Cómo evitar engordar «demasiado» en vacaciones

El experto en diagnóstico de la obesidad José Luís Sambeat ofrece unas pautas para luchar contra la báscula este verano

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Como media, los españoles sumamos a nuestro peso tres kilos de peso durante los meses estivales. No se trata ya de no engordar, que parece misión imposible si se tienen en cuenta los cambios de rutina y la relajación, sino de que la mochila calórica con la que regresamos sea lo más ligera posible.

Con este propósito, José Luís Sambeat, nutricionista y creador del Método San Pablo contra la obesidad, apunta los siguientes consejos para no aumentar de talla el próximo otoño.

—En primer lugar deberías preguntarte, ¿cuánto pesa lo que bebes? El alcohol es lo que más engorda. No sólo el de alta graduación, sino también la cerveza, que se consume mucho cuando hace calor. El alcohol y el azúcar de estas bebidas no sólo no quitan la sed, sino que son poco saludables. Es habitual en estas fechas tomar cerveza en el aperitivo o al caer la tarde, pero si se consume para la quitar la sed, como si se tratase de agua, debemos estar atentos porque hincha y engorda.

—Si te encuentras en un hotel en régimen de Todo Incluido también parece lógico que quieras probar los diferentes platos que se ofrecen. José Luís Sambeat propone combinar días de probarlo todo sin medida con otros de contención. Así, si un lunes te entregas a la repetición de uno y mil platos, martes y miércoles comes con prudencia, para el jueves regresar a un nuevo pequeño atracón. En opinión del experto es mejor esta rutina que tomar grasa, azúcar y alcohol en exceso a diario.

—Piensa siempre en escoger producto de temporada. El verano es la estación de la fruta. ¿Por qué no hacer una comida del día a base de fruta? Hidrata y aporta los nutrientes esenciales para esta época del año.

Lo mismo sucede con las ensaladas. Aunque las consumamos durante todo el año apetecen más en julio y agosto porque refrescan y sacian a la vez. Si estás de vacaciones o con jornada reducida tendrás más tiempo para investigar en los puestos del mercado. La idea, en este caso, es jugar con el color y la novedad. Se trata de probar nuevos productos con un toque visual distinto. Más sano imposible.

No esperes a septiembre para ir al gimnasio. Puedes comenzar en los hoteles a practicar algunos ejercicios a primera hora del día, antes de entregarte al buffet. Si estás en casa, aprovecha las ofertas estivales. Durante estos días es más relajante, hay menos gente y te será más fácil comenzar.

Cambia tus creencias con respecto a tu aspecto físico. Controlar tu peso no es sólo una cuestión de «antes o después de», antes de septiembre o después de diciembre. Desvincula tu salud del calendario.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia