Las claves para que el acné no afecte tanto psicológicamente

Esta alteración de la piel suele más común entre jóvenes y adolescentes, no obstante, el acné de adulto también aparece en algunas personas

MADRIDActualizado:

El acné es un problema que preocupa en las edades en las que hay cambios hormonales. Se trata de la consulta número uno de los adolescentes en la consulta de los pediatras. Así lo confirma el doctor Félix Notario, portavoz de la Sociedad Española de Medicina del Adolescente (SEMA). Para que no afecte demasiado a nivel psicológico, la normalización y la comunicación son claves.

Esta alteración de la piel suele más común entre jóvenes y adolescentes, no obstante, el acné de adulto también aparece en algunas personas. «El hecho de que el acné sea más frecuente en adolescentes se debe a que los cambios hormonales que se producen durante esta etapa dan lugar a una situación en la que la aparición de acné es favorable», explica Asunción Cuenca, dermatóloga del Centro Médico Estético Cuerpo Láser de Almansa.

Los datos estadísticos demuestran que las espinillas y los granos son un problema de la piel más frecuente en personas entre los 12 y los 24 años. La dermatóloga afirma que «el 75% de las personas que se encuentran en este rango de edad las padecen y, por tanto, también son propensos a sufrir sus consecuencias, como por ejemplo, los efectos psicológicos del acné».

La actitud y el estado de ánimo de los que sufren este problema cambia cuando la piel empeora

La actitud e, incluso, el estado de ánimo de los que sufren este problema cambia cuando la piel empeora o hay brotes de acné. Félix Notario declara que «hasta la mitad de los pacientes no quedan en una cita o con las amigas en función del estado de la piel. Quedar en directo es motivo para que esta crisis de ansiedad puede conllevar que no acudan una actividad».

Esta reacción depende mucho del entorno, de su propia personalidad. «La familia, los amigos pueden ayudar bastante. Sin embargo, si afecta demasiado al paciente, el problema quizá no sea el acné. Si ya es vulnerable o tiene ansiedad o problemas psicológicos, llueve sobre mojado», aclara el doctor.

Para que esta alteración no afecte tanto a nivel psicológico, es fundamental la normalización de la patología. Felix Notario afirma que «lo importante es la comunicación, explicarles que es una enfermedad benigna, que el diagnóstico es muy bueno, y darles esa confianza en que van a ser capaces de superar la enfermedad. Que no se cierren en su mundo, que no vivan con esa angustia».

Consejos para pieles con acné

Asunción Cuenca confiesa que «cuando aparece algún granito en nuestro rostro, tenemos tendencia a tocarlo, ignorando que la manipulación puede infectarlo y agravarlo, además de dejar marcas. La segunda reacción es intentar disimular las marcas cutáneas y los granitos de la tez, aplicando base de maquillaje, en ocasiones más cantidad de la necesaria. Es comprensible que queramos unificar el tono de la piel y atenuar las consecuencias del acné, pero es necesario hacerlo con los productos adecuados oil free».

La dermatóloga aconseja llevar a cabo una higiene diaria adecuada, no manipular las lesiones, evitar productos grasos y adecuarse a productos de higiene, hidratación y maquillajes libres de aceite junto con una alimentación equilibrada.

«Aunque parezca demasiado sencillo, existe un método muy útil a la hora de eliminar el acné. En la mayoría de las ocasiones basta con dejar de utilizar productos cosméticos como el maquillaje y utilizar un limpiador facial básico que no lleve colorantes ni perfumes. Incluso la sola utilización de jabón es una de las formas más eficaces de tratar el acné. También se recomienda no tocar ni frotar la cara, todo esto por su puesto en sus formas leves», explica Asunción Cuenca.

En el caso de los chicos, la aparición de acné en la zona inferior del rostro durante la etapa de la adolescencia puede relacionarse con el crecimiento y aumento de grosor del vello facial para convertirse en barba.

La dermatóloga advierte de que, en lugar de tratarse de acné, los granitos pueden deberse a otras enfermedades de la piel, como son la foliculitis (infección de folículos pilosos) o la pseudofoliculitis de la barba (infección de folículos después de que el vello crezca en sentido contrario y quede incrustado en la piel). «Ambas patologías pueden darse a cualquier edad tras la adolescencia y están relacionadas con el afeitado, ya sea porque se busca el máximo apurado o porque se realiza a sentido contrario del nacimiento del vello», aclara.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia