Qué es el retraso madurativo que padece Inés, la niña de 11 años expulsada de un campamento

La pequeña con necesidades especiales fue expulsada de un campamento de inglés en Aldeaduero (Salamanca)

MADRIDActualizado:

Inés, la niña de 11 años expulsada de un campamento el pasado fin de semana, tenía necesidades especiales con un retraso madurativo de dos años, e inferior motricidad respecto a sus compañeros. Según Carolina, su madre, el problema de la menor consiste básicamente en que «tarda un poco más que el resto en asimilar la información que escucha, pero si se lo explicas más despacio o de otra forma, responde como el resto de niños». El problema llevó a la dirección del centro, siempre según la versión de la progenitora, a expulsar a la niña aduciendo que «madres de las niñas con las que compartía habitación se habían quejado al no querer que estuviera con ellas una menor con discapacidad».

Pero. ¿en qué consiste el retraso madurativo al que hace referencia la madre de Inés? Sesgún explica el neuropediatra Manuel Antonio Fernández, las familias no suelen saber lo que significa la expresión retraso madurativo. «No, no significa retraso mental, autismo ni tiene por qué asociarse a ningún trastorno grave, pero hay casos en los que sí puede conllevarlo. Es fundamental que tengamos claro de lo que hablamos para no cometer errores garrafales que acaben haciendo daño a los demás. Para que el concepto quede claro, decir que un niño tiene retraso madurativo es contar un síntoma, no definir un trastorno o una enfermedad. Es como decir que me duele la cabeza». La cuestión, para Fernández, es saber «cuál es el motivo que lo provoca».

Esto es así, explica este neuropediatra, «porque cuando usamos el término retraso madurativo desde un punto de vista médico, nos referimos a que un niño no hace las cosas propias de su edad. Esto, puede tener diferentes causas. Algunas no tienen la más mínima importancia, pero otras pueden ser graves».

De hecho, prosigue, «uno de los motivos más frecuentes de retraso madurativo es el denominado Retraso Madurativo Simple, en el que lo único que ocurre es que el desarrollo del niño evoluciona un poco más lento de lo normal sin ningún problema de base que lo provoque. Esta situación es relativamente sencilla de solucionar con estimulación mediante atención temprana».

Pero de una u otra forma, añade Fernández, «es fundamental que un profesional experimentado sea el encargado de evaluar estas situaciones para evitar pasar por alto patologías graves. El pediatra general es el responsable de los controles de salud de niños sano y puede ser el primero en dar la voz de alarma antes datos sospechosos. Un tono muscular bajo, un retraso a la hora de andar o en el lenguaje pueden ser señales de ello. Ante la duda, se debe consultar con un especialista como un neuropediatra».

En el extremo opuesto, advierte también, «nos encontramos con los trastornos del desarrollo como el autismo, que pueden provocar un retraso madurativo graves con repercusiones muy serias para el propio niño y para la familia. Los trastornos del espectro autista son muy complejos de detectar antes de los dos años y pueden confundirse con otros problemas menos graves como los trastornos del lenguaje y el trastorno por déficit de atención, también conocido como TDAH. En estos casos, la asociación de una discapacidad es habitual aunque no en todas las ».

Por otra parte, el retraso madurativo puede tener diferentes grados sea cual sea la causa que lo produzca. «Es fundamental trabajar con estos niños, integrarlos, potenciar su autonomía y sus relaciones sociales. El papel de los padres, los educadores y los profesionales implicados en este trabajo es fundamental para ayudarles a conseguir una integración total y a evitar actitudes o tratos discriminatorios. Un aspecto muy importante es contar con la colaboración de los padres a la hora de conseguir estos objetivos y la comunicación fluida entre todos es la mejor forma de conseguir resultados optimos», concluye este neuropediatra.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia