Las complicaciones de quedarse embarazada a los 40

Las mujeres no son conscientes de hasta qué punto descienden las posibilidades de tener un hijo en edades más avanzadas

MadridActualizado:

«Tengo 40 años, ¿todavía puedo tener un bebé?». Con esta pregunta conviven un gran número de mujeres a diario, ya que cada vez es más habitual que la maternidad se posponga. El concepto de familia joven hace algunos años que quedó atrás. Un grupo de especialistas y expertos en medicina han decidido publicar un libro —«Ser madre a los 40 (y más allás)— donde tratan de resolver todas las dudas y cuestiones frecuentes que pueden hacerse sobre la maternidad y sus complicaciones.

Lo ideal, antes de quedarse embarazada, es hacerse una revisión que, mediante unas pruebas determinadas, descarte cualquier posible riesgo para la madre y para el bebé. Según la publicación, no existe ninguna norma que diga cuantos más años se tiene, más pruebas hay que hacerse. Pero sí es más coherente ampliar los estudios si la futura madre se acerca a los 50 años o si los ha superado.

«No hay ninguna norma que diga cuándo es mejor quedarse embarazada, pero, desde el punto de vista fisiológico, recomiendan que entre los 25 y los 35 años las mujeres tienen los óvulos más fértiles y sanos», afirma Anna Veiga, una de las editoras del libro junto a Marta Devesa y Alberto R. Melcón.

¿Existen peligros reales?

«No los llamaría peligros, sino posibles dificultades o complicaciones cuando una mujer se queda embarazada con 40 años o más. Hay que tener claro que no es igual de fácil quedarse en estado a esa edad que un poco más joven», comenta Veiga. Esta experta también asegura que «si se tiene un embarazo controlado, las mujeres no tendrán dificultades graves».

La fertilidad juega un papel importante porque los óvulos tienen una calidad más bajo en mujeres de más de 40 años. «Obsesionarse por no quedarse embarazada puede jugar malas pasadas, tanto a los 30 años como a cualquier edad. No depende de los años que se tenga, sino de la calidad y de lo férti que se sea», insite Veiga.

En la fase de las complicaciones y los riesgos a los que se expone la madre está el de las malformaciones que pueda tener el futuro bebé. «Existen más probabilidades de que el feto presente anomalías, pero son controlables y evitables en la medida que se puedan prever», afirma Anna Veiga.

Esta especialista concluye con que no se puede aconsejar a las mujeres cuándo es el momento ideal ni cómo, pero sí «aportar la información necesaria para que tengan la capacidad de decidir si quieren ser madres o no».

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia