Familia

Las cinco pulgas del duelo

Estas son las cinco circunstancias que añaden dolor a la pérdida de un ser querido

El mejor camino para aprender a dar «pasos» tras la muerte de un hijo

Actualizado:

Las pulgas del duelo son conflictos añadidos que producen mucho dolor y pueden alterar el proceso del duelo y, en algunos casos, complicarlo o hacer de él una patología. Añaden más sufrimiento al que ya supone la pérdida de un ser querido.

Según José Carlos Bermejo, director del Centro de Humanización de la Salud —durante su intervención en las «Jornadas de mayores», organizada por ABC en el marco del acuerdo de colaboración entre la Fundación Bancaria “la Caixa” y la Consejería de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia del Gobierno de La Rioja, en convenio con el Ayuntamiento de Logroño—, estas son las cinco pulgas:

–Las herencias: se trata de una cuestión que si el difunto no ha dejado bien pautada, y aun habiéndolo hecho, genera disputas, incluso, entre hijos.

–La culpa: surge por pensar «si hubiera hecho tal cosa...», el difunto ahora estaría vivo.

–La inmortalidad: existen 30 millones de muertos que están vivos en Facebook y para algunos esta presencia les hace suponer que son inmortales.

–La sexualidad: la muerte de un ser querido afecta a la libido. Si el fallecido es muy allegado a uno de los miembros de una pareja, desestabiliza la relación porque el deseo sexual de uno de ellos quedará afectado.

–La economía: gastos del entierro, no poder pagar la hipoteca... Muchas situaciones cambian al morir la pareja.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia