Familia

El 19% de los padres siente presión por planificar unas vacaciones perfectas y que luzcan bien en redes sociales

El 75 por ciento de los progenitores considera que su propuesta no estará a la altura de las expectativas de los pequeños

Actualizado:

Las clases terminaron y los niños españoles están deseando disfrutar de tres meses de vacaciones. Sin embargo, la preocupación para los padres es otra. Una reciente encuesta de Groupon ha desvelado que el 34% de los progenitores llevan preocupándose por las vacaciones de verano de sus hijos desde hace más de tres meses, puesto que el 75% considera que el verano que han planeado no estará a la altura de las expectativas de sus hijos.

Las consecuencias de las redes sociales

La ansiedad aumenta cuando se acercan las vacaciones de verano. Un 26% afirma que lo que ven en las redes sociales de otros padres les hace sentirse presionados cuando están planeando unas vacaciones perfectas para sus hijos. Más de la cuarta parte de los padres españoles, un 27%, se siente culpable cuando su hijo le cuenta las actividades que han visto hacer a sus amigos en las redes sociales.

Además de esto, una quinta parte de los padres, en concreto el 19%, siente la presión de hacer que las vacaciones sean perfectas para que luzcan bien en redes sociales como Instagram y Facebook. Sin embargo, el 27% de los padres encuestados admite que solo sube las mejores imágenes de su verano y no publica la realidad diaria.

La falta de conciliación

Además de esta presión, hay más sentimientos de culpa causados por ejemplo por: pasar poco tiempo de calidad con los hijos (48%), el tiempo que sus hijos están en casa (21%) y no realizando actividades (29%). Incluso en un esfuerzo por pasar más tiempo con la familia, casi dos de cada siete madres y padres (28%) han fingido estar enfermos durante las vacaciones de verano para poder pasar un día con los niños.

El precio de la culpa

De los que se sienten culpables por no poder pasar suficiente tiempo con sus hijos durante las vacaciones de verano, más de dos tercios (69%) gastarán más dinero en actividades y regalos para compensar a sus hijos. Los padres son más condescendientes con sus hijos, con un 72% de los regalos, frente a las 67% de las mamás. Para compensar la sensación de culpabilidad gastarán un promedio de 150€ más por semana y por niño, de lo que lo harían en otro periodo del año.

Los principales regalos que harán para no sentirse culpables por aquello que no pueden hacer por sus hijos durante el verano incluyen dulces, golosinas y helados (29%), salir a cenar a establecimientos de comida rápida (48%), excursiones de un día al parque de atracciones o al cine (39%). Por último, el 20% de los encuestados afirma que incluso ha comprado a su hijo dispositivos electrónicos, incluidos tabletas y videojuegos.