Algunas especias ayudan a evitar los gases y la tripa hinchada.
Algunas especias ayudan a evitar los gases y la tripa hinchada.

Cómo eliminar los gases y la tripa hinchada

Algunas especias y hierbas aromáticas evitan la aparición de flatulencias, meteorismos y eructos

Actualizado:

¿Sientes que tienes la tripa hinchada a todas horas? El gas del intestino procede tanto del aire que se ingiere al tragar o deglutir de forma inconsciente (aerofagia) como del que producen naturalmente las bacterias de la flora intestinal, según explica Elena Aguilar, doctora del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Madrid ( Codinma). Los hábitos alimentarios y el estilo de vida influyen en la aparición de los gases, meteorismos, flatulencias y molestias digestivas, que suelen ser más habituales tras los periodos de excesos o desorden alimenticio, como los que se producen en Navidad o durante los fines de semana.

Para reducir los gases la nutricionista aconseja seguir una alimentación variada y equilibrada, evitar situaciones de estrés y malos hábitos como fumar, consumir chicle de manera habitual, tomar muchos caramelos, beber líquidos con pajita o sorberlos, abusar de las bebidas carbonatadas, hablar durante las ingestas, comer a gran velocidad y masticar poco los alimentos.

Además de controlar las prácticas que fomentan la presencia de gases, es recomendable regular la ingesta de alimentos flatulentos, realizar actividad física de manera cotidiana y consumir alimentos con poder carminativo, que favorecen la expulsión de los gases del tubo digestivo.

Los alimentos que dan más gases

Los alimentos ricos en fibra alimentaria como frutas, verduras, hortalizas, cereales integrales y legumbres, son más susceptibles de generar gases a nivel intestinal durante su digestión, según la experta de Codinma. Las verduras del género «Brassica» (coles, brécol, mostaza, repollo, nabo, berza, lombarda, colinabo, coliflor, kale, grelos…) figuran entre las más flatulentas, aunque otras como las acelgas, el ajo, las alcachofas, la cebolla, los espárragos, las espinacas, la lechuga, el pepino, el puerro o los rábanos también lo son.

Alimentos para eliminar los gases

El consumo de alimentos carminativos tras la ingesta de los citados en la lista de los que producen más gases favorece el bloqueo de los procesos de fermentación y, por tanto, evita la aparición de meteorismo (abdomen distendido por acumulación de gases intestinales), eructos o flatulencia.

Ciertas hierbas de la familia Apiaceae –alcaravea («Carum carv»), anís («Pimpinella anisum»), cilantro («Coriandrum sativum»), comino («Cominum cyminum»), eneldo («Anethum graveolens»), hinojo («Foeniculum vulgare Mill») y perejil («Petroselinum crispum»)– y Lamiaceae –salvia («Salvia officinalis»), hierbabuena («Mentha spicata») y menta («Mentha») aportan ese efecto carminativo buscado, según revela la Dra. Elena Aguilar.

El uso de estas hierbas o especias durante el cocinado o tras las ingestas puede ayudar a controlar la acumulación de gases intestinales. Por ejemplo, las legumbres pueden cocinarse con comino o cilantro. Asimismo, las infusiones son efectivas cuando se toman inmediatamente después de las comidas.

El consumo frecuente de leches fermentadas, como yogur y kéfir también contribuye a equilibrar la flora intestinal.

La forma de cocinar también influye

Antes de eliminar los alimentos más flatulentos de la dieta la nutricionista señala que es preferible probar con distintas preparaciones culinarias como por ejemplo tomarlos triturados y elaborados o aliñados con especias carminativas. «La exclusión alimentaria puede conllevar el desequilibrio nutricional, de ahí la importancia de no prescindir de ningún alimento sin antes haber intentado su consumo en varias formas», alerta Elena Aguilar.

Para evitar lo gases también desaconseja las comidas muy copiosas, de condimentación muy fuerte y los platos muy grasos, así como el pan recién horneado y la pasta alimenticia poco cocida.

Cuándo debo consultar al médico

Por último, conviene recordar que los cambios bruscos en la alimentación cotidiana, como puede ser un incremento repentino del consumo de alimentos ricos en fibra pueden conllevar la aparición de gases, si bien la experta aclara que esta es una situación que acaba revirtiendo con el tiempo.

En ocasiones, la acumulación excesiva de gas intestinal puede deberse al tratamiento con antibióticos, indigestión o al padecimiento de alguna patología (intolerancias alimentarias, problemas digestivos como estreñimiento, enfermedad de Crohn, gastritis, úlcera gástrica…) por lo que, si las molestias son muy severas, la nutricionista aclara que debe consultarse con un especialista, pues en los casos más graves se requiere medicación que siempre debe ser prescrita por un facultativo.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia