Licenciamiento de la primera generación femenina del servicio militar boliviano, en La Paz
Licenciamiento de la primera generación femenina del servicio militar boliviano, en La Paz - Efe

Las mujeres se abren paso en las Fuerzas Armadas de Bolivia

Después de 192 años, un grupo de 131 mujeres se han licenciado como la primera generación femenina de la institución castrense boliviana

Actualizado:

El avance de las mujeres que quieren hacer carrera en las Fuerzas Armadas de Bolivia ha dado un paso más con el histórico licenciamiento de la primera generación femenina del servicio militar, en los 192 años de la institución castrense.

Las pioneras en el servicio militar boliviano son 131 jóvenes, que se licenciaron esta semana tras cumplir durante un año el mismo régimen que los varones.

Una de ellas es Xiomara Villarroel, de 18 años, quien hizo el servicio militar en el regimiento «Tocopilla», en la región amazónica de Beni. La ahora cabo Villarroel explicó a Efe que se inscribió para conocer «cómo era la experiencia», porque planea continuar una carrera militar en la Armada boliviana.

«Hemos llevado el mismo régimen que los varones. Algunos dicen que las mujeres no podemos, pero eso es mentira, eso está en uno», sostuvo Villarroel, quien animó a otras jóvenes a que hagan el servicio militar porque es una experiencia «única».

En el otro extremo del país, en la región andina de Oruro, está el Batallón Logístico «Heroicas Rabonas», que evoca a las mujeres que acompañaban a la Infantería en las campañas militares en el siglo XIX, combatiendo desde dos frentes.

«En la lucha contra el enemigo y en la batalla diaria por alimentar al soldado», según el libro «Mujer y Fuerzas Armadas en el Estado Plurinacional de Bolivia», del Ministerio de Defensa de Bolivia.

Rosalinda Guarachi hizo el servicio militar en ese cuartel «para tener conocimiento de cómo es la vida militar y aprender de ella», según comentó a Efe. Para Guarachi, que planea estudiar Medicina, fue una «experiencia única», pues se aprenden muchas cosas, como estar con las camaradas «en las buenas y en las malas», y también le permitió madurar.

El primer licenciamiento de mujeres muestra que las Fuerzas Armadas «se están adecuando a lo que vive un Estado moderno, de inclusión, donde hombres y mujeres tienen los mismos derechos y las mismas obligaciones», destacó por su parte el comandante de la institución castrense, general Williams Kaliman.

«Las mujeres pueden estar en todos los niveles, y ¿por qué no podrían ser soldados? Aquí está el ejemplo de esa inclusión que ha habido en las Fuerzas Armadas. Para nosotros es un salto muy grande, un logro muy grande», dijo Kaliman a Efe.

Esta es la primera promoción salida del servicio militar, pero la participación femenina en las Fuerzas Armadas bolivianas data de la década de 1980, cuando se graduó la primera generación de 47 damas oficiales del Ejército, según el Ministerio de Defensa.

La primera mujer y por ahora la única que logró el máximo grado fue la general Gina Reque Terán, quien en 2016 asumió la jefatura del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas.

Kaliman recordó que en su promoción se graduaron hombres y mujeres del Colegio Militar del Ejército. «Posteriormente hubo un tiempo que se cerró» la admisión de mujeres, «pero hemos vuelto a abrir. Ahora tenemos que entre el 8 a 9 por ciento de nuestros efectivos en cada fuerza son mujeres», señaló.

Hasta 2018 se registró un total de 1.101 mujeres militares con distintos grados en el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, según Defensa. El reclutamiento de muchachas se apoya en una ley de 2017, que permite a las mujeres de 18 años presentarse en los cuarteles para cumplir voluntariamente con el servicio militar, a diferencia de los hombres, para quienes este régimen es obligatorio.

Según Kaliman, las mujeres militares «tienen la misma vivencia que los varones», pues «son destinadas a unidades operativas, a puertos militares, realizan la guardia, o salen a operaciones».

La tarea pendiente para tener una mayor capacidad para recibir a más mujeres en el servicio militar es «adecuar las estructuras cuartelarias», reconoció el oficial.

Para el reclutamiento de este año, que comenzó el pasado miércoles, se dispone de 188 cupos para mujeres y unos 20.000 para hombres.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia