Así pueden apoyar las empresas a los empleados que quieran tener hijos

La iniciativa «Baby Friendly Companies» acompaña a los trabajadores desde que anuncian que van a ser padres hasta que los niños cumplen 3 años

MADRIDActualizado:

España se está quedando sin niños. Los últimos datos ofrecidos esta semana por el INE (Instituto Nacional de Estadística) así lo certifican: nuestro país alcanza el mínimo de nacimientos y récord de muertes desde que hay registro, en 1941. En apenas un año, el número de recién nacidos ha caido un 5,8% erspecto al mismo periodo de 2017 y la edad media de la maternidad superó por primera vez la barrera de los 32 años. En este contexto «realmente malo, a pesar de una coyuntura relativamente buena», resalta Alejandro Macarrón, director de la Fundación Renacimiento demográfico, cobran especial relevancia inciativas como el sello Baby Friendly Companies, una solución para ayudar al empleado a conciliar carrera profesional y familiar con éxito.

Baby Friendly Companies nace en este contexto como una solución para atraer y fidelizar talento de personas entre 25 y 45 años que quieren tener hijos, «ya que es vital que las empresas y entidades comprendan, cuantifiquen y apoyen los desafíos que supone ser padres para sus empleados», explican Elena Gómez del Pozuelo y Sara Fernández de la Aldea, cofundadoras de BebeDeParis y de la iniciativa Baby Friendly Companies. «Con un grave problema de natalidad como el que vivimos -indica Macarrón-, las empresas saben que para ganar dinero tienen que preocuparse de hacer cosas en beneficio de la comunidad. Todos podemos contribuir y este proyecto si tiene recorrido puede ser algo muy bonito».

En esta línea Gómez del Pozuelo y Fernández de la Aldea proponen certificar a las firmas que demuestren apoyo al empleado que va a tener descendencia y consiga que este se sienta acompañado por su empresa desde el primer momento en que comunica la «buena nueva» hasta que el niño cumpla los tres años. Estas compañías deben comprometerse a ser flexibles con los horarios, a no discriminar a los trabajadores que quieran ser padres, a transmitir apoyo y alegría ante una futura paternidad, a ser flexible ante la realidad del empleado ante su nueva situación parental... «Porque cuando te conviertes en padre o madre, no puedes diseñar tus días como si no pasara nada. Te llaman del colegio que están malitos, que han suspendido todo, que hay una función de Navidad...», aclara Fernández de la Aldea.

Para las firmas comprometidas el servicio Baby Friendly Companies propone, entre otras cosas, ofrecer un programa de acompañamiento a los nuevos padres, felicitación y celebración por parte de la empresa en el momento del nacimiento, con el envío de una canastilla, así como asesoramiento a los padres en educación infantil a través de un portal on line de formación, consultoría y capacitación, junto al «coaching» de transición, para aquellas madres que «a l volver después de una baja se sienten perdidas y con problemas para compatibilizar familia y trabajo».

«Con estas facilidades estamos seguras de que se consiguen empleados empleados más felices y, por ende, más comprometidos, productivos y leales, asegurando la atracción y fidelización del talento», indican. «Y es que el 35% de las mujeres aseguran no poder llegar a lo más alto profesionalmente por tener hijos y el 28% ha renunciado a tener hijos por avanzar en su carrera profesional», corrobora Macarrón, quién insiste en que «tenemos un problema si mujeres con mucho talento tienen que renunciar a niños o trabajo».

Con este tipo de proyectos lo que se consigue, prosigue el presidente de Renacimiento Demográficio, «es un cambio de cultura, y Baby Friendly es un catalizador. Hace falta que se genere una transformación y la sociedad quiera tener hijos. Si no tenemos descendencia, vamos a tener una vejez muy fea, porque entre otras cosas, no habrá nadie que nos cuide».

Ventajas para los empleados y la empresa

Es una solución personalizada para cada organización «ya que aumenta el compromiso del empleado, atrae y retiene talento, mejora el salario emocional controlando presupuestos, promueve el buen clima laboral, mejora su employer branding, reduce el absentismo laboral y ayuda a cumplir con la responsabilidad social corporativa», insiste Elena Gómez del Pozuelo. El empleado además obtiene «mayor motivación, más autoestima, aumento de la productividad, más energía, más seguridad en el empleo, reducción del estrés y los miedos», añade. Se trata, concluyen ambas fundadoras, de «realizar un cambio de paradigma».

Existen tres certificados:

• Certificado Bronce: Programa de acompañamiento y celebración de 6 meses.

Certificado Plata: Programa de acompañamiento de 40 meses con el que la empresa demuestra no solo que celebra la natalidad, sino que acompaña y le facilita al empleado la educación de sus hijos.

Certificado Oro: Toda una serie de servicios de coaching y acceso a los servicios de cuidado infantil que ayudan al empleado a conciliar su vida laboral y personal.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia