresión no presentan todos los síntomas, pero la mayoría presentan alrededor de cinco o seis de los mencionados líneas más arriba. Ante su presencia, Pages Lluyot señala la necesidad de buscar ayuda profesional.

«Si te encuentras mal, acude al especialista», recomienda. «En principio recurre a un psicólogo para ver si tienes algún tipo de problema de relación con los demás, de inseguridades, de complejos… Y si éste ve que lo que te pasa es algo más grave, de manera inmediata te va a recomendar visitar a un psiquiatra».

Por último, compara esta situación con la de escuchar un ruido que sale del coche. Cuando percibimos un sonido extraño proveniente de nuestro vehículo, automáticamente lo llevamos a un taller porque no sabemos lo que pasa. Pues aquí, en sus propias palabras, no se trata de hacer un autodiagnóstico sino de decir: «oye, ¿tú te sientes bien anímicamente? No, pues entonces acude a un especialista».

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia