Mortalidad infantil en las carreteras: noventa niños han perdido la vida al no tener sillita en el coche

La cifra, que abarca los últimos diez años, hace ver que los menores son el colectivo más vulnerable en la carretera, ya que de los que resultaron heridos graves, el 30% tampoco llevaba el sistema obligatorio

MadridActualizado:

Todo el mundo expone su vida en las carreteras. Un viaje largo, un mal gesto, un despiste..., cualquier cosa puede terminar en accidente. De todos las personas que viajan, a diario, por las carreteras españolas, los niños engloban el colectivo más vulnerable. Por tanto, la seguridad vial de los más pequeños debería ser una asignatura obligatoria en las familias.

Los datos así lo afirman. En los últimos diez años, 90 pequeños han perdido la vida por no llevar el Sistema de Retención Infantil (SRI) obligatorio, es decir, la sillita. Una cifra que abarca el 44% de los niños fallecidos en las carreteras. Además, el 30% de los heridos graves tampoco llevaba el sistema de seguridad.

«Cifras aparte, hay que pensar en el drama que supone para las familias no poder afrontar estas inversiones y tener que vivir en esta situación», afirma Pere Navarro, ex Director General de Tráfico, quien también afirmó que España, en seguridad vial, «probablemente es un referente mundial, pero no lo sabemos o no nos damos cuenta». Nuestro país es el quinto de Europa con menos números de muertes por millón de habitantes: 39, frente a los 51 de media europea.

A la falta de concienciación y sensibilidad, se une la difícil situación económica por la qu aún atraviesan muchas familias: 3,7 millones de desempleados —de acuerdo con la Encuesta de Población Activa (EPA)— y con cerca del 28% de la población en riesgo de pobreza o exclusión. Una circunstacia que muchas veces hace complicado afrontar el gasto de una SRI de calidad.

«Ningún niño sin sillita»

Con el objetivo de ayudar a aquellas familias que no tienen recursos suficientes para garantizar la seguridad de sus hijos cuando viajan en coche, cinco entidades como Fundación Línea Directa, Fundación Cepsa, Fundación PONS, Fundación SEUR y Midas se han unido por primera vez en el ámbito de la Seguridad Vial para realizar la campaña solidaria «Ningún niño sin sillita».

Presentación de la campaña solidaria «Ningún niño sin "sillita"»
Presentación de la campaña solidaria «Ningún niño sin "sillita"» - ABC

«Mediante esta acción queremos fabricar noventa, el número al que se ha hecho referencia al principio, para ayudar a las familias que más lo necesiten», cuenta Francisco Valencia, director general de la Fundación Línea Directa. También, por su parte, Belén Candenas, directora operativa de la Fundación Cepsa, ha comentado que «la campaña se centra en dos pilares: uno de ellos el existencial, donde se quiere proveer a las familias sin recursos; el otro, el de sensibilizar sobre el tema a través del cuento».

Para ello han contado con el autor Jordi Sierra i Fabra, quien ha escrito en exclusiva «El semáforo aburrido», un relato dirigidoa niños de entre 8 y 11 años, con el que se quiere concienciar a los más pequeños sobre la importancia de la Seguridad Vial.

«Lo importante es que las medidas que se tomen sean sostenibles, para que en el futuro ningún niño tenga que necesitar más ayuda», insiste Ramón Mayo, presidente de Fundación SEUR. «Queda mucho por hacer para concienciar, pero, aunque sea poco lo que consigamos, habrá merecido la pena», concluye María Jesús Magro, directora general de Fundación PONS.

Desde la página de la Fundación Línea Directa se explicarán los procesos que las familias deben llevar a cabo para beneficiarse de esta campaña y poder obtener, así, su sillita de calidad —que en esta acción solidaria correrá a cargo de Midas—.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia