El permiso de paternidad de los austriacos que los españoles querrían tener

En España se acaba de aprobar el aumento de días de baja para el varón, que pasará progresivamente de tener 5 semanas a 16

MADRIDActualizado:

Existe una gran diferencia entre la duración de las bajas por nacimiento y en cómo las disfrutan la mujer o el hombre según el país donde se mire. En España -pese a la proposición de Ley aprobada ayer-, son todavía 112 días para la madre y 28 para el padre, en Alemania son 98 días para ambos, en Suecia disponen de 18 meses a repartir entre la pareja... y así un largo y dispar etcétera hasta llegar al llamativo caso austriaco, donde ambos pueden llegar a disponer de hasta dos años (24 meses) a compartir. «No existe una baja paternal o materna. Eso sí, hay que aclarar que sólo uno de los miembros de la pareja, padre o madre, puede quedarse en casa, y que aún son muy pocos los hombres que optan por esta opción», especifican desde la Embajada de Austria en Madrid.

Así se gestionan este periodo en el país del Danubio:

Las mujeres embarazadas con contrato laboral, explican desde el portal Halle Austria, tienen la obligación de comunicarle a la empresa lo antes posible su nueva situación. En ese momento entra en vigor la Ley de Protección de la Madre (Mutterschutzgesetz) estando protegida contra el despido laboral durante el embarazo. Se tiene que entregar a la empresa un justificante médico, en el que se constata la fecha prevista del nacimiento del bebé.

Ocho semanas antes y después del nacimiento estará prohibida cualquier actividad laboral. «Es un periodo pensado únicamente para la recuperación de la mujer del parto», aseguran desde la citada Embajada. En ese tiempo se recibe una ayuda financiera por parte del correspondiente seguro médico (Krankenkassa), la llamada Wochengeld. Los tramites percibir esta ayuda deben ser gestionados directamente por la interesada.

Ocho semanas despues del nacimiento, la mujer se puede incorporar al trabajo o pedir una excedencia por maternidad con una duración máxima de hasta los dos años de vida del recién nacido. En este tiempo la empresa no está obligada a pagar ningún salario. La duración de la excedencia se debe comunicar dentro de esas ocho semanas después del nacimiento.

Durante la excedencia se percibe del seguro médico (Krankenkassa) una ayuda financiera. Esta ayuda económica la pueden solicitar también mujeres sin ninguna vinculación laboral, por ejemplo amas de casa o desempleadas. No se recibe automáticamente, sino que tiene que ser gestionada de nuevo por la interesada, en las 8 semanas después del nacimiento del bebé.

¿Qué ocurre con los hombres?

Desde 2012 también existe para los empleados públicos y para algunos otros empleados (no para todos) el llamado «mes de padre» o «papamonat». Después del nacimiento del bebé el padre tiene el derecho de pedir 4 semanas de libranza de prestación de servicio a la empresa, para poder coincidir con la madre de la criatura. No es remunerado y lo podríamos comparar como unas vacaciones no pagadas. Eso sí, no se rompe en este tiempo la vinculación con la empresa y debe ser comunicado dos meses antes de la fecha prevista del nacimiento.

Después de la papamonat, es factible que el padre disponga hasta de dos años con un porcentaje del sueldo. Si el hombre opta por esta opción, tal y como se explica en la página Hallo Austria, es él que debe de solicitar la citada ayuda financiera (Kinderbetreuungsgeld). Y en este periodo de «excedencia» no podrá coincidir con la madre, sino que se deberán alternar los periodos durante los cuales o él o ella cuidan del bebé. «Puede ocurrir que la mujer coja seis meses, y el resto del año lo haga el hombre. Hasta tres veces pueden cambiar la modalidad. Y así hasta los dos años del bebé».