SUPERSANOS

Lo que tienes que comer según el nutricionista de la Federación Española de Fútbol

Según este doctor, el llamado «efecto rebote» de las dietas de adelgazar «no existe»

MADRIDActualizado:

Por la consulta de Escribano, responsable médico del área de Nutrición de las Federaciones Españolas de Fútbol y Baloncesto, y miembro de la Comisión de Nutrición y Hábitos Saludables del Comité Olímpico Español, pasan cientos y cientos de deportistas desde hace muchos años. Para este médico especialista en Endocrinología y Nutrición y Medicina de la educación física y el deporte, autor de Come bien, vive más y mejor» (Espasa), estar sano pasa por algo tan sencillo como introducir hoy, mejor que mañana, una serie de hábitos en nuestra alimentación y eliminar otros. «Como en el mundo del deporte, las personas debemos tener los hábitos de un equipo. Y ese equipo tiene que jugar a tu favor. Porque la vida nos hará más de una entrada o nos meterá un gol, pero si estamos en forma, nos podremos recuperar mejor».

Nadie mejor que él para desvelar cuál es la costumbre nutricional de estos hombres y mujeres que parecen tener una salud de hierro y una genética que les diferencia del común de los mortales. «Es muy sencillo. Para empezar, ellos se cuidan. Entienden que su alimentación y los hábitos son parte de su trabajo, lo que nosotros los especialistas llamamos entrenamiento biológico, junto con el entrenamiento físico y el técnico-táctico. De hecho el deportista sabe que mientras cumple con sus hábitos (Se alimenta bien, se hidrata, no fuma, no bebe, descansa...), también está entrenando».

«Después -prosigue- está la lógica actividad física de los deportistas, que les lleva a quemar las calorías que consumen. Eso les permite consumir muchos más carbohidratos de tipo complejo (pasta, arroz, legumbres). La gente normal tiene que tener mucho cuidado con esos alimentos porque si no hace deporte los va a acabar transformando en grasa. El mismo error es hacer deporte tres días a la semana pero comer lo mismo los siete».

La gran diferencia entre un grupo de población y otro, explica, es la fuerza de voluntad que caracteriza a los primeros. «Si en algo nos tienen que dar ejemplo los deportistas de élite es precisamente en esa capacidad de esfuezo y sufrimiento. Saben que comer bien, acostarse pronto... es bueno para su carrera deportiva». «En el caso, por ejemplo, de muchas personas que quieren perder peso, todo son excusas, o aplazamientos. En consulta escucho a menudo: empiezo el regimen este lunes no, el siguiente, con lo que se están dejando siete días de por medio. También es habitual escuchar al paciente que va a esperar a que le suceda algo externo, como una fecha de boda, o un incidente de salud. Pero no deberían espesrar a que lleguen momentos tan trascendentes. El motivo debe ser el impulso por el que se hacen las cosas, y la voluntad, el motor».

El efecto rebote «no existe»

«Pierdo peso muy bien, pero al cabo del tiempo lo recupero». «Cuando oigo esto, es que la voluntad flaquea. No existe el efecto rebote. El cuerpo no es un muelle. Si se engorda es porque la alimentación no es la correcta. Comer bien y saludablemente no debe ser algo esporádico, sino frecuente», aclara. La buena noticia, asegura este experto nutricionista, es que «nunca es tarde para mejorar, mientras cultivemos nuestra personalidad».

«El cerebro es muy obediente y disciplinado, y a fuerza de repetir algo entiende que es algo necesario para la supervivencia. Asume que es algo que repetimos porque es positivo y nos conviene. Por contra, un mal hábito se alimenta de sí mismo pero si tú dejas de hacerlo, el circuito se acaba difuminando, hasta dejar de existir». Es verdad, reconoce, que «hay personas como los deportistas que nacen con mucha fuerza de voluntad, y eso es lo que diferencia a los que triunfan de los que se quedan en el camino, pero todos nacemos con la preinstalación», asegura.

La alimentación ideal

En este libro, Escribano vuelve a insistir en las cuatro claves de una buena alimentación, y para ello aclara que si queremos comer bien y ganar en salud, la calidad de los alimentos que ingerimos es básica, pero no el único aspecto que debemos contemplar. «Si hacemos un símil con el fútbol, hay super alimentos que deberían estar en todas las alineaciones y ser titulares en todos los partidos, como la manzana, el brócoli, el aceite de oliva, la nuez o el pescado azul, como hay otros que ni siquiera deberían estar en el equipo ni ser fichados jamás, aunque a veces se usen en un partido amistoso y muy de tarde en tarde (las grasas trans, etc.)».

Pero junto a esto, hay otros tres factores que inciden mucho a la hora de ganar salud y no coger peso, y es la hora a la que realizamos las comidas. En España tenemos los horarios un poquito alterados. Sería mejor no comer cerca de la hora de irse a dormir, sino dos o tres horas antes, por ejemplo. La mejor táctica para engordar es comer de todo a partir de las siete. Esto también es como disputar un partido de fútbol. Si pones a todos los jugadores en el campo pero no los organizas, no ganas. Los alimentos hay que colocarlos también».

Además, añade, es importante masticar cada bocado, algo de lo que nos olvidamos a menudo. «Masticar cerca de 20 o 25 veces es imprescindible para realizar la digestión mecánica. Y clave para evitar gases y otros problemas de estómago». Por último, deberíamos incluir el ejercicio físico en nuestro día a día. «No envejecen los años, envejecen los kilos. Pero es que además podemos hacer mucho por nuestra salud si adoptamos medidas tan simples como estas», concluye.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia