Responsabilidad

Un contrato entre padres e hijos: pacto para un buen uso del móvil

A través de este acuerdo, ANAR facilita pautas básicas para que los dispositivos sean herramientas útiles para los menores

Actualizado:

En muchas familias con niños o adolescentes, el teléfono móvil es el regalo estrella de las Navidades. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, siete de cada diez (69,8%) niños/as entre 10 y 15 años dispone de teléfono móvil. A partir de esa edad el uso se dispara y casi todos cuentan con un terminal.

Con frecuencia, estos dispositivos, que deberían ser una herramienta útil y sana para gestionar su vida cotidiana, se convierten en motivo de conflicto o, lo que es peor, son la puerta de entrada a problemas más graves, como las diferentes formas de acoso online («cyberbullung», «sexting», «grooming»…) o posibles adicciones.

Para prevenir estas situaciones, desde Fundación ANAR se recomienda descargar este «Contrato-ANAR» que contiene unas pautas básicas para el buen uso del teléfono móvil.

ANAR aconseja formalizar este acuerdo mediante la lectura conjunta del contrato y la firma por ambas partes (madres/padres e hijos) de las condiciones que contiene.

Este documento, elaborado por los psicólogos expertos de la institución, incluye condiciones como un límite horario para utilizarlo, el uso de un sistema de control parental, la prohibición de que se lleve el teléfono al colegio, la responsabilidad de preservar su privacidad y sus datos, o la obligación de alertar a los padres/madres ante cualquier problema relacionado con el uso del terminal, entre otras.

Además, antes de la firma del contrato, ANAR insta a los padres/madres a reflexionar sobre el uso que ellos mismos hacen de estos dispositivos y a evaluar el impacto del teléfono móvil en la vida social de los menores de edad.

«Pasar demasiado tiempo jugando a videojuegos individuales o en red puede provocar aislamiento y evasión de las preocupaciones del mundo real. Es necesario pautar desde el inicio con nuestro hijo ese tiempo para que pueda organizarse y avisar a sus amigos de cuándo van a estar disponibles. Así podemos enseñarles a estructurarse y autorregularse. Para aprender a ser autónomos y gestionar bien su tiempo, tienen que saber los límites dentro de los que se puede mover. Esto les evitará una ansiedad difícil de controlar», explica Benjamín Ballesteros, director de programas de Fundación ANAR.

El «Contrato-ANAR para el Buen Uso del Teléfono Móvil», así como las instrucciones sobre cómo abordar la incorporación de los menores de edad a esta tecnología, pueden descargarse gratuitamente.

[Puedes acceder aquí al contrato]

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia