Dormir en pareja, ¿cómo hacerlo para descansar bien?

Compartir cama es beneficioso ya que nos hace sentirnos protegidos y desarrollar un vínculo de unión que hace que la relación se vea fortalecida

Actualizado:

¿Sabías que una persona se gira una media de 40 veces cada noche? Al dormir en pareja, la probabilidad de despertarse a media noche se multiplica por dos. Dormir acompañado, es un hábito muy común en nuestra cultura y, de hecho, muchos estudios demuestran que es beneficioso ya que nos hace sentirnos protegidos y desarrollar un vínculo de unión que hace que la pareja se vea fortalecida.

Aunque la mayoría de los españoles declaran haber encontrado la posición ideal para dormir acompañado sin molestias… No es el caso para todos. Los ronquidos, los movimientos incesantes y la falta de espacio pueden convertirse rápidamente en situaciones incómodas para algunas parejas. Todas estas limitaciones se deben principalmente a la poca independencia de lecho que tenemos en la cama.

El término técnico, la independencia de lecho, es un elemento esencial en la elección de tu colchón. No se debe pasar por alto, especialmente para las personas que se mueven mucho durante la noche y para las parejas con morfología y/o ritmo de vida diferentes, este término. La independencia de lechos es la capacidad que tiene el colchón para evitar que el movimiento de uno de los durmientes se traslade al otro. De hecho, una buena independencia de lecho hace ganar unos 53 minutos de sueño profundo y reparador, así que si quieres descansar plácidamente con tu pareja te invitamos a seguir la guía Tediber para dormir bien.

¿No puedes soportar los movimientos constantes de tu pareja? Los colchones de espuma viscoelásticos y los colchones de látex son una buena solución y permiten evitar las molestias de los movimientos durante el sueño. La espuma viscoelástica se adapta a la morfología de todos los soñadores y vuelve a tomar su forma original muy rápidamente tras el cambio de posición, por lo que es posible moverte como quieras sin despertar a tu pareja. Al igual que la espuma viscoelástica, el látex absorbe los movimientos y asegura así una buena independencia de lecho.

Pero los materiales del colchón no son los únicos criterios a tener en cuenta. Edredones, mantas y sábanas de gran tamaño son una ventaja para tener una gran libertad de movimiento y no molestar a tu pareja. Si quieres evitar las típicas peleas por quién se está llevando la sábana o la manta, es recomendable que tengamos un margen de 30 a 50 centímetros de sobra a cada lado de la cama. En cuanto a las medidas del colchón, será ideal que mida unos 20 cm más que tu talla y la de tu pareja para favorecer el descanso muscular y la relajación del cuerpo (y dormir como un bebé).

Sabemos que el dormir en la misma cama tiene una importante carga emocional, o al menos ha sido así durante generaciones, pero cada día más y más personas se conciencian de que dormir en un colchón individual no significa que tu relación de pareja esté deteriorada, sino que buscan el mejor descanso para cada uno. Las razones para dormir en colchones individuales pueden ser tanto físicas como sociales. A medida que pasan los años, por norma general dormimos peor y, por extensión, peor lo hace nuestra pareja. También, tendemos a desarrollar problemas físicos ligados a la edad que nos hacen dar vueltas en la cama o roncar más, lo que puede provocar incluso discusiones con nuestra pareja. Si eres de los que piensan así, lo mejor será utilizar dos colchones individuales, aunque se usen las mismas sábanas y mantas. De hecho, esto favorece la independencia de lechos, sentimos menos los movimientos del otro y podemos conciliar el sueño de manera más rápida y efectiva.

También es importante que cada uno tenga su propia almohada puesto que es un elemento fundamental a la hora conseguir un descanso reparador. Siempre hay que tener en cuenta que el concepto de confort es diferente en cada persona y lo que para uno puede ser una almohada demasiado dura, para el otro puede ser todo lo contrario.

Aunque parezca obvio, la buena comunicación con tu pareja también os propiciará a ambos un buen descanso. Una charla amena sobre los planes de futuro, nuestros problemas o inseguridades en el trabajo, o simplemente sobre el día a día, hará que el vínculo con nuestra pareja se vea fortalecido y nos sintamos protegidos y listos para caer en los brazos de Morfeo.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia