Los niños que toman refrescos sin calorías no toman menos calorías que los que beben agua
Los niños que toman refrescos sin calorías no toman menos calorías que los que beben agua

Las bebidas bajas en calorías no hacen que los niños tomen menos calorías que si beben agua

Un estudio en EEUU revela que los niños y adolescentes que consumieron bebidas endulzadas con bajo contenido de calorías o sin calorías tomaron unas 200 calorías adicionales en un día en comparación con los que bebieron agua

Actualizado:

Los niños y adolescentes de Estados Unidos que consumieron bebidas endulzadas con bajo contenido de calorías o sin calorías consumieron aproximadamente 200 calorías adicionales en un día determinado en comparación con los que bebieron agua, e ingirieron aproximadamente la misma cantidad de calorías que los jóvenes que consumían bebidas azucaradas, según informa Europa Press, qu cita el estudio dirigido por Allison C. Sylvetsky, profesora asistente de Ejercicio y Ciencias de la Nutrición en la Escuela del Instituto Milken de Salud Pública del Instituto George Washington.

«Estos resultados cuestionan la utilidad de la dieta o las bebidas endulzadas bajas en calorías cuando se trata de reducir calorías y controlar el peso», afirma Sylvetsky. «Nuestros hallazgos sugieren que se debe recomendar el agua como la mejor opción para niños y adolescentes», añade.

Sylvetsky y sus colegas analizaron los recordatorios dietéticos recopilados de 7.026 niños y adolescentes inscritos en la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición desde 2011 hasta 2016. Niños y adolescentes informaron sobre lo que comían y bebían durante un periodo de 24 horas. El equipo de investigación se centró en el consumo informado de bebidas endulzadas, aquellas con edulcorantes bajos en calorías y las que contienen azúcar.

Más calorías que si beben agua

El equipo encontró que los niños y adolescentes que informaron que consumían bebidas azucaradas bajas en calorías, como los refrescos «light», no solo ingerían calorías adicionales en comparación con los que consumían agua, sino que también ingerían más calorías de los azúcares agregados en los alimentos y las bebidas en comparación con los consumidores de agua.

Otros hallazgos clave del estudio son que, después de ajustar el peso corporal, el consumo de bebidas azucaradas bajas en calorías, bebidas azucaradas y el consumo combinado de ambas se asoció con 196, 312 y 450 calorías totales más en comparación con los jóvenes que consumían predominantemente agua. Los consumidores de bebidas azucaradas bajas en calorías, bebidas azucaradas y consumidores de ambos tomaron 15, 39 y 46 calorías adicionales de azúcar agregada en comparación con los que bebían solo agua.

No se observaron diferencias en la ingesta de calorías entre los consumidores de bebidas azucaradas bajas en calorías y las bebidas azucaradas. Las ingestas calóricas más altas se registraron en niños y adolescentes que tomaron bebidas azucaradas bajas en calorías y bebidas azucaradas. Estos hallazgos son particularmente importantes porque casi uno de cada tres niños en Estados Unidos ahora tiene sobrepeso u obesidad, lo que les pone en mayor riesgo de diabetes tipo 2 y otras afecciones de salud graves. tal como informa Ep.

Este estudio no se diseñó para demostrar que el consumo de bebidas bajas en calorías o de cero calorías causa un aumento de peso poco saludable. Más bien, los hallazgos del análisis sugieren un vínculo entre el consumo de bebidas endulzadas (que contienen azúcar y/o edulcorantes bajos en calorías) y un mayor consumo de calorías y azúcar.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia