Guía básica para aprender a leer las etiquetas de los productos alimenticios

Azúcares enmascarados, grasas saturadas y aditivos provocan que un producto aparentemente saludable no lo sea

MADRIDActualizado:

Cada vez son más los consumidores que se preocupan por una alimentación saludable y esto comienza por una lectura correcta de las etiquetas de los alimentos. Los ingredientes aparecen de mayor a menor cantidad, debiendo inclinarse por los productos con etiquetas de ingredientes más sencillas.

El equipo de nutricionistas de Smileat, bajo la supervisión de Maria José Herrero, directora de Calidad de I+D+i de la compañía, reúne en esta guía básica elaborada por su equipo de nutricionistas los consejos necesarios para descubrir cada producto alimentario según su etiquetado.

Para entender el etiquetado debemos tener en cuenta:

Proteínas

Las proteínas, grasas e hidratos de carbono son los grandes macronutrientes que componen los alimentos. A la hora de analizar las proteínas, su calidad es esencial ya que deben representar entre el 10-15% de la ingesta diaria. Ayudan al crecimiento, la reparación de los tejidos celulares y producción de enzimas y hormonas.

Grasas

Las grasas, por el contrario de lo que muchos consumidores creen, no son perjudiciales y son necesarias, debiendo representar el 30-35% de la ingesta diaria. Hay que saber elegir las grasas saludables con ácidos grasos como omega 3, 6 y 9, evitando las grasas saturadas.

Carbohidratos

Respecto a los carbohidratos, los cuáles aparecen en las etiquetas en forma de cereales, azúcares, frutas… Smileat recomienda alimentos con poca cantidad de azúcares simples y sustituirlos por fuentes naturales de carbohidratos como vegetales, frutas y cereales integrales. Hay que tener en cuenta que son la fuente de energía del organismo y necesarios para la actividad diaria.

Azúcar

A la hora de analizar una etiqueta en los productos alimentarios la palabra más odiada es el azúcar. Es por ello por lo que las firmas alimentarias tienden a enmascarar este ingrediente con otras palabras desconocidas para el consumidor final. Los jarabes de glucosa, arroz, maíz y trigo; los siropes de arroz, agave o el azúcar de coco o caña de azúcar no dejan de ser azúcar. Es importante conocer las cantidades de azúcar que lleva cada alimento a partir de la tabla nutricional, así como la fuente de ese azúcar en la lista de ingredientes para entender el efecto que tendrá sobre el organismo. Los alimentos con alto índice glucémico aumentan el nivel de glucosa en sangre de manera muy rápida segregando insulina en grandes cantidades. Las células, al no poder quemar toda esa glucosa, se convierten en grasa y esta se almacena en el tejido adiposo.

Harinas y cereales

El tipo de harina es otro de los puntos fuertes en una etiqueta, ya que marcan la diferencia entre un producto y otro. Smileat recomienda los productos elaborados a partir de harina de espelta, pues esta es uno de los mejores cereales nutricionalmente hablando debido a la vitamina B, proteínas de fácil digestión y minerales que ayudan a mantener los huesos sanos.

Dentro de los cereales, su cultivo ecológico asegura que las semillas no han sido modificadas y que conservan sus nutrientes y propiedades naturales, además de ser cultivos respetuosos con el medio ambiente.

Conservantes y colorantes

A día de hoy, un producto comercial tiene que entrar por el ojo para ser aceptado, pero en el caso de la alimentación debería ser una excepción. Los conservantes permiten formatos y tiempos de conservación más variados mientras que los colorantes hacen que los productos tengan una mejor presencia visual. Es necesario acostumbrar al consumidor a la necesidad de alimentos más frescos eliminando muchos de los aditivos, aunque esto suponga que no sean tan llamativos físicamente. Smileat apoya la calidad ante el valor estético de un producto.

Número máximo de ingredientes

Respecto al número óptimo de ingredientes que componen un producto no hay un número establecido, pero Smileat afirma que un producto debe estar compuesto de los ingredientes esenciales, sin añadidos como almidones o harinas que sirven para espesar el producto, la sal, el azúcar, los colorantes o conservantes.

*