Bollería para alérgicos a la leche, al huevo y a los frutos secos

La intolerancia de sus hijas les llevó a elaborar dulces que ellas pudieran comer. Más tarde los comercializaron

MADRID Actualizado:

Súper magdalenas, bioches dulces y salados, bizcochos, roscones de Reyes, monas de Pascua... sin leche, ni huevo, elaborados con aceite de girasol, soja, grasa vegetales y harina algarroba... Son productos de bollería concebidos para personas alérgicas a la leche, al huevo, la lactosa y a los frutos secos, y también están destinados a personas estrictamente vegetarianas. Su calidad organoléptica los dotan de gustos tradicionales pese a que no estén hechos como siempre.

La bollería para alérgicos a la leche y al huevo es fruto de la necesidad

Esta bollería especial se ha convertido en un negocio, pero es fruto de una necesidad. Las dos hijas de Eva María Fornos y Manel Monclús —una pareja de Vandellòs i L'Hospitalet de l'Infant (Tarragona)— no pueden consumir leche ni huevos, pero eso no frenó el empeño de sus padres que comenzaron a hacer bollería sin esos ingredientes. Al poco elaboraron esos suculentos bocados para todas aquellas personas con alergia a la lactosa, al huevo, a las proteínas de la vaca y a los frutos secos y sus derivados; a los amantes de los productos naturales y a los consumidores vegetarianos (que no comen nada de procedencia animal). Un año después Productos Nat suministra su bollería a más de 40 puntos de venta, sobre todo en Madrid. El proyecto es lanzar ahora una línea para diabéticos.

Por ahora, Eva y Manel son los únicos trabajadores de la empresa, a causa de la crisis, aunque creen que pronto tendrán que contratar a alguien más, y se encargan de todo, desde la creación de las fórmulas, hasta hablar con los médicos que les asesoran.

Uno de los ingredientes que usa Productos Nat es la harina de algarroba —el Camp de Tarragona es uno de los principales productores de este producto— que contiene azúcares naturales, proteínas, hidratos de carbono, fósforo, potasio, calcio (más que la leche), hierro, pectina, lignina y vitaminas A, B1 y B3 y ayuda a proteger el organismo.

Al no utilizar nada de procedencia animal, toda su bollería es muy baja en grasas saturadas y, además, en su obrador tampoco entra ni palma, ni coco, por lo que son productos también indicados para personas que sufren colesterol.

La empresa produce bajo demanda, elaboran entre 300 y 500 kilos al día y ha tenido muy buena aceptación.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia