Diez consejos para que la tele no sea la tata
familia

Diez consejos para que la tele no sea la tata

Los expertos nos ofrecen ideas para que los más pequeños vean la TV «en positivo»

CARLOTA FOMINAYA
madrid Actualizado:

Llenar las horas libres que les quedan a los niños durante las vacaciones de verano con la televisión es un truco fácil para los padres. Pero cuidado con esta táctica. A costa de ganar un poco de tiempo libre podemos estar creando pequeños adictos a programas inadecuados. Sin llegar a prohibírles dar al botón de encendido, y dentro de una línea formativa y abierta, queremos proponerles algunas ideas para ver la tele «en positivo».

1. No hacer de la televisión el centro de los momentos en que la familia se reúne habitualmente. Si no surgen una animada conversación entre los miembros de la familia, no pasa nada porque haya unos minutos de silencio. Se puede estar muy a gusto en silencio con las personas que uno quiere.

2. Elegir los programas: no ponerse ante la televión a ver qué hay. Igual que cuidamos el menú de nuestra alimentación, hay que confeccionar cada día el menú más adecuado de los programas de televisión que vamos a ver en el hogar.

3. Apagar cuando se acabe el programa elegido. La tele es un electrodoméstico más, hay que apagarla cuando dejemos de usarla. Incluso deberíamos disponer para ella de un lugar que pueda cerrarse para que esté guardada, igual que la plancha o la aspiradora. ¡Hay quien no sabe estar en casa con la tele apagada!

4. Limitar el tiempo de televisión a los niños y jóvenes en edad escolar. Estudios clásicos y recientes demuestran que hay muchos escolares que pasan al año más tiempo viendo la tele que en el colegio. Es decir, «para ver al tele hay que pedir permiso».

5.No temer que los niños (ni los mayores) se aburran si no están viendo la tele: aburrirse les da la oportunidad de buscar por sí mismos en qué entretenerse, estimula su imaginación y su creatividad y les hace más capaces y autosuficientes.

6. Los estudiantes, de cualquier edad, no deben hacer sus tareas escolares frente a la televisión. La presencia de imágenes en movimiento acompañadas de sonido impiden la concentración que se necesita para resolver problemas.

7. No poner aparatos de televisión en dormitorios infantiles y juveniles. Eso iría en contra de todo lo dicho hasta ahora. Allí hay que estar para jugar o estudiar durante el día y dormir por la noche. Una buena costumbre es la de leer un rato antes de dormir. Las personas mayores podrían dar este ejemplo y no tener TV en el dormitorio.

8. No usar la tele como niñera. Es difícil tener quien los cuide o mantenerlos callados y tranquilos, pero con imaginación puede lograrse... sin recurrir siempre a la «tata-tele».

9. Puntualmente el uso del tele-canguro puede ser un buen recurso. Puede haber algún momento en que se pacte claramente con la gente menuda que van a ver una película que les hemos elegido, o un programa especial que puede resultarles interesante.

10. Y por supuesto, proporcionarles paralela y alternativamente otros estímulos interesantes: la música, los juegos de mesa, el dibujo, la lectura, los trabajos manuales de todo tipo, las labores, la cocina, colaborar en tareas domésticas, hacer deporte, pasear, ir con los amigos...

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia