Los expertos aconsejan que no solo se tenga en cuenta el peso y la talla para definir si una persona es o no obesa
Los expertos aconsejan que no solo se tenga en cuenta el peso y la talla para definir si una persona es o no obesa

AdelgazarLos «fofiflacos» existen: delgados que en realidad son obesos

Estéticamente son delgados, pero su alto porcentaje de grasa corporal da lugar a elevadas cifras de presión arterial, glucosa, insulina, colesterol y triglicéridos

Los hábitos de la gente delgada que no hace dieta

Actualizado:

La palabra «fofisano» se puso de moda a mediados de 2015, como traducción libre al castellano de una expresión anglosajona, «dad body» (o «cuerpo de padre», que en realidad hace referencia a aquellas personas que, aunque se cuidan de vez en cuando, no se privan de ciertos excesos). No gustó el término, de hecho fue bastante criticado a través de las redes sociales. Tanto, que se hizo viral, al igual que palabras como «gordiflaco», «veroño» o «amigovio», que sonaron también en esas fechas. Ahora, unos años después, la sombra de un término similar, «fofiflaco» se hace alargada a la luz de un estudio del Laboratorio de Investigación Metabólica y del Departamento de Endocrinología y Nutrición de la Clínica Universitaria de Navarra.

El estudio, llevado a cabo en más de 6.000 individuos, revela que existe un alto grado de error en el diagnóstico de la obesidad en base al procedimiento habitual del Índice de Masa Corporal (IMC), cuya fórmula consiste en dividir el peso en kilogramos entre la altura en metros al cuadrado. Así, un 29% de las personas que, según el IMC, se sitúan en el rango de normalidad tiene, realmente, un porcentaje de grasa corporal propio de una persona obesa. Y un 80% de las personas que, según el mismo índice, presentan sobrepeso, realmente son obesas.

Por tanto, no sólo los sujetos con sobrepeso u obesidad tienen marcadores de inflamación y de riesgo cardiovascular elevados, sino que las personas que se consideran delgadas, pero tienen un porcentaje elevado de grasa corporal, suelen presentar elevadas cifras de presión arterial, glucosa, insulina, así como de colesterol y triglicéridos.

Ante estos datos, Amil López Viéitez, nutricionista, doctora en Farmacia y creadora de la «Dieta Coherente» insiste en la necesidad de hacer un seguimiento que incluya más parámetros que el peso y la talla y propone evaluar el porcentaje de grasa corporal junto a los marcadores de inflamación y de riesgo cardiometabólico tanto para el diagnóstico, como para el tratamiento del sobrepeso y las patologías asociadas.

Cómo sé si tengo sobrepeso

Se considera sobrepeso si el IMC está comprendido entre 25 y 30, y obesidad cuando es igual o superior a 30. Las personas de constitución fuerte o con retención de líquidos pueden tener un IMC elevado y no presentar sobrepeso, por eso es más significativa la determinación del porcentaje de grasa. El porcentaje de grasa corporal ideal está entorno al 15-20% para los hombres y 20-25 % para las mujeres. Así, el algoritmo CUN-BAE de la Universidad de Navarra tiene en cuenta variables como la edad, el sexo, la altura y el peso.

Para entender la importancia de estos conceptos, la experta pone dos ejemplos. Hombre de 57 años, 94 kg, 1,79 metros. Su CUN-BAE: 31,2% de grasa corporal (indica obesidad), su IMC: 29,3 kg/m2 (indica sobrepeso).

En este otro ejemplo, el de una mujer de 48 años, con 68 kg, 1,67 metros, el CUN-BAE: 36,2% de grasa corporal (indica obesidad), y el IMC: 24,7 kg/m2 (indica normalidad).

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia