DÍA DE LA MADRELas claves del éxito de las «mumager» (madres y managers)

Tracey Gunn es experta en ayudar a las mujeres en la dura tarea de volver a trabajar después de la baja maternal

MADRIDActualizado:

El término «mumager»responde al nombre de la empresa creada por tres altas ejecutivas irlandesas que, tras ser madres, decidieron poner toda su experiencia al servicio de «mamis» y trabajadoras de todo el mundo. Tracey Gunn es una de las caras visibles de esta firma, y está dedicada en cuerpo y alma a ayudar a las mujeres de todo el planeta en esa dura tarea que es volver a la oficina después de varios meses de baja maternal, y a dar lo mejor de si mismas mientras cuando intentan conciliar bebés y jefes.

Ella misma se define como «una mujer autónoma, especializada en conferencias, viajes y "deadlines", además de madre de dos niños maravillosos. Ayudo a la gente a dar lo mejor de sí misma en el trabajo y estoy muy orgullosa de decir que todavía puedo correr en mis tacones aunque lleve un par de zapatos planos en el bolso para cuando tengo que hacer un transbordo de avión en el aeropuerto», explica durante el evento familiar organizado el pasado fin de semana por Martihnal Cascáis, una cadena de hoteles de lujo donde los niños son más que bienvenidos: son los protagonistas.

¿En qué consisten los servicios de Mumager?

Nuestro objetivo es ofrecer herramientas a las madres trabajadoras para que estas las puedan aplicar tanto en sus empleos como en su vida y, por supuesto, en hacer su vuelta laboral tras haber tenido hijos mucho más agradable». Ofrecemos servicios de consultoría para que puedan gestionar a sus bebés, a sus jefes y a sus listas de millones de cosas por hacer (to do list), mientras que les damos las técnicas para dejar atrás la culpa y que todo el mundo esté contento.

¿De dónde surgió la idea de negocio?

Los datos están ahí: el 90% de padres encuentra difícil el equilibrio entre vida profesional y paternidad y, en concreto, el 72% de las mujeres tiene conflictos a la hora de equilibrar ambas partes. En nuestro caso, somos tres socias que nos dimos cuenta tras nuestras propias experiencias de que existía la necesidad de consejos y apoyo para las madres que se reincorporan al trabajo tras una baja maternal. A través de nuestros trabajos, conocemos y hablamos con muchas mujeres trabajadoras. Reconocemos la presión con la que muchas lidiamos. Mumager ha nacido porque las tres queremos hacer algo práctico para ayudar a esas mujeres a gestionar la transición de la vuelta. Nuestra intención es compartir recomendaciones y herramientas para lidiar con esa transición, de manera que todo el mundo, los padres, los niños y los jefes se beneficien. Somos expertas en la vuelta al trabajo, sí, esa sería la definición.

¿Cuáles serían sus consejos estrella para estas madres que vuelven al trabajo?

Bueno, uno que nos gusta mucho dar es el de pensar cuáles son nuestras nuevas normas, y las compartamos. Por ejemplo, que entre las 6 y las 8 de la tarde dejamos el teléfono, y los domingos no se trabaja, es solo tiempo para la familia. También que solo haremos viajes transoceánicos una vez al mes. Eso ayuda mucho a manejar las expectativas cuando una mujer se reincorpora al trabajo. El otro gran consejo es que midamos el tiempo que pasamos con nuestros hijos y pareja en términos de calidad, no de cantidad. Y también ser muy conscientes de las personas que conforman nuestro equipo (tanto en el trabajo, como en casa).

La mayoría de mujeres a las que ustedes han asesorado afirman sentirse culpables en algún momento, tras su vuelta al trabajo. ¿Qué les recomiendan?

Es cierto, la mayoría se siente culpable. De no llegar a todo, de no ser madres perfectas, parejas, hijas o amigas perfectas... Nosotras les decimos: idéntifica exactamente qué es lo que te hace sentir culpable, y hazte las siguientes preguntas: ¿puedo controlarlo? ¿no? ¿sí? ¿qué puedo hacer exactamente al respecto? Ten confianza en las decisiones que haces y no te compares con el resto.

Otra de las cosas que ustedes ven que más les cuesta a las mujeres es darle al botón de ejecutiva a «mami». ¿Cuáles son sus consejos en ese sentido?

Nunca deja de sorprenderme lo diferentes que pueden ser en apenas unos minutos las vidas de las mujeres trabajadoras y madres. Pueden estar en una reunión de negocios súper importante, y en la siguiente escena están cambiando el pañal de su bebé o intentando hacer la cena con su hijo de dos en brazos mientras el de 4 intenta enseñarle su última obra de arte.

Pero también es verdad que a veces, cuando una está cansada, cuesta hacer el cambio. Aquí van algunos consejos para activar ese «botón de desenchufar»:

1. Si sufres del efecto Zeigarnik: Más del 70% encuentra difícil desconectar del trabajo. Esto es porque nuestro cerebro está programado para acordarnos de las tareas sin terminar, mientras borra, por decirlo de algún modo, las que ha completado con éxito. Consejo: dejar un momento de 10 minutos al día donde escribir lo que se ha conseguido y lo que no. Así se puede «volver a priorizar» al día siguiente según importancia.

2. Gestiona tus límites: Sobre esto hablamos mucho en los talleres de Mumager. Tener claros los límites tanto en el despacho como en casa, es esencial. Si necesitas hacer trabajo extra en casa, acuerda con tus compañeros que se hará en un intervalo concreto, por ejemplo, después de acostar a los niños. Poner límites de tiempo nos fuerza a ser más productivas.

3. Pon «fronteras»: Imagina una línea que se cruza a diario. Y a partir de esa línea, puedes apagar tu teléfono, leer un libro, una revista... y cualquier actividad que deje tu mente pensando en otra cosa.

4. Come: Es difícil de tener esto presente cuando por la tarde estás concentrada en tus hijos y no has comido desde el almuerzo de las 12:00 am. No dejes pasar una comida sin hacer.

5. Vestidos: Cámbiate de ropa en cuanto llegues de casa. Esto puede ayudarte a quitarte de encima a «tu otro yo» y sentirte más relajada.

6. Desenchufa: Pon tu teléfono en silencio o en modo avión. Lo normal es mirarlo unas 150 veces al día. Tenerlo delante es como tener un plato de chocolates delante de un niño: es irresistible. Ponlo lejos.

7. Al suelo a jugar: Cuando una llega de casa puede caer en la tentación de empezar a hacer las cosas que tiene que terminar: hacer la cena, revisar las mochilas, los deberes... Si puedes, aunque solo sean 10.-12 minutos, presta atención plena a tus niños. Pregúntales por su día, habla con ellos, juega, o ponles su canción preferida para bailar. Una vez que han tenido un poco de tiempo contigo lo más normal es que estén mucho más contentos y tranquilos mientras tú terminas de hacer la tarea pendiente.

8. Conoce tus puntos débiles: ¿Qué aspectos te crean más ansiedad? ¿El atasco diario? ¿Llegar tarde al trabajo? ¿O a lo mejor pensar solo en la cena del día cuando atraviesas la puerta de casa? Una vez que los has identificado, puedes gestionarlos mejor. Quizás poniendo la alarma diez minutos antes de ir al trabajo, invirtiendo en una máquina de cocción lenta, o haciendo la cena a primera hora de la mañana. Pequeños cambios pueden hacer toda la diferencia.

9. Rutinas: Todos sabemos los beneficios de la rutina para los niños. Os lo aseguramos, pueden funcionar para adultos también.

10. Medita: Trata de meditar durante 5-10 minutos al día. Puede ayudarte muchísimo a cambiar tu forma de ver la vida.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia